Lexus IS300h

Primera experiencia con un vehículo en sistema híbrido. No tenía muy claro en qué consistía el sistema combinado entre eléctrico y de explosión y cómo funcionaría el tema de los cambios de marcha. Todo dudas.

Lo que sí que tenía claro era que el diseño me encantaba. Los japoneses, creo, están sobresaliendo en sus nuevas líneas de diseño. Marcas como Mazda, Nissan, Suzuki y por supuesto Lexus, están acertando en sus diseños. Deportivos y rompedores. Juveniles y serios.

El Lexus del que os hablo es la Sport Edition con lo que mejoran más si cabe, el modelo más “básico”. Ruedas algo más grandes, llantas más bonitas, faldones y resguardos más customizados, tapicería más deportiva… En definitiva, mejorar lo bueno.

Sentarte es una experiencia impresionante. Respiras tecnología por todos los lados. Cuadro de mandos completamente digital y personalizable, pantalla central con muchas funciones (incluido Mirror-link), climatización con respuesta táctil… en fin, un buen despliegue de lo que los japoneses saben hacer.

Mecánicamente lleva un motor de 4 cilindros de 2.5L, muy potente y suave de unos 200cv y luego lleva un motor eléctrico de unos 80cv. La combinación de ambas tecnologías hace que la suma de caballos no sea de 280cv sino de 224cv. En cualquier caso, de sobras para ir a 120Km/h.

Dinámicamente es el coche perfecto. He llevado muchos coches. Muchos. De muy buena calidad (BMW M3, Audi RS6, BMW Z4,…) y de entre todos, el mejor en conducción es este IS300h. El coche parece que quiere entrar solo en las curvas. Nada de desplazamiento lateral. Ni subviraje ni sobreviraje. Parece que seas un buen conductor y, la cruda realidad, es que el coche hace muy bien su trabajo y todo parece más fácil. Nada de ruido ni rumores indeseados. El rodaje en alta velocidad es muy tranquilo. Siempre da la sensación que vas a la mitad de la velocidad de la que realmente vas. De hecho, tienes que estar atento a no pasarte de la velocidad con mucha frecuencia porque el coche da siempre más. Menos mal que tiene un sistema de alertas de cuando te pasas la velocidad. Eso hace que vuelvas a la normalidad.

A nivel de comodidad, todo perfecto. Al ser asientos deportivos, hay gente que se ha montado que dicen no estar a gusto. Lo entiendo. Es probable que provengan de asientos más acolchados aunque con menor sujeción (que probablemente no lo necesiten)

Por último, el tema del consumo. Existen opciones híbridas en el mercado (Toyota básicamente) que creo que son más respetuosas con el medio ambiente. El motivo, pues que tienen motores de explosión mucho más pequeños y que permiten equilibrar con el motor eléctrico las emisiones de CO2. Creo que no es el caso de Lexus. El motor de explosión es muy grande como para que pase por “ecológico”. Igual, legalmente sí que los es. De hecho, he recibido la pegatina de ECO, pero moralmente, creo que no es merecedor. Los consumos interurbanos están en unos 6l/100Km que no está nada mal, pero que podría ser algo más pequeño. No obstante, para el motor que tiene y lo deportivo que es, las emisiones son contenidas. Quizás es el precio que has de pagar por tener un híbrido realmente deportivo.

Reconociendo que el vehículo es algo caro, creo que es una muy buena compra si te gusta la conducción y estás mentalizado (o algo mentalizado) con un yo ecológico.

LG WATCH URBANE 2

LG no ha parado de sacar opciones de smartwach. De los primero que lo sacó (LG Watch) y lo hizo muy bien. Ha tenido varias series. Después del cuadrado LG Watch vinieron el LG Watch G (redondo), el LG Urbane, el LG Urbane 2 y posteriormente dos modelos que no llegaron al mercado europeo: LG Watch Sport y Style.

El LG Watch Urbane 2 del que tratamos es, para mí, el mejor de todos. Incluido mejor que el LG Watch Sport que sí que pude adquirir en USA y que funciona bien pero con muy poca batería.

