HUAWEI P7

El sucesor del P6, el ultradelgado terminal del fabricante chino que me gustó tanto.

En este caso la impresión ha sido del todo a la inversa 🙁

Para empezar, os diré que me duró menos de una semana porque lo devolví enseguida. Esto ya para que os vayáis haciendo una idea 😉

Qué aporta el P7 sobre su antecesor? Pues no mucho, la verdad. Solo conectiva LTE, 5” de pantalla con FullHD y 4.4.2. De las tres novedades, solo es de agradecer el LTE. El resto no vale la pena. Las 5” de pantalla se consiguen a base de un móvil muy, muy largo. Diría que incluso desproporcionado. Acceder con el pulgar a la esquina de la diagonal opuesta, si ya es difícil en el resto de terminales de 5”, en este es del todo imposible. Más aún si cuentas con una mano no muy grande.

Y sobre el 4.4.2 decir que lo que aporta solo son problemas. ¿Por qué? Pues porque en la maldita customización de Huawei han decidido incluir un control de seguridad sobre las notificaciones. Algo que jamás había visto en ningún otro terminal. Y los problemas que ha causado es que mis Apps favoritas para mantenerme informado en cuanto a las notificaciones (LockerPro y Lightflow) no funcionan. O si lo hacen, lo hacen de una forma completamente errática. Algo que no soporto. Añado, además, que otra de mis aplicaciones imprescindibles para gestión del correo electrónico (CloudMagic) no sincronizan. Esto quiere  decir que 3 partes funcionales del teléfono, no me van a satisfacer. Si son para mi imprescindibles, pues apaga y vámonos.

Y aquí es donde los móviles chinos adolecen de su peor característica: el soporte técnico. Si ya es difícil conseguir que un fabricante cualquiera de terminales móviles dé un servicio de soporte técnico asequible (no barato sino alcanzable), con Huawei es del todo imposible. Tener esperanzas de que alguien te va a escuchar es de ilusos.

Por decir algo bueno, el terminal sigue siendo muy fino y ligero, pero ya no son características importantes hoy en día. A veces, con tanta ligereza, parece que no lleves el teléfono encima. No sería la primera vez que he tenido la sensación que me he olvidado el teléfono. Cuando pesa, lo reconoces 😉

Opciones mejores que el P7 hay a porrillo.

MOTOROLA MOTO X

O cómo un fabricante no pretende tener el procesador más rápido ni la mayor pantalla, ni la mayor cantidad de RAM.

El Moto X es un teléfono que no tiene el mejor procesador, ni la mayor cantidad de RAM, ni la mejor batería, ni la pantalla con la mayor resolución, ni el GPU más impresionante ni el más fino, ni…. Pero funciona a las mil maravillas. Y lo hace porque, al ser “hijo” de Goggle, la versión de Android no es la stock, pero la personalización que ha hecho Motorola es la mínimo imprescindible para crear un terminal funcional como ningún otro en el mercado.

Y es que no todo son GHz ni RAM a lo bestia! Y no hay mejor prueba de ello que este terminal. El único en el mundo, que soporte la función “Ok Google now” en castellano. Es decir, que puedes hablar al teléfono sin tocarlos y sale del reposo para atender tu petición. Vamos, que ni Siri es capaz de hacer eso! Algo notable. Y, después de un entrenamiento inicial para que reconozca tu voz, funciona a las mil maravillas.

El secreto del Moto X (al igual que de otros terminales de Motorola) son las funciones que se le han añadido que son de un sentido común brutal. Algunos ejemplos:

– Tiene un sistema que si detecta que estás conduciendo, te lee los mensajes y los e-mails. Simple pero funcional.
– Si detecta que está en casa (por GPS y por vinculación con una wifi en concreto) se pone en un modo particular que se agradece.
– Si el teléfono lo tiene en reposo, y lo coges, la pantalla se enciende.

Sé que no son ideas absolutamente innovadoras, pero lo que es importante es que no necesitas software de terceros (que lo hay) para poder hacerlo.

Otra cosa brutal que tiene es la forma en la que te notifica los nuevos mensajes o e-mails. En vez de contar con un led parpadean (e incordiante), lo que hace Moto X es encender una pequeña parte de la pantalla (no toda) para mostrarte cada 10 segundos la última notificación que te ha llegado. Y esto, según Motorola, es una forma de ahorrar mucha batería. Y se nota. Luego, las opciones que tienes para manejar estas notificaciones son útiles y muy intuitivas. Este sistema se llama Active Display. Muy bueno.

El coste del terminal es de gama media, pero las prestaciones están a la altura de las gamas alta.

Terminal Android más que recomendable. Para mí, el mejor terminal Android que ha pasado por mis manos hasta ahora.

FITBIT ONE

Como sabéis, ya redacté una entrada para el Jawbone Up. Uno de los múltiples gadgets que van saliendo de control de actividad. En el caso del Jawbone Up, lo que menos me convenció fue el formato. Nunca he sido amigo de las pulseras y pensé que esta al ser gomosa no molestaría. Nada, que no la soporté tampoco.

Y esto me hizo buscar por una alternativa. Encontré Fitbit One. Un gadget que puedes llevar encima. Tiene el tamaño de la mitad un de un dedo meñique (no sabía con qué compararlo. Se nota no?). Lo puedes llevar a modo de pinza en la cintura puesto que trae un soporte para ello. Es como normalmente lo uso. Llevarlo de esta forma es olvidarte que lo llevas.

Funcionalmente, no aporta más que cualquier otro gadget. Cuenta pasos y escalones. Si configuras bien el software con el que viene, puedes ir añadiendo las comidas que haces y te lleva un control de calorías quemadas versus las ingeridas.

