LG WATCH URBANE 2

LG no ha parado de sacar opciones de smartwach. De los primero que lo sacó (LG Watch) y lo hizo muy bien. Ha tenido varias series. Después del cuadrado LG Watch vinieron el LG Watch G (redondo), el LG Urbane, el LG Urbane 2 y posteriormente dos modelos que no llegaron al mercado europeo: LG Watch Sport y Style.

El LG Watch Urbane 2 del que tratamos es, para mí, el mejor de todos. Incluido mejor que el LG Watch Sport que sí que pude adquirir en USA y que funciona bien pero con muy poca batería.

Centrándonos en el que nos toca, decir que tiene todo lo mejor de Wear OS, lo mejor de LG (pantalla Oled) y una batería uno 25% más grande que el resto de smartwatch del mercado. Bien es cierto que ocurre así porque el reloj es ligeramente más grande que el resto. El motivo de que LG metiera más batería tampoco fue caprichoso. El motivo principal es que el Urbane 2 tiene la opción de meter una tarjeta SIM. Su objetivo era conseguir un smartwatch completamente independiente de un móvil. Puedes recibir llamadas y SMS y disfrutar de cualquier comunicación de datos que sea necesario. Eso sí, a coste de consumir mucha más batería. Este era el handicap. Ahora bien, si no utilizas el tema de la SIM (que siempre podrás rescatar en el futuro), entonces la batería te “la quedas” para lo normal en un smartwatch. Y es en este caso cuando el reloj se vuelve un monstruo de batería. Puedes estar 2 días completos en uso incluso con la pantalla siempre encendido (sistema AOD). Maravilloso comparado con anteriores modelos que, con mucho cuidado, podía llegar a 1 día de batería.

A nivel de diseño decir que me gusta mucho. Desde lejos no lo distinguirías de un reloj sport tradicional. Está muy conseguido. Caja de acero con correo de silicona semi-rígida negra. Puesto queda muy bien y no se hace pesado. Cuenta con 3 botones que me parecen muy útiles. El central es para acceder a la ruleta de aplicaciones y el superior e inferior se pueden personalizar como accesos directos a tus aplicaciones preferidas. Una objeción que puede tener es que las correas NO son intercambiables. Tiene un motivo lógico. LG ha integrado parte de la antena del GPS y de Red móvil en la correa. Esto hace que no puedas acudir a cualquier correa para sustituirla. Eso sí, hay recambios en el marcado para cambiar la correo. Eso sí, tiene que ser original de LG y solo hay dos estilos: piel marrón o blanca. Ambas son muy bonitas y combinan muy bien con la caja y el acero.

En cuanto al software, nada que destacar respecto al resto de alternativas del mercado. Wear OS ha sido un cambio bueno para los smartwatchs. Éstos han adquirido entidad propia y tienen sus propias aplicaciones (independientes o complementarias a las de tu smartphone) cosa que te permite salir un día a correr y registrar una carrera que luego se sincronizará con el móvil. O enlazar cascos bluetooth al reloj en vez de a tu smartphone. Independencia. Y dicen que el futuro pasa por una mayor independencia.

Eso sí, LG lo retiró del mercado :O!. Dijo que habían encontrado un fallo y que dejaban de venderlo. ¿Cómo? Yo lo he usado mucho tiempo y no le he encontrado ningún fallo. Era un reloj caro, pero esto permitió que encontraras alguna oferta de segunda mano que la gente se quería quitar de encima. Hoy por hoy ya es más difícil de encontrarlo.

Sensor de pulso, gps, AOD, gran batería, pantalla Oled…. Todo lo que creo que debe estar en un smartwatch está en el Urbane 2.

Gran compra, pero difícil de encontrar. Nuevo es imposible. De segunda mano, aún es posible.

SAMSUNG GEAR 3

Después de experimentar con muchos tipos de relojes con Android Wear (ahora conocido como Wear OS) , mitad necesidad y mitad por capricho, estuve una época usando un iPhone7. No sé si habéis podido experimentar alguna vez de unir un smartwatch con Wear OS con un dispositivo iOS, pero, bajo mi punto de vista, la funcionalidad de la pareja es inservible. Un reloj caro que solo te informa de ciertas cosas. No sé, no es lo que busca alguien como apoyo a un móvil.

Lo dicho, fruto de la nueva situación de moverme con un iPhone7, busqué y encontré el smartwatch de Samsung. Y me pareció una idea genial y conciliadora. Es el único smartwach que funciona indistintamente con Android (cualquier Android, no tiene porqué ser Samsung) y con iOS. Me pareció genial porque, así, podríamos alternar entre Android e iOs cuando quisiera.

