SONY XPERIA Z3 DUAL

¿Qué me gustaría añadirle al Z3? Pues solo poder ponerle dos tarjetas SIM: una profesional y otra particular. Ya se puede 🙂

¿Cuál es el resultado? El mismo productos pero batería sensiblemente inferior 🙁
He estado haciendo pruebas entre ambos modelos y he pasado de tener para dos días de batería con el Z3 a un día y medio escaso para el Z3 dual. Además, para el Z3 Dual, he de activar por la noche su sistema Stamina para poder estirar más la batería. Conclusión: tengo que cargarlo cada noche. Es algo que prefería no hacer pero que he de aceptar por tener doble numeración en el mismo teléfono.
Hay una batalla importante en el sector de gama alta por poner siempre el procesador más potente, más RAM, más delgado, más resolución y mayor batería, pero creo que estas directrices van en contra del usuario. Android es un sistema operativo muy potente pero que funciona muy bien (al menos a partir de Lollipop) con 1 GB de RAM y un dual o quad core. No hacen falta altas frecuencias de reloj, ni bestialidades de RAM, ni resoluciones de pantalla alocadas. El usuario demanda batería y fluidez y ésto se consigue buscando el equilibrio entre la CPU usada, la resolución de pantalla suficiente y la batería más grande posible.
El ejemplo claro es el BQ Aquaris M5. Procesador octa-core de “no alta ” frecuencia (Snapdragon 615), 64 bits (¿necesarios? creo que no, pero siempre van bien), pantalla FullHD (nada de 2 ni 4 K) y mucha batería. Y eso hace que la duración del smartphone mejore sensiblemente sin que el usuario vea penalizado su uso.
En los top de gama de todas las marcas, y el Z3 Dual no es una excepción, la GHz y la delgadez extrema de los terminales penalizan en la duración de la batería.
El modelo Dual solo sería recomendable si el usuario lo necesita. Si no lo necesita, el Z3 tiene más duración de batería. Si necesitas Dual-sim, piensa en el M5 de BQ.

BQ AQUARIS M5

He de reconocer que las marcas españolas a la hora de la electrónica siempre me han parecido o bien gama media-baja o bien mal diseñados. Quizás ambas cosas estén unidas.

Cuando vi este modelo pensé “hombre! parece algo parecido a lo que busco en un smartphone”. Y qué debe tener un smartphone para que se adapte a mis gustos (por orden de prioridad):
– Batería. Cuanta más, mejor.
– Dual-Sim (Dual-active si es posible)
– MicroSD
– Pantalla FullHD
– Android en su última versión. A poder ser sin personalización.
– Función knock-knock wake up (activar pantalla golpeando levemente la pantalla)
– Led de notificaciones (para ver avisos por tipo en modo silencio)
– Función “Reiniciar”
– Función “Cerrar todas la aplicaciones en back-ground en un click”
Repasando cada uno de los requerimientos he de decir que este modelo no falla en ninguno de los puntos. Es sorprendente. Sabéis que mi referencia en duración de batería era el Sony Xperia Z3, pero éste modelo lo ha superado con creces. Es una prueba que estoy haciendo, y después de unas 30 horas encendido, el Z3 está al 38% de batería restante y el M5 al 70%!!!! Es una barbaridad!!!
Qué es lo que me sorprende del M5? Pues la batería y la pantalla. Todo y que es un panel IPS se ve igual de bien (a mi modo de ver) que una SuperAmoled. Los colores son sorprendentes. El ángulo de visión está a la altura de cualquier Samsung (mi referente en calidad de colores) y con un ángulo de visión igual o por encima del iPhone 5/6 (otro referente en cuanto al ángulo de visión). Creo que ha cogido lo mejor de ambos mundos. El segundo punto que me sorprende es la batería. Siendo Dual-sim (que penaliza sensiblemente las baterías ya que la radio consume bastante más), la duración de la batería es sublime. Contad que lo tengo todo el tiempo conectado con un smartwatch para igualar la prueba con el Z3. El resultado es sorprendente. Tengo miedo de ilusionarme y que, con el uso y las recargas sucesivas, la duración quede penalizada. Ya os iré contando.
La única parte que no me convence es el grosor. Parece incongruente porque para tener una gran batería, no puedes tener un grosor fino. Pero es algo que debo comentar todo y que no será un impedimento para que mi valoración final sea muy buena.
BQ ha sacado del M5 3 modelos. Las diferencias vienen de la cantidad de RAM y la cantidad de ROM instaladas. El que yo quería era el de 3 GB de RAM y de 32 GB de ROM (por el tema de poder grabar de forma más rápida vídeos a alta calidad y/o a cámara lenta). El caso es que BQ ha decidido salir al mercado solo con la versión básica (2 GB de RAM y 16 GB de ROM). Habrá que esperar al “otro”.
Como software, BQ ha montado un SO casi stock. Nada de capa de personalización. Y eso me gusta. Es tal cual, la versión original Lollipop. Solo han añadido una App para el chip de sonido (Dolby) que hace muy fácil gestionar la calidad de sonido del terminal.
Resumiendo, ¡JODER! Estoy acostumbrado a la gama alta de Androids pero éste es un terminal como le hacía falta a una marca española. Bien hecho y seguid así!

