ANDROID NOUGAT

Nueva versión de Android y una clara apuesta  por dos grandes conceptos que harán de ellos la gran convergencia que parece que se pretende hacia un dispositivo que haga de portátil, tablet y móvil:

  • Multitarea mucho más eficiente y productiva
  • Muchísimo mejor sistema de ahorro energético

Creo que serían los dos grandes rasgos a destacar de esta versión. Existe un gran listado de nuevas funcionalidad y mejoras en esta nueva versión. Desde estéticos (continuidad del Material Design) hasta de seguridad, pero a la práctica, pasarán desapercibidos para el gran público.

La diferencia entre Marshmallow y Nougat no ha sido tan evidente como lo fue pasar de la 5 a la 6. En esta ocasión, creo que se han mejorado mucho aspectos relacionado con la optimización de código y potenciar aquellas características que se podían mejorar sensiblemente.

Por poner un ejemplo, Doze (sistema de ahorro de energía de Android 6) ha mejorado considerablemente el consumo en momentos de no uso. En cifras. Una noche del mismo terminal con Marshmallow, el consumo de pasar una noche (de 22h a las 8h) podía ser de entre el 10-15%. En Nougat, Doze ha conseguido bajar ese uso a solo un 5%. Eso significa que sabe entender mejor cuando el terminal no está en uso y suspende la mayor parte de la actividad que se da en segundo plano.

El otro punto destacable es la posibilidad de usar la multifunción de forma real. Ahora, puede dividir la pantalla de tu smartphone en dos partes y puedes insertar en cada una de ellas una aplicación para poder ir usando dos simultáneamente. Esto antes era parecido pero muy limitado. Las dos ventanas abiertas simultáneamente era muy difícil, pero podrías ir alternando.  Si bien es cierto que algunos fabricantes (como Samsung) sí hacían lo de la multiventana, ahora de forma nativa, cualquier Android debería poder hacerlo. Y de una forma más familiar para todos los Androids.

Otro de los puntos interesantes de Nougat es que añade una cierta permisividad a que aplicaciones de terceros puedan acceder al bloqueo del terminal. Algo que teníamos en Lollipop y que se perdió (un poco por exceso de celo) en Marshmallow. Así pues, algunos launchers pueden volver a tomar el control sobre cómo se bloquea una pantalla. Para mí, es muy útil.

Estoy comentando en esta entrada la séptima versión de Android, pero ya está en fase final de desarrollo la nueva versión (de momento se conoce como “O”). Esto lo que muestra es que, desde que se lanza una versión nueva, hasta que llega de forma general a los terminales de muchas marcas, pasa demasiado tiempo. Algo que se suele criticar mucho a Android y que con la nueva versión (la “O”) pretende cambiar radicalmente. Los fabricantes van a poder implantar su capa de personalización sobre un módulo a parte para que puedan ir actualizando Android Stock cada vez que haya una nueva versión y de forma casi inmediata. Promete mucho, luego a ver en lo que queda.