MICROSOFT LUMIA 950

Hacía tiempo que no traía a este blog un terminal con sistema operativo Microsoft. El motivo es bastante simple, no hay muchos en el mercado. Y eso solo puede significar una cosa, los fabricante no quieren apostar por este sistema operativo.
Vamos al lío.
Un terminal elegante, profesional, ligeramente grueso y pesado y muy, muy profesional. Si en algo destaca Microsoft en su diseño de productos, es que parezca (a veces incluso funcionan como) profesionales. Este terminal lo es y mucho.
La pantalla amoled se ve de maravilla y el sistema de Tiles (baldosas) es, cuanto menos, diferente.
En su versión 10 (del SO) la cosa a mejorado sensiblemente. Estéticamente no ha cambiado mucho, pero los menús y las opciones son mucho más intuitivos. Mucho más cercano a los menús de iOS o Android.
Configurar el terminal por primera vez no es del todo muy fácil. Digamos que el proceso sí, pero el problema comienza cuando debes configura tu cuenta. En entonces cuando tienes que decidir si utilizar como principal la cuenta particular o la profesional. Está bien que te lo permita, pero las implicaciones de decidir cuál usar como principal serán para siempre si no quieres resetear el terminal. Por lo tanto, valora si compraste algún software o multimedia con una de las cuentas porque no lo podrás disfrutar si utilizas la otra cuenta como configuración inicial.
A nivel de funcionamiento normal es terminal es potente, la pantalla muy fluida y los menús rápidos. Lo que menos me gusta de toda la parte del software es la gestión de las notificaciones. Mucho tienen que acercarse a iOS y Android…
Las aplicaciones típicas (Facebook, Twitter, Flipboard…) les cuesta como actualizarse. Se tiran más tiempo del normal. Igual es que Android e iOS nos han malacostumbrado.
Como parte negativa he de decir que lo más decepcionante es la batería. Todo y que parece bastante (3000mAh), la velocidad de consumo asusta. Te durará para un día justito. Eso, si no tiras muchas fotos o grabas vídeos.
La parte más positiva es la cámara. Desde mi punto de vista, los mejores vídeos que he visto en un terminal móvil. A nivel de fotos, está a la altura de los mejores del mercado.
Dedico un punto y a parte al tema de Continuum. Continuum es un sistema que, cuando conectas este terminal a un aparatito que se llama Windows Dock, puedes utilizar el móvil conectado a un monitor como si fuera un PC. En el dock, conectas el monitor, un teclado y un ratón e voilà, ya tienes un “PC” en tus manos! Pero no, no es del todo así 🙁 Continuum es una promesa. Una buena opción de futuro, pero aun está muy verde. Excel, Word y PowerPoint funcionan muy parecido a un PC, el cliente de correo quizás también, incluso Horizon View para ejecutar un escritorio virtual, también. Pero encontrarás a falta la velocidad y la productividad que te dan el uso normal de atajos de teclado y ratón que, con Continuum, de momento, no vas a tener. Eso sí, de verdad que me parece que es muy prometedor.
Si no tienes más opción (porque te lo han regalado o porque es de empresa), no es malo, pero si estás acostumbrado a otro SO…. te costará un poquito. Igual, hasta te haces profeta de Microsoft! 😉

PARROT BEBOP 2

Desde hacía algún tiempo que venía valorando la posibilidad de comprar un drone. Sin partir de ninguna idea me puse a comparar. “La guía del buen comprador” te olbiga a googlear y leer reviews con tal de poder acertar. Y nunca es una garantía 😉
Después de leer, leer y leer, me fijé en la marca Parrot. Es una marca francesa que, sin apasionarme, ha hecho algunos productos que me han llamado mucho la atención. Sobretodo desde que comenzaron a trabajar con una gran diseñador: Philippe Starck. Con él realizaron unos auriculares supraaurales que eran una delicia: Los Parrot Zik.
El caso es que me fijé en su drone Bebop 2, evolución de su primera versión. Lo mejor de este modelo es que era capaz de trabajar de una forma muy buena con un controlador llamado Skycontroller que te permitía tener una verdadera consola de gestión del drone y de sus vuelos. El alcance de este controlador con la wifi que tiene incorporada tiene un alcance de hasta 2’5 Km. Parece mucho pero he comprobado a la práctica que con 1’5 Km, el drone funcionaba perfectamente. Es algo extraño pilotar un drone que ni siquiera con la vista lo alcanzas. Lo compré.
El veredicto fue muy rápido en el primer vuelo que realicé. No me equivoqué. Sé que había opciones mejores (y más caras). Estuve mirando los DJI Phantom’s que estaban muy bien pero, a igualdad de condiciones con el Bebop2, los DJI eran mucho más caros.
El primer vuelo te exige una concentración muy intensa. Acostumbrarte a qué función hace cada mando y de todas las posibilidades que te ofrece la cámara es algo muy, muy exigente. Pero he de decir que necesitarás 10-15 minutos para acostumbrarte a los mandos. No digo que te conviertas en experto, digo que te servirá para poder entender qué hace cada cosa.
La prueba de que había acertado era el vídeo que pude grabar. Con una mínima edición, conseguí un resultado que a muchos asombró. Y mi pericia era escasa. Y lo sigue siendo, pero los resultados son cada vez más finos.
Manejar el drone es casi un juego de consola. Si, además, te compras las gafas VR, entonces sí que te metes en un juego, pero con toda su realidad. La calidad de imagen es asombrosa. No es 4K, “solo” FullHD pero lo mejor, desde mi punto de vista, es el estabilizador de imagen. Algo que salvará aquellas escenas en las que, tu torpeza o bien alguna ráfaga de viento, te traicionen.
Una de las cosas que te hablarán más en los blogs es el tema de la autonomía. Sin ser una autonomía magnífica, podrás grabar con cierta tranquilidad 15 minutos. Cuanto más lejos lo lleves, más movimientos hagas, menos duración. Es el precio que has de pagar por tener un drone ligero (1/2 Kg).
Como suelen decir, vale más una imagen que mil palabras, os dejo el enlace a mi canal de Youtube donde tengo subidos algunos vuelos que he realizado y que podrás comprobar cómo alguien inexperto consigue resultados muy decentes. He de advertir que hay una cierta edición para que las tomas tengan mayor sentido y un acompañamiento de banda sonora para enriquecer el resultado. https://www.youtube.com/user/inakicalvorivas
Una última cosa antes de daros mi veredicto. El software. Parrot tiene un software para automatizar los vuelos con una vinculación a Google Maps que es una delicia. Es verdad que es algo cara (7€ creo recordar) pero vale mucho la pena. Se llama FreeFlight.
Si bien es cierto que existen opciones más baratas, creo que si no quieres comprarte un nuevo drone una vez que pruebes una más barato, Bebop 2 es una muy buena opción. Te divertirás y siempre querrás volar y volar.

