XIAOMI MI4C

Y mira que dije que ni un móvil chino más!!!!! Y voy y caigo! Si es que…

Pero todo tiene una explicación. Hace poco tiempo me llegó una oferta vía e-mail de los auriculares de Xiaomi llamados Piston 3. Había leído muy buenas opiniones de ellos y me decidí comprarlo porque resultaban muy baratos (aprox. 19€). Haré una entrada con ellos pero adelanto que son los mejores auriculares in-ear que he escuchado nunca. Fruto de mi perplejidad al escucharlos, ver cómo venían presentados, los materiales de fabricación y el acabado, pensé que debía construir buenos terminales. Había estado escuchando que saldría en poco tiempo este modelo del que trata esta entrada y en cuanto pude fui a por él.
Qué puedo decir de él. Pues que es un chino “appelarizado”. La calidad del terminal es indiscutible. Cuesta entender los escasos 250€ que vale. Es un terminal de 5 pulgadas que se coge muy cómodo en las manos pequeñas. Es ligero y con bueno materiales. El terminal lo compré en una tienda española que te da garantías de soporte en España. Pues bien, la ventaja de esto es que el terminal viene con uan ROM internacional (no la china normal), rooteado (en Xiaomi, es legal y no pierdes garantía) y con actualizaciones cada semana. Algo que Google quiere hacer con sus terminales Nexus todo y que, de momento, no lo está consiguiendo. Igual cada semana es exagerado, pero mejor eso que esperar meses y meses a que alguien arregle un bug, como pasa en otros fabricantes.
Una cosa muy destacable de este terminal es el sonido que tiene del altavoz. Es algo sublime. No he escuchado la definición y la claridad de sonido como en este terminal. Un volumen alto con una definición excepcional. Y mira que los de Alcatel vendían la moto con su sistema JVC en los altavoces, pero nada de nada. Si escucháis este terminal, todo lo demás os parecerá ridículo.
Ahora pasa a la parte mala. A la parte del software. Y es donde se este terminal baja muchos puntos. No entiendo cómo un terminal con detalles tan cuidados, ha podido dejar de lado los criterios marcados por Lollipop. No digo que los cumplan a rajatabla, pero sí que respeten a grosso modo, su hoja de estilos. Pues no, se divierten metiendo diseños típico chinos y que afean bastante la sensación general del terminal. Un terminal superfluído, con unos efectos de transición muy suaves pero con una iconografía muy, muy mala. Una cosa que me ha decepcionado y que no sé cómo resolver es el tema de las notificaciones. Las notificaciones tanto en el escritorio como en la pantalla de bloqueo ofrecen una información muy limitada y una gestión nula. En cualquier terminal con Lollipop, las notificaciones en la pantalla de bloqueo puedes ver parte del texto (del e-mail o del whatsapp) y puedes marcarlo como leído, o borrar el e-mail o el mensaje…. En este terminal no puede hacer otra cosa que ver que has recibido una notificación relacionada con una aplicación. Pero no puedes ver ni el remitente, ni parte del texto, ni puedes eliminarlo de la lista de notificaciones de la pantalla de bloqueo, ni darlos como leído… Nada. Se me hace cuesta arriba este punto porque estoy muy acostumbrado (de los terminales Sony, supongo) a manejar desde las notificaciones qué hacer con ciertos elementos entrantes. Esto es lo que me frena de poder usarlo de forma regular. He buscado alternativas con aplicaciones en Google Play y, todo y que he encontrado, me da rabia tener que usarlas cuando Lollipop lleva integrada una muy buena gestión de las mismas.
Vamos a por el punto más fuerte de este terminal, la duración de la batería. Con un uso muy ligero ha aguantado 3 días completos. Con un uso medio-alto, dos días está garantizados. Sorprende ver que en un terminal tan ligero, fino y de 5 pulgadas, hayan metido más batería que un Sony Z5 de mayor envergadura.
Destacar por último que es dual sim. Imprescindible para mí desde que lo descubrí cuando me quitaron mi gran añorada Fonyou.
En resumen, un muy buen terminal. Bien construido. Con calidad suficiente pero…. le falta ese punto de homogeneización para  el mercado europeo.

