SONY MDR-1ABT

Volvemos al mundo de los auriculares. Esta vez circumaurales (que rodean la oreja). Existen dos diferencias básicas entre los auricular intraaurales y los circumaurales, aparte de la evidente del cómo se colocan:
– El tamaño del diámetro del diafragma
– La cancelación de ruído.
Existe una limitación persé entre ambos tipos de auriculares. Los circumaurales tiene mejor capacidad puesto que pueden incorporar un diafragma de mayor dimensión y, la corona, es capaz de proteger del ruido exterior o ambiente. Y no digo que los intraaurales no puedan hacerlo con corrección, pero por limitaciones físicas, nunca tan bien como los circumaurales.
En el caso que nos ocupa en esta entrada, los Sony MDR-1ABT son unos auriculares de excelente calidad. De hecho, están a la altura de mis tan idolatrados Ultrasone que también comenté en este mismo blog. Una diferencia de casi 10 años entre los Ultrasone y estos nuevos de Sony implica un cambio tecnológico abismal. Olé por los Ultrasone por aguantar a este nivel después de 10 años, eso sí.
Los Sony tienen el sonido esperado. Es un producto caro y esperas que el sonido esté a la altura. Alguna vez he comprado algún altavoz o auricular caro y, al final, el sonido no estaba a la altura. En este caso, no existe ese problema. Obtienes lo que esperabas. El sonido es grandioso en cualquier rango de frecuencias y te muestra la música en cualquier clase de género con una pegada bestial y con unos medio y agudas absolutamente cristalinos. Una maravilla.
Los MDR-1A existen con y sin bluetooth. El de referencia de esta entrada sí que tienen bluetooth (de ahí las letras añadidas “BT”) y podría decir que es la única pega que le encuentro a estos auriculares. La conexión bluetooth tiende a perder calidad con el transcurso del tiempo. Gracias a “Energía”, los cascos también pueden ser usado con cable.
Son muy cómodos y ajustables para todo tipo de cabeza 🙂
Si tu presupuesto se lo puede permitir, compra segura.

BQ A4.5

Bondades de BQ ya he dicho alguna en este blog (BQ M5) y ahora vuelvo con un nuevo intento de permanencia en mis manos. Y hay que darle las gracias a BQ porque sigue teniendo presente a la gente que tenemos la mano pequeño y que, a la fuerza, nos ha ido haciendo pasar por el aro de las 4’7, 5, 5’2 y 5’5 pulgadas.
Y es que si querías poder tener todas las características solo podías hacerlo con un terminal grande. Que cupiese todo eso que le meten. Para salvar esa situación BQ ha presentado simultaneamente dos terminales: BQ M4.5 (de la exitosa familia M) y el BQ A4.5 que es un modelo prácticamente idéntico pero con sistema Android One. De hecho, es el primer terminal que ha llegado al mercado español con este sistema operativo. No quisiera entrar en muchos detalles sobre qué diferencia hay entre Android y Android One. Éste último fue pensado y diseñado para los mercados emergentes. Para poder montarse sobre hardware de gama baja pero que pudieran ofrecer toda la experiencia Android puro. Y la verdad es que es que, desde mi experiencia de uso, las diferencias NO existen. Al menos en mi uso habitual. No las he sabido echar de falta.
Como decía, el terminal A4.5 es, como su nombre indica, un terminal de 4’5 pulgadas, muy ligero (115gr) y muy, muy fácil de sostener en la mano y operar con él. Tendrás seguridad absoluta de que puedes llegar a la diagonal opuesta del smartphone sin padecer. Me gusta estéticamente porque es muy sobrio. Negro completo en el frontal sin declarar la marca del fabricante. Algo que aprecio. Las características que aprecio de este smartphone son:
– Tamaño y peso.
– Pantalla con un brillo y contraste bestial
– Doble toque para encender la pantalla y (NOVEDAD) para apagarla. Perfecto!
– Led de notificaciones.
– Dual sim.
– Tarjeta micro-sd
– Batería de 2450 mAh (2 días sobrados de uso intensivo. Una maravilla)
Lo que no me acaba de gustar (pero son cosas menores):
– La resolución de la pantalla se queda en qHD. Si eres quisquilloso, lo ves. Yo no le presto excesiva atención.
– El control del led (colores y aplicaciones) no se controlan nativamente sino que necesitan una app externa. Pero se consigue.
– El control del tono de llamada no se puede discernir por tarjeta sim. NO hay ninguna app que los solucione. De momento.
– La cámara podría mejorar, pero no me importa.
Al final, por un precio ridículo, tienes todo lo que puedes obtener por un gama media o media-alta. Yo ya no quiero que lleve el último procesador, ni 3 GB de RAM. Quiero que el SO que lleve funcione fluido. Y este Android puro (One, pero puro) funciona sin ningún tipo de retardo.
Para los “manos-pequeñas” este terminal dualsim es GENIAL.
Compra obligatoria.