MEIZU 6 PRO

Un terminal móvil chino que pretende disimularlo con una apariencia de diseño muy europeo. Y la verdad es que consigue engañarte. En la mano se ve muy premium. Cuando lo enciendes, el software está muy cuidado. Hay que decir que los chinos, en el software, están mejorando mucho. Solo falta que quiten todo el bootware que le meten en chino y conseguirán convencerme.
Este terminal tiene una cosa MUY especial y es el botón Home. Tiene un comportamiento no habitual y es que, con gestos, podrás conseguir hacer lo que, en un Android normal, puedes hacer con el botón de atrás y el de aplicaciones recientes. Aunque no me acaba de convencer, admito que, una vez te acostumbras, es fácil de manejar.
Lo que menos me gusta de esta marca es el software. Utiliza una software que se llama FlymeOS. Quieren ser “europeos” pero, a la mínima que rascas, ves que hay chino por detrás. Ni siquiera respetan el orden de los menús. No es nada intuitivo si vienes de otro teléfono Android. Los chinos, como ya he comentado en alguna ocasión anterior, realmente respetan poco las directrices de Google. No digo que deban hacerlo, digo que lo personalizan demasiado y les pasa factura.
Si nunca has tenido un terminal cercano a Android puro, es probable que te guste. Eso sí, ten en cuenta que, como te acostumbres, luego no podrás pasar a marcas más cercanas a Android Stock como Motorola, LG, Samsung, Sony….
Y, por último, otra de las cosas, menos buenas de los terminales chinos, son las actualizaciones. Muy, muy desatendidas por sus fabricantes y, muchas veces, te obligan a hacer procesos raros de actualización. Vamos, que no puedes hacer una OTA update. Meizú, es una de las marcas que lo hacen.
Bonito, barato, bueno, pero no óptimo.

Galaxy A3 2017

Tercera versión para este terminal de gama media de Samsung. Tuve la primera versión y me encantó. Quizás se quedó algo corto en tema de rendimiento, pero era un terminal pequeño, ligero y muy bonito.
La segunda versión mejoró estéticamente pero, a nivel de sistemas, quedaba todavía un poco corto (solo tenía 1’5 GB de RAM). Ni lo probé.
Pero esta tercera versión, han incluido varios temas que han reclamado de forma inmediata mi atención.
Estéticamente, conserva las últimas líneas de diseño de Samsung: las pantallas redondeadas en los perfiles y el uso del cristal en ambos lados del terminal. A nivel de sistema han incluido todas aquellas funcionalidades que un gama alta hace un año que ya tiene pero que los gama media les había costado un poco adoptar. A saber:
– Lector de huella dactilar (y en el frontal, como a mí me gusta)
– Chip NFC
– Últimas conectividades (LTE, Wifi AC, BT 4.1)
– Active Display
-…
Y todo ello en un terminal pequeño (4’7 pulgadas), ligero y muy fácil de manejar. Imprescindible para los “manos-pequeñas”.
El terminal funciona genial. Una cosa que me ha gustado mucho es que, para desbloquear el móvil, no es necesario presionar el botón Home, simplemente con reposar el dedo en el sensor, el terminal ya se desbloquea. Genial! Probablemente no es el más rápido (ahora que se ha inaugurado la batalla de la rapidez de los sensores de huellas) pero es lo suficiente como para que valga la pena este método de desbloqueo versus los habituales PIN o patrón. Una cosa que sí que no me ha gustado es que, el reconocedor de huellas dactilares, solo permite registrar 3 huellas (lo normal son 5) pero es un fallo muy ligero y sobrellevable.
La autonomía es algo espectacular. Había leído alguna review que hablaban de la autonomía muy bien pero al usarlo, te sorprende. Según mi ritmo (unidad con la que comparo todos los smartphones que llegan a mis manos) la autonomía es de, sobrados, 2 días y he llegado a casi 3 días de uso. Lo más que había conseguido había sido con el OnePlus 3 que eran 2 días (un poco al límite).
Una última cosa que me ha gustado mucho es que, el modelo negro, es todo negro. Negro, negro. No gris muy oscuro o negro muy pálido. Negro. Algo que le da una sensación de premium que, según el precio, no tiene.
Si el negro no te gustara, entonces puedes recurrir a uno muy bonito que se llama Blus Mist (me encanta) o el tradicional en Samsung Gold: oro pretencioso.
Si eres un “mano-pequeña”, este terminal tiene todo lo que necesitas (excepto led de notificaciones que lo sustituyen con su, para mí, ya imprescindible Active Display) y con una comodidad de uso y autonomía que le hará ser la envidia de otros modelos muchos más caros.