HUAWEI WATCH

Los wearables ya han despertado el interés de casi todas las marcas de smartphones. Digamos que todos quieren que sus smartphones tengan la pareja de smartwatch a juego. Y Huawei todavía no había hecho su presentación.
Ahora llega este smartwatch con nombre demasiado evidente (Huawei Watch). Es un reloj elegante pero nada original en su diseño. Es una mezcla del Moto360 y el LG watch R. Del primero ha cogido la esfera grande si bordes y del LG el color metálico. Si en algo puede destacar este reloj y es algo evidente, es que el primero en usar zafiro en la esfera. Ni siquiera el Apple Watch (otro con nombre evidente) lo ha usado por la dificultad de fabricación y el coste que deberían trasladar al usuario.
El reloj es elegante y simple. No tiene sensor de luz ambiental por lo que puede darse alguna situación de difícil visión bajo el sol. En interiores, se ve muy bien. La batería es la peor parte de este reloj. Casi no llega al día de duración y eso, es malo.
El sistema de carga es igual que el del Apple watch (carga por inducción y base imantada) y la carga se realiza bastante rápido.
Quiás, lo mejor que tenga son los watchfaces que trae de fábrica. Muy elegantes cuando la pantalla está activa pero algo sosos en modo ambiente.
Y por último, lo peor. Un smartwatch bastante caro comparado con la competencia justificado, eso sí, por el uso del zafiro. Supongo.
Existen alternativas igual de elegantes y más económicas y están por venir nuevos relojes (de Motorola, por ejemplo) que seguro que le sacan los colores a este modelo.

XPERIA Z5 COMPACT

El siguiente de la saga Xperia Compact. Por mis manos pasó el Xperia Z1 Compact, luego el Z3 Compact y ahora nos llega el nuevo Xperia Z5 Compact.

