ONEPLUS 3

Desde que conocí la marca Oneplus y su modelo X, he de decir que este fabricante reúne lo mejor de todos los aspectos de los terminales Android. Tengo la sensación que les preocupa enormemente lo que quieren los usuarios y adaptan su diseños y funcionalidades a estas peticiones. Y son chinos! Pero no se nota en nada.
Ya sabéis que mis comentarios del Oneplus X son muy buenos, pues el del OnePlus3 (OP3) no bajan de categoría. Ha sido todo un acierto comprarlo. Tiene algún contra, pero nada que no sea solucionable.
Un terminal de 5’5 pulgadas. Algo grande para mí, pero es cómodo de usar. No voy a engañarte y decirte que no parece tan grande. Lo parece y lo notarás en el bolsillo de forma muy clara. Pero, dentro de lo que cabe, no está nada mal.
Lo primero que llama la atención a primera vista es que el sensor de huellas es el botón de Home  pero no es un botón físico sino sensible al tacto. ¿Tanto costaba? Gran idea Oneplus!!!
Hay un gran “pero”, y es que el sistema operativo (OxigenOS) no me acaba de convencer. Utiliza Marshmallow por debajo, pero la personalización que han hecho no acaba de convencerme porque le faltan algunas cosas fundamentales para un dual-sim:
– Poder elegir el tono de la llamada según la línea por la que entre la llamada.
– Personalizar el color del led según qué notificación te llegue
– Apagar la pantalla de forma táctil sin que sea vea afectada la autenticación por huella. Hay que decir que esto es un error (bueno, no es un error, es una decisión funcional que no comparto) de Marshmallow y no de Oneplus.
Sin estos 3 puntos, me parece incómodo usar su sistema operativo. La solución pasa por mi tan deseado Cyanogenmod. Este SO me permite tener todas las funcionalidad pero con el hardware y diseño que tiene este terminal. Un producto redondo con un SO que se adapta a mis necesidades.
El Oneplus 3 es una bestia. 6 GB de RAM y 64 GB de ROM. Te sobra por todos los lados. Todo va con una fluidez brutal y el acceso a desbloquear el terminal sin apretar un botón físico es muy, muy bueno. Y la velocidad en la que reconoce la huella es la mejor que he visto hasta la fecha.
Sería mi terminal definitivo si la medida de su diagonal no pasara de las 5 pulgadas. A la sumo, aceptaría 5’2, pero cuanto más pequeño mejor. Intuyo que viene al mercado en muy poco tiempo un gran “combatiente” que va a toda velocidad como es Meizu con su Pro 6. Espero poder hacer una entrada de este terminal en breve. Mientras tanto, el Oneplus 3 es mi terminal de referencia.
Imprescindible si las 5’5 pulgadas no son un problema para tu mano.

HUAWEI WATCH

Mucho tardaba este fabricante chino en sacar un smartwatch. Eso sí, lo ha hecho por la puerta grande. Único modelo que tiene el frontal de zafiro (muy caro de fabricar), y con el adelanto de contar con un altavoz.
Diseño muy elegante y cuidado. Muy similar al nuevo Moto 360 V2 (no sé cuál fue antes). Creo que es, de todos los smartwatch que he podido utilizar el que mejor prestancia tiene. Las watch-faces que trae también son muy elegante y, creo, pasarían por un reloj normal de lujo. Aquí es donde Huawei ha hecho un muy buen trabajo de diseño. Es la parte en la que pueden diferenciarse también del resto de fabricante.
Bien es cierto que en la Play Store puedes encontrar wtachfaces de todos los tipos y gustos, se agradece que, de forma nativa, el fabricante incluya diseños muy cuidados.
El precio te echará para atrás a la hora de comprar este smartwatch, pero recuerda siempre la esfera está realizada de zafiro y esto no es común y es muy caro. Si el precio es un problema o prefieres no estirar tanto tu presupuesto podrías optar por el Moto 360 V2. Eso sí, olvídate del altavoz. Insisto en este punto porque cuando te acostumbras a tenerlo, luego resulta incómodo no tenerlo en otro modelos.