SURFACE PRO 3

Usuario de Mac desde hace 6-7 años. Venía del mundo Windows. Era un standard y, me gustara o no, había que usarlo para un mundo empresarial homogéneo. Con Mac, te acostumbras rápido a sus bondades. Cosas simples e inconfusas.

Por temas empresariales, hemos optado por usar escritorios virtuales. Creo que es un gran avance tecnológico para las empresa (ya trataré este tema en otra entrada) y llevo trabajando con Windows 7 en un escritorio VDI bajo VMware desde hace casi dos años. Esta experiencia me ha hecho comprobar lo que ha mejorado Windows en sus sistemas operativos. Más con Windows 8 y 8.1. Y sin dejar de ser un standard.
Sumado a esto, en la empresa también decidimos hace tiempo apoyarnos en “la nube” para externalizar servicios que nos eran críticas para nuestras comunicaciones (básicamente e-mail y centralita IP). Total que llevamos mucho tiempo trabajando con escritorios virtuales y Office365 (incluyendo Exchange365). Esta situación ha hecho que mi visión haya cambiado y que haya apreciado la standarización de Microsoft.
El único punto que me frenaba era que el hardware que tenía que podía encontrar en el mercado era, o bien un intento de copia de mi apreciado Macbook Air, o bien diseños feos o malos. Hasta que llegó Surface Pro 3. Fue como un “amor a primera vista” 😛
Es una tablet profesional. Una tablet “made in Microsoft” lo que me da la garantía global de que un mismo fabricante se responsabiliza del software y del hardware (cosa exclusiva de Apple hasta hacía poco).
SFP3 (abreviatura de Surface Pro 3) es una tablet mejor que iPad y es un portátil mejor que MacBook Air. Es mucho más potente que un iPad y es mucho más portátil que un MBAir. La pantalla es genial (resolución 2K). La batería una maravilla. El soporte trasero que permite ponerlo en modo “portátil” un gran ingenio. La conectividad una ventaja (DisplayPort y USB 3.0) y los complementos (dockstation y teclado-funda) son geniales y perfectamente fusionables.
Solo le encontraría un “pero” que es el sistema operativo. El 8.1 es bueno, sencillo y usable, pero la interfaz Metro ha supuesto que el usuario tenga que acostumbrarse a trabajar en dos entornos: entorno escritorio y entorno tablet. Y en cierto modo son incompatibles. Existen bastantes aplicaciones que debes descargar por duplicado. Una versión para trabajar en modo escritorio y otra para el modo tablet. No es que sea un engorro, pero es algo que, de pensarlo, no creo que lo hubieran hecho. Pero existe una solución: Windows 10. Estamos a pocos días de su lanzamiento y, por lo que he visto en varias reviews, el 10 será la solución a este pequeño inconveniente.
Tenía dudas sobre trabajar con SFP3? Sí pero se han despejado con un par de meses de uso. Ahora ya no voy con portátil y tablet. Ahora trabajo y voy a ver a mis clientes con la SFP3. La portabilidad y la potencia ya no están reñidas. Cambiará esta calificación cuando llegue 10? No, creo que mejorará. Pero os lo diré a finales de Julio o principios de Agosto.
Un punto que me ha parecido importante es la adopción de tecnología 4K para monitores externos. Es algo que muchos dicen (Sony con sus tablets) y que ninguno consigue.
Esta entrada (y otras de otros blogs) las estoy redactando con SFP3 y es muy cómodo de escribir y de “ver”.
Por ponerle un “pero” al equipo en sí mismo (hardware) decir que es algo caro. Bien es cierto que hay una gama muy amplia y que empiezan desde asequible a prohibitivo, pero la más asequible, creo que no tendrá un corazón suficiente para mover bien tanta resolución con Windows 8.1.
Si quieres un “todo-en-uno” y cumplir con el standard que es de facto Windows, este es tu equipo.