¿Y qué nos trae de nuevo este Xperia Z5 Compact? Pues no mucho. Ligero rediseño, ligerísimos cambios a nivel de software y cambios más sustanciales en la cámara.
Lo primero que llama la atención del diseño es el puerto microusb de carga que, como tenía que haber sido siempre, lo han colocado en la parte inferior del terminal. Por fin!. Han quitado el conector magnético del lateral y también el puerto microusb del lateral. Otra cosa que inicialmente choca es ver el cristal de la parte trasera. Es cristal esmerilado. Llama la atención porque en las anteriores versiones la parte de atrás era cristal pulido que se veía muy bonito. En el Z1 no tenía apenas protección antiarañazos y eso provocaba que, si no lo protegías con una funda, acaba completamente rallado en muy poco tiempo. En el Z3 volvieron a meter cristal muy bonito pero esta vez con algo de protección. No era Gorilla Glass 3 sino Dragon Trail. No evitaba que quedara inmaculado pero aguantaba bastante. ¿Qué han hecho en el nuevo Xperia Z5 Compact? Pues te lo dan ya “rallado” :P. NO es que te lo den rallado sino que los arañazos no son tan apreciables como cuando es cristal reluciente y liso. Además, que el cristal no sea completamente brillante y liso hace que el teléfono se muestre menos resbaladizo. Quien haya dejado un Xperia Z3 (en cualquiera de sus versiones) en cualquier superficie tipo textil se habrá llevado el susto de ver como se resbalaba con ganas de precipitarse al suelo. Con el cristal esmerilado han evitado esta situación. Se entiende que la capacidad de fricción es mayor por lo que el terminal ya no es tan resbaladizo. Por último, hablando solo en el tema del diseño, han incorporado unos laterales metálico pulido que se fusionan muy bien con el vidrio esmerilado de la parte trasera y también con el frontal brillante. Este marco lateral sobresale casi de manera imperceptible sobre la superficies del terminal y hacen una función de protección contra rozaduras muy, muy buena. Al principio, te parece ligeramente molesto. Como si el terminal ya llevara de por sí una funda protectora, pero te acabas dando cuenta que cuando lo posas sobre una superficie, esta parte sobresaliente (casi imperceptible) impide que ambos cristales toquen la misma. Bien pensado un nada incómodo cuando te acostumbras.
A nivel de software, si ya has visto Android 5.1.1 en un Z3, no hay nada que te llame la atención. Únicamente el tema por defecto (el azul) que varia ligeramente la forma y el tono del azul. Prácticamente nada que objetar ni que decir.
Respecto la cámara no sabría qué decir. Es probable que no sea un usuario muy exigente. Vengo diciendo desde hace tiempo que las cámaras de los terminales Sony son las mejores (exceptuando quizas la del iPhone 5 o el Motorola X del 2013), y en este caso no puedo poner ninguna objeción ni llevarme a mí mismo la contraria. Sigue siendo una excelente cámara. Gracias a que han incorporado 32 GB de memoria interna, ahora sí puedes hacer que las fotos y videos se carguen en dicha memoria lo que permite que el tiempo desde que haces una foto y puedes lanzar la siguiente haya bajado sensiblemente. Una cosa que quizas sí que ha mejorado bastante es la velocidad de enfoque. Había escuchado que habían puesto mucho empeño en que fuera rapidísimo. Yo creo que está muy bien pero no sabría decirte si es 1 o 2 milisegundos más rápido. Me parece hilar demasiado fino. Para mí, buena cámara.
El Z5 Compact es, de nuevo, un terminal de gama alta en un espacio contenido. Si quieres algo menor de 5 pulgadas y que sea un terminal excepcional solo tienes dos opciones:
En iOS iPhone 6 o 6S.
En Android Z3 o Z5 Compact. Ambos excelentes terminales.
Ya sabéis que Sony es mi marca. No puedo poner ningún “pero”. Quizas el único que puedo poner es que, a veces, noto el terminal más lento que el Z3 compact. He estado hablando con el servicio técnico de Sony (otra de las grandes ventajas de esta marca Vs cualquier otra marca) y me han dicho que si he cargado un backup de un terminal anterior (Z3 Compact) que puede que pase y que se haya quedado “algo patinando”. Me lo creo. Cosas igual he visto incluso en los tan idolatrados iPhones.
Me gusta. Me gusta mucho. Un grandísimo terminal en formato contenido para los “pequemanos” 🙂

XIAOMI PISTON 3

Si en algún aspecto sufro de cierta obsesión por la excelencia, este es el sonido. Mi vida se basa en la búsqueda constante de la perfección acústica de los elementos de sonido que uso: altavoces y auriculares.
Sobre los auriculares, en este blog ya he comentado algún modelo interesante (y caro) pero el que toca en esta entrada ha superado con creces mis expectativas (y a la competencia)
Xiaomi es una marca que se reconoce por la calidad de los materiales, de fabricación y de presentación de sus productos (packaging). En esta ocasión, siguen estando a la altura. Había oído muy buenas opiniones acerca de los Piston 2 pero no tuve la ocasión de probarlos. Ahora, con los Piston 3 he tenido esa oportunidad.
Cuando desempaquetas estos auriculares in-ear ya quedas sorprendido. Es muy original la forma de enrollar el cable. Tiene muchos tamaños de almohadillas dependiendo de tus orejas y el control de volumen/pista es muy práctico. Todo muy bien, pero en cuanto te los pones en las orejas y le das al play piensas “que leches han estado haciendo los otros!”. Y es que la calidad del sonido es abrumadora. No podrías imaginar que unos auriculares in-ear pudieran dar tanto grave, tan contundente y sin desfallecer. Algún circumaural he probado que no le llega a la altura del talón. En los agudos, también se desenvuelve muy bien, pero ahí no destaca tanto porque sí que es cierto que la mayoría se apañan bien en este paso de frecuencia.
Y qué es lo mejor de todo? Su calidad? Pues no, su precio. Y es que tan solo cuestan 19€. Un precio ridículo que dispara la relación calidad/precio a cotas que ninguna marca Premium ni podría soñar siquiera.
Si buscas un auricular in-ear, NO PIENSES EN COMPRARTE OTRO QUE NO SEA ESTE. No hay competidor.