Centrándonos en el que nos toca, decir que tiene todo lo mejor de Wear OS, lo mejor de LG (pantalla Oled) y una batería uno 25% más grande que el resto de smartwatch del mercado. Bien es cierto que ocurre así porque el reloj es ligeramente más grande que el resto. El motivo de que LG metiera más batería tampoco fue caprichoso. El motivo principal es que el Urbane 2 tiene la opción de meter una tarjeta SIM. Su objetivo era conseguir un smartwatch completamente independiente de un móvil. Puedes recibir llamadas y SMS y disfrutar de cualquier comunicación de datos que sea necesario. Eso sí, a coste de consumir mucha más batería. Este era el handicap. Ahora bien, si no utilizas el tema de la SIM (que siempre podrás rescatar en el futuro), entonces la batería te “la quedas” para lo normal en un smartwatch. Y es en este caso cuando el reloj se vuelve un monstruo de batería. Puedes estar 2 días completos en uso incluso con la pantalla siempre encendido (sistema AOD). Maravilloso comparado con anteriores modelos que, con mucho cuidado, podía llegar a 1 día de batería.

A nivel de diseño decir que me gusta mucho. Desde lejos no lo distinguirías de un reloj sport tradicional. Está muy conseguido. Caja de acero con correo de silicona semi-rígida negra. Puesto queda muy bien y no se hace pesado. Cuenta con 3 botones que me parecen muy útiles. El central es para acceder a la ruleta de aplicaciones y el superior e inferior se pueden personalizar como accesos directos a tus aplicaciones preferidas. Una objeción que puede tener es que las correas NO son intercambiables. Tiene un motivo lógico. LG ha integrado parte de la antena del GPS y de Red móvil en la correa. Esto hace que no puedas acudir a cualquier correa para sustituirla. Eso sí, hay recambios en el marcado para cambiar la correo. Eso sí, tiene que ser original de LG y solo hay dos estilos: piel marrón o blanca. Ambas son muy bonitas y combinan muy bien con la caja y el acero.

En cuanto al software, nada que destacar respecto al resto de alternativas del mercado. Wear OS ha sido un cambio bueno para los smartwatchs. Éstos han adquirido entidad propia y tienen sus propias aplicaciones (independientes o complementarias a las de tu smartphone) cosa que te permite salir un día a correr y registrar una carrera que luego se sincronizará con el móvil. O enlazar cascos bluetooth al reloj en vez de a tu smartphone. Independencia. Y dicen que el futuro pasa por una mayor independencia.

Eso sí, LG lo retiró del mercado :O!. Dijo que habían encontrado un fallo y que dejaban de venderlo. ¿Cómo? Yo lo he usado mucho tiempo y no le he encontrado ningún fallo. Era un reloj caro, pero esto permitió que encontraras alguna oferta de segunda mano que la gente se quería quitar de encima. Hoy por hoy ya es más difícil de encontrarlo.

Sensor de pulso, gps, AOD, gran batería, pantalla Oled…. Todo lo que creo que debe estar en un smartwatch está en el Urbane 2.

Gran compra, pero difícil de encontrar. Nuevo es imposible. De segunda mano, aún es posible.

TMAX IRON 2016

Es el “pepino” de los megascooters. Es el scooter al que todos aspiramos alguna vez en nuestra vida. Eso sí, si disponemos de carnet A2 o A (cualquier moto a partir de 20 años).

Con esta moto, que no scooter (luego explico por qué), lo tienes todo lo que esperas del mundo de las dos ruedas: potencia, dinámica de moto, suavidad en el manejo, deportividad cuando la quieres, espacio en disco, frenado bestial, aceleración brutal, electrónica a tope… Por esto digo que es una moto. El chasis, el sistema de amortiguación, los frenos…todo proviene de la ingeniería de motos convencionales. La única diferencia está en las marchas. No hay cambio de marchas. Para mi éste fue el motivo. Éste y el hueco para el casco, no nos olvidemos de lo único que le reconozco como scooter. Lo de no mancharte los zapatos con el cambio de marchas, tiene también mucho valor. Me encantan las motos, pero desde las antiguas Impalas, que se podía cambiar de marcha con la planta del pie, eso de tener que subir marcha con el empeine, afea demasiado los zapatos. Y no me gusta.

La edición que compré es del 2016. Ha salido una posteriormente, pero no me gusta  comparada con mi versión.