SONY XPERIA Z5 COMPACT

Si hablaba hace unos días del Z5, este modelo que nos toca es el hermano pequeño del modelo anterior. Lo mismo que se hizo con el Z3 y el Z3 Compact, el Z5 ha venido de la mano con el Z5 Compact. Y, del mismo modo que explicábamos en el Z5, el Compact imitia a la perfección el diseño del Z3 Compact.
Todo lo que decía del Z5 respecto al Z3 se puede decir del Z5  Compact del Z3 Compact. Todo exactamente igual. Todos los pros y los contras se repiten. La única diferencia es que el Compact (como pasaba con el modelo Z3 Compact), no existe modelo Dualsim. Eso quiere decir que, para mí, no se adapta demasiado a mis necesidades. Quizás podría utilizarlo si, en algún momento, me interesara no usar la sim profesional (vacaciones, por ejemplo).
En la siguiente seria X de Sony, ya no va a crear esta pareja de modelo en “normal” y en “compact”. El motivo es que en la seria X usan una diagonal standard (5 pulgadas) y no justificaría sacar un hermano pequeño de tan solo 0’3 pulgadas menos.
Creo que la medida más buena para una mano media-pequeña es la de 5 pulgadas, como máximo. A poder ser menos. Mi horquilla iría entre las 4’5 y las 5 pulgadas. El problema es que cuanto más se aleja de las 4’5 pulgadas, mejores características técnicas suelen montar. Es decir, acudir a las 4’5 pulgadas significa renunciar a mejores procesadores, cámaras, componentes….
Si quieres un terminal pequeño pero muy, muy potente, este terminal es ideal.

SONY XPERIA Z5

Después de que Sony intentara meter una especie de evolución al Z3 con el Z3+ (en algunos países llamado Z4), sacó el Z5. Digamos el el buque insignia de la seria Z con la que acabará puesto que sacó en febrero del 2016 (en el MWC16) la serie X (la veremos en una entrada más adelante).
El Z5 es un terminal idéntico estéticamente al Z1, Z2, Z3 o el Z3+ (Z4). Las lineas son más o menos redondeadas, con los conectores y botones puestos un mm más allá o acá, pero nada más verlo saber que es un serie Z de Sony. Eso desilusiona un poco, pero no defrauda. Si te gustaron los anteriores modelos, ¿Por qué te iba a desagradar este?.
Y, como diría los dibujos animales televisivos, ¿qué hay de nuevo viejo?. Pues poca cosa. El sensor de huellas dactilares situado en el botón de encendido lateral. Mejor conectividad en WIFI y LTE y la versión de Android más nueva (Marshmallow o Android 6). Lo del sensor de huellas en el botón de encendido no es del todo mala idea puesto que aprovecha que activas el terminal para ya desbloquearlo sin tener que poner el código pin. Eso sí, creo que los usuarios nos hemos acostumbrado a actuar con el frontal (presionar botones central de la parte baja, o despertar con doble toque la pantalla). Esto hace que acceder al lateral, no sea del todo natural. Entiendo que habrá defensores y detractores. Yo me sitúo en el medio. Supongo que todo es acostumbrarse.
El Z5 que analizo en esta entrada es dual sim (como todo terminal que prueba recientemente) y, como digo al principio, ningún cambio de mi anterior Z3 a nivel de uso exceptuando el tema del sensor de huellas. Le pondré un “pero” y un “pro” en cuanto al diseño. La gran ventaja de este modelo es que el conector microUSB lo han situado en la parte de abajo (toda la lógica que lo cargas en un dock) y han quitado el conector de carga magnético (un especie de imitación del magsafe de Mac, pero cutre). La parte negativa es que, para proteger tanto el cristal frontal como el trasero, el borde lateral sobre sale medio milímetro de grosor tanto por delante como por detrás para que, al apoyarlo, los cristales no toquen con la superficie. Ésto, que parece una ventaja (y lo es) hace que, al coger el terminal durante mucho tiempo, molesta en los dedos porque es como un pequeño saliente que va rascando tu piel hasta que se hace muy molesto. Realmente puede parece no incómodo, pero abandoné el uso de este terminal, exclusivamente por este motivo.
Diría que es una buena compra, pero solo si no tienes un Z3. Si quieres un Sony, salta a la serie X. Precios ligeramente más contenido y más cómodo de usar. En contra, es un poco más grueso. Analizaré la nueva serie de Sony en una entrada en unos días.