KEEWAY LOGIK

Un scooter chino.  El primer vehículo de marca china que pasa por mis manos. Y no con cierto reparo. De hecho,  con bastante reparo. Por diversos motivos,  necesitaba un scooter de 125cc y barato. Muchas opciones no había.  Los precios comenzaban en 2500€ aproximadamente. La Logik en una oferta veraniega tenía un coste de 1899€. Una buena oferta.  Después de repasar varias reviews, pensé que debía tomarla en consideración.

Fui a la tienda y la probé.  Primera sorpresa. Tuve una SH300i de Honda y puedo decir que la Logik me transmitió las mismas sensaciones en suspensión y en frenos. Y eso que la que probé no era nueva y había sufrido un accidente…

La compré. Al principio,  como todo lo que usas por primera vez,  me sentí raro pero con muy poco tiempo empecé a coger confianza con ella. Y cuanto más la probaba,  más sconfirmaba las sensaciones que había tenido al probarla.  Una moto cómoda,  potente (no lleva inyección sino carburador y eso se nota en la aceleración) y con unos frenos a la altura de la SH de Honda. Los acabados son mediocres,  el hueco debajo del asiento da para muy poca cosa (olvídate del casco) y la guantera con llave da para meter un dedal, poco más. Para lo del espacio del casco,  Keeway lo suple con el regalo de un maletín en el que entra cualquier tipo de casco.

Los frenos de disco son suficientes para una moto de 125cc. El acelerador responde muy bien y,  lo mejor,  la suspensión. Completamente a la altura de cualquiera de primeras marcas.  Gratamente sorprendido.

El cuadro de instrumentos está bien. Tiene una pantalla lcd donde hay un exceso de información.  Hora (que va muy bien),  depósito y temperatura ambiente (no fiable porque el termómetro debe estar muy cerca del motor). Las ópticos (ambas)  iluminan también muy bien.  El piloto trasero es muy visible.  El delantero tiene buena potencia y me gusta mucho la cobertura de luz que ofrece.

Una pega a la que cuesta acostumbrarse: Los retrovisores parecen estar como muy verticales.  Te acabas acostumbrando pero no es estéticamente agradable.  Entiendo que se podrían cambiar por otros más “normales”.

Si tu presupuesto es reducido y quieres una moto a la altura de las primeras marcas,  éste es tu scooter.

Moto 360

El wearable más deseado (con permiso de la maqueta iWatch) para este 2014. El reloj de los relojes. Y no es cosa mía, no. Lo es porque los datos lo dicen: no hay stock. Y no lo hay desde hace tiempo. Uno podría llegar a pensar que se han producido pocos y es posible, pero creo que no, creo que, ahora que lo tengo en las manos (muñeca), está justificado.

Es el primer smartwatch que se diseño con esfera redondo y con sensor de luz ambiental. Aunque pueda parecer baladí, no lo es. Y digo que fue el primero en ser diseñado porque no fue el primero es ser puesto a la venta. Bueno sí, si contamos con ambas características, pero no por separado. El primer reloj que se puso en el mercado con esfera redonda fue el LG Watch R. Pero no tenía sensor de luz ambiental. Mal. El primero reloj que se puso a la venta con sensor de luz ambiental era el Sony Smartwach 3 (entrada en nuestro blog). Pero no tenía la esfera redonda sino cuadrada. Algo deportivo.

Lo que hace al Moto 360 muy atractivo es que tiene la absoluta apariencia de un reloj de vestir. No hace falta tener mucha experiencia en relojes para darte cuenta en poco tiempo de que no es un reloj normal.  La pantalla se ilumina y apaga con cierta frecuencia.  Recibe notificaciones constantemente y la pantalla tiene un brillo inusual 😉

Es cómodo de usar (bueno no es una exclusiva del Moto360 sino de cualquier smartwatch con Android Wear) y el mayor fallo que tenía (la duración de la batería)  ha quedado solucionada con la actualización a Lollipop. Antes de la actualización duraba un día y muy poco.  Después,  dos días bien.  No es que sea mucho,  pero para un reloj con una batería tan pequeña y con tanta notificación no está mal.  Ya vendrá el iWatch para demostrar que no 😉

El smartwatch más recomendable que hay hasta el momento. No mejora el software,  pero sí el diseño.  El todo,  lo hace mejor.