Conducir esta moto es una delicia. Si bien es cierto que se siente un poco pesada en parado (en un semáforo) o para subirla/bajarla del caballete central, en marcha la cosa cambia. Se siente muy ágil y dócil. Supongo que acompañan los neumáticos que lleva, la suspensión y el chasis que es, sin duda, lo mejor de la moto. Notas solidez en cualquier situación. Algo que se agradece en asfalto poco cuidados o en viraje cerrados.

El espacio para el caso es muy generoso. Igual demasiado. Y digo demasiado porque no hay espacio para dos cascos, por lo que uno cabe sobrado y sobre espacio. Igual podrían haber reducido ligeramente la anchura o la altura del asiento de la moto sin sacrificar el espacio para el caso. Eso sí, ya que lo tienes, pues lo llenas. Alguna herramienta, chubasquero, papeles….

El consumo es ligeramente elevado. Con un depósito entero (unos 15€ o 12 litros) puedes hacer escasos 150 Km. Igual en interurbano puedes estirarlo un poquito más. Pero poco.

Creo que es una moto ideal para un uso mixto urbano/interubano. En ciudad, no puedes ratear como con una 125cc, pero en vías amplias, vas muy sobrado y puedes manejarte bien entre los coches. En autopista, vas como en una barca. Tranquilo, pero a una velocidad de crucero que no molestas a los coches más ágiles. A veces, incluso, son ellos los que acaban molestando 😉

Es algo cara. Esto también hay que decirlo. 12-13K por esta moto es algo caro. Pero se venden y muy bien. Esto hace que Yamaha no se plantee hacer ninguna rebaja cuando vas a comprarla. Una pena. Eso sí, cuando la escuchas con el motor en marcha, entonces se te pasan todos los males. Es música celestial. Justifica hasta el último euro que te gastas. Además, si la quieres y no puedes conseguir esos 12-13K, siempre puedes recurrir al mercado de segunda mano que también hay alguna oportunidad.

Compra recomendada aunque algo cara.

SAMSUNG GALAXY A8

La serie A de Samsung está pensada para los que no pueden aspirar a la serie S (los flagships de Samsung). Pero no por ello le quitan muchas de las funcionalidades que tienen los hermanos mayores.

He sido un gran usuario de varios modelos de la serie A. Y con todos muy contento. Con el A3 (2017) estaba encantado con el tamaño (4’7″) y su radio. Con el A5 (2017) con su batería y su radio. El que toca en esta entrada, el A8 es una evolución que parte del A5 (cronológicamente detrás), pero después salió el A6 que podría parecer que viene después del A5, pero no. El A6 salió más tarde y con menos funcionalidades que el A5 (no tiene AlwaysOnDisplay, algo fundamental desde mi punto de vista). Pero el A8 que salió a finales del 2017 da muchas más funcionalidades que el A5 o el A6 (posterior). Diríamos que es un producto en medio del S8 y el S9.

Es una terminal que, en mano, no es tan bonito como el S8 o el S9 porque no tiene la pantalla edge (laterales redondeados) pero sí que tiene un acabado 2.5. Es algo más pesado, tiene 4 GB de RAM y capacidad para tener MicroSD aparte de ser Dual Sim. Y todo, en un producto oficial de Samsung España con la garantía y las coberturas que tiene.

Y, como no, me convence por estos temas (por orden de prioridad):

  • La batería es sorprendente. 2 días con tranquilidad. Como referencia decir que los S, nunca pasaron de 1 día y medio como máximo.
  • Led de notificaciones (el primero de la serie A que dispone de él)
  • Reconocimiento facial (el primero de la serie A que lo tiene)
  • AlwaysOnDisplay que permite doble toque en pantalla para activar la pantalla (el primero de la serie A que lo tiene)

Creo que es un salto en calidad para la serie A que debería hacer temblar a la serie S. Solo le falta para igualarle una cámara más buena y altavoces estéreo. Del resto, chapó!

Para más inri, el A8 dispone de doble cámara frontal para realizar selfies mucho más creativos y que ninguno de sus hermanos mayores disponen. Un puntito para el A8.

Nada que destacar en muy positivo ni en muy negativo. De hecho, nada negativo ya es decir algo muy positivo. Una compra recomendada. Es casi un S9 pero a la mitad de precio o menos.

Si el tamaño no te importa, es un terminal muy equilibrado en precio.