La batería tiene una duración enorme. Durante dos semanas de uso, todavía no me ha salido un mensaje de que lo cargue. 24 horas encendido. Muy bien.

Nada más. No aporta nada más.

Un hecho a destacar es que SOLO funciona con iPhone y se conecta por medio de bluetooth. Configurarlo es muy fácil y siempre que el Fitbit One puede, se sincroniza con el iPhone que lo tengas emparejado. Luego te muestra el histórico de tu actividad y listo!

Hace falta? No, en absoluto, lo que ocurre que soy un pequeño obseso de las actividades y mira, lo uso para llevar un registro de actividades. Uno más.

Compra recomendada? Pues no sabría que decirte. Si quieres un gadget que registre actividad, sí. Sino, ni le prestes atención 🙂

IPHONE 5S

Me extenderé poco en esta entrada, la verdad. El 5S es el 5 con sensor de huellas y mejor hardware. En la realidad, la única diferencia a nivel funcional con el 5 es el sensor de huella. Como viene siendo habitual, la “S” es una pequeña iteración de la versión a la que se acompaña y solo en los cambios de números, Apple suele introducir cambios más notables.

Los 64bits, la mejor GPU, la batería y todas esas “mandangas” no ayudan para nada a distinguir un 5 de un 5S. Solo el sensor de huellas. Este sensor sería de gran utilidad si el mercado le diera más funciones. De momento, no es así. También tengo la sensación que, a veces, Apple incorpora tecnologías un poco por crear tendencia. Un “a ver qué ocurre”. Lo que suele ocurrir es que los demás siempre le van a la zaga. Pero muy lejos.

En resumen, nada especial a destacar. Pero nada, de nada.

El motivo básico de que lo comprara de segunda mano es una teoría que tengo con los iPhones. Sé que puede sonar loca, pero creo que por mi experiencia se cumple. Se trata de tener siempre el último modelo para pode acceder al siguiente en una operación de compra-venta de segunda mano sin perder un excesivo valor. Por poner un ejemplo ilustrativo. Si quieres vender un 4S de segunda mano para comprarte un 5S, el dinero que tienes que añadir para hacer es el salto que si pasas de un 5 a un 5S. Muchos pensaréis que si te ahorras un salto y lo acumulas para un cambio de número el saldo final debe ser más positivo. Pues según mis cálculos no. Es una operativa que creo poder demostrar. Entiendo que el 5S me facilitará el acceso al 6 para el Otoño 😉

Espero poder contar mejores diferencias con el paso del 5S al 6 😉

TUCANO SENA BASIC

Debo estar haciéndome mayor porque llevo casi 4 años en bici para ir y venir a trabajar y cada día me costaba más. Algunos días, se me hacía cuesta arriba (mental y físicamente) hacer cierta cantidad de kilómetros. Por este motivo decidí ponerme a buscar qué opciones no motorizadas existían de poder hacer bicicleta con frecuencia pero que fuera menos pesados en esos días “perrunos”. La opción era clara, una bicicleta eléctrica.

Las condiciones que debía cumplir eran simples:
– Debía ayudarme a pedalear
– Debía ser plegable

Pues bien, buscando en Google fue fácil encontrar una marca que tenía una variedad muy grande y, encima, era un producto local. De todas las opciones que había cogí la que consideraba era más práctica para mi: Tucano Sena Basic en color negro. El coste son 999€ pero con el plan Pima Aire 3, el estado te descuenta 200€ por lo que el importe final es de 799€.

Es una bicicleta con una autonomía de aproximadamente 40-50 Km aunque depende mucho de la intensidad de uso que le hagas. En mi caso particular, solo la uso para subidas pronunciadas o cuando hace mucho aire en contra. En este caso, la duración la estiro a unos 90-100 Km. No está nada mal. La suelo cargar la batería cada 2 ó 3 semanas. Creo que es una buena autonomía.

La bicicleta en general se ve decente pero no es una maravilla. El cuadro, al ser plegable, adolece de ciertos sonidos tipicos de los rozamientos. El manillar cruje de vez en cuando, pero si no te preocupas mucho de ello, su manejo es fácil. Creo que tiene una gran pega y es que la biela es muy larga para la poca altura de la bici y provoca que en cierta curvas con un pequeño peralte, el pedal toque al suelo de forma violenta y provoca un susto y, en mi caso, un cambio obligatorio de pedales. Mala faena para apenas 3 meses de uso.

El peso es contenido. Alrededor de 20 Kg. Sorprendentemente la batería solo le añade un par de kilos. La parte más pesada está en la rueda trasera ya que el motor está integrado en el buje de la propia rueda.

Lo que más me gusta de este motor eléctrico es que si no pedaleas, no funciona. Y eso está muy bien. Para aquellos que crean que es como una moto eléctrica, que se lo quiten de la cabeza. Lleva un sensor que si detecta que paras de pedalear, él deja de ayudarte con el motor eléctrico.

Como he comentado antes, Tucano tiene mucho modelos para elegir. Estoy convencido que encontrarás alguna que se adapte a tus necesidades.

Comentaros una situación que me desagradó bastante pero que la propia Tucano corrigió de forma elegante. Al cabo de un mes de comprarla por 800€, en Mediamarkt hicieron una oferta por la misma bicicleta por 500€. 300€ menos!!!!. Por supuesto, llamé a Tucano y me contestaron enseguida con una explicación más que razonable y obsequiándome con un bono de 200€ a gastar en cualquier producto o servicio de la tienda. Me sentí resarcido. Esto marca también la diferencia entre las empresas que no escuchan a sus clientes y las que sí. Muy contento por este lado.

Si queréis una bicicleta eléctrica para ciudad, es una buena opción.