La primera experiencia ha sido genial. Sobre todo sorprendido con la duración de la batería que, sin problemas, llega a dos días completos. Incluso con la toma de frecuencia cardiaca con regularidad, la batería del reloj es genial (comparado con los anteriores smartwatches que había probado). Otra cosa importante es que la cantidad de esferas de reloj que puedes montar y/o comprar es inacabable. Decenas de miles. Es difícil no encontrar una que no te guste.

A nivel estético, si no te acercas mucho, no parecería un reloj inteligente. Parece uno deportivo tradicional de buen aspecto. La correo de silicona dura, es fácil de usar y cómoda. El peso es normal al igual que las dimensiones. Todo muy tradicional.

A nivel funcional y de software creo que tiene grandes aciertos. Usa Tizen (SO propiedad de Samsung) y no Wear OS. La pantalla se ve genial en cualquier condición de luz, responde bien tanto a los botones laterales (configurables) como la corona que es funcional y ayuda a moverte por los menús. Tienes acceso directos a aplicativos del reloj (salud, tiempo, calendario) que se gestionan muy bien con la citada corona. La configuración es sencilla y muy completa. Puedes cambiar muchos aspectos (y no solo estéticos). Las aplicaciones existentes, también son muy numerosas. Encontrarás todo lo que necesites EXCEPTO un navegador para el reloj. No hay ninguna buena opción. Así como Wear OS tiene una versión MUY buena de Google Maps, en el relog de Samsung no se encuentra esa opción o bien la opción que puedes encontrar va ligada ineludiblemente a una aplicación en el smartphone. Lo echo en falta.

El software que trae para la Salud (Samsung Health) es lo más potente que aporta tanto a un sistema Android como iOS. La aplicación del smartphone es muy completa pudiendo registrar stress, pulsaciones, pasos, calorías quemadas o ingeridas y, según el smartphone, incluso el nivel de oxígeno en la sangre. Como digo, muy completo. Además, con la ayuda de S Health, puedes vincular estos datos extraídos de Samsung Health con Google Fit. Y de forma bidireccional.

A nivel de almacenamiento, se quedan en los habituales 4 GB. Dan para poner algo de música (para cuando lo usas para ir a correr de forma independiente del smartphone) y bueno, si no te pones toda tu discografía y solo metes tus favoritos, da de sobras. Pero pensad que los 4 GB no son solo para música sino para aplicaciones. Si eres un gran consumidor, tendrás que ir vigilando el espacio.

Poco más que añadir que el único PERO que le encuentro y es que se debe interactuar casi siempre con los botones físicos. Así como Wear OS, puedes tocar la pantalla para activar la esfera y sus opciones, en el Gear S3 solo la puedes activar si te llega una notificación (y aprovechas para tocar la pantalla) o bien activándola con los botones físicos. No me gustan los botones físicos. Creo que la electrónica ya da para evitar el contacto de lo físico.  Éste es el gran motivo por el cual he vuelto a Wear OS. Incluso aunque me impide usar iOS de forma esporádica, pero prefiero la usabilidad del SO de Google que no el de Samsung.

Pero no es una mala opción de compra. Creo que acabaré rescatándolo si, al final como dicen, Samsung vuelve a incorporar como sistema operativo Wear OS en vez de Tizen. Mejor integración.

HUAWEI WATCH

Mucho tardaba este fabricante chino en sacar un smartwatch. Eso sí, lo ha hecho por la puerta grande. Único modelo que tiene el frontal de zafiro (muy caro de fabricar), y con el adelanto de contar con un altavoz.
Diseño muy elegante y cuidado. Muy similar al nuevo Moto 360 V2 (no sé cuál fue antes). Creo que es, de todos los smartwatch que he podido utilizar el que mejor prestancia tiene. Las watch-faces que trae también son muy elegante y, creo, pasarían por un reloj normal de lujo. Aquí es donde Huawei ha hecho un muy buen trabajo de diseño. Es la parte en la que pueden diferenciarse también del resto de fabricante.
Bien es cierto que en la Play Store puedes encontrar wtachfaces de todos los tipos y gustos, se agradece que, de forma nativa, el fabricante incluya diseños muy cuidados.
El precio te echará para atrás a la hora de comprar este smartwatch, pero recuerda siempre la esfera está realizada de zafiro y esto no es común y es muy caro. Si el precio es un problema o prefieres no estirar tanto tu presupuesto podrías optar por el Moto 360 V2. Eso sí, olvídate del altavoz. Insisto en este punto porque cuando te acostumbras a tenerlo, luego resulta incómodo no tenerlo en otro modelos.

ZENWATCH 2

De la misma forma que Motorola sacó su Moto 360 2, Asus ha sacado su Zen Watch 2. Y, de la misma forma que Motorolo apenas varió el diseño, Asus tampoco lo ha hecho. A la vista son casi idénticos, pero a nivel de hardware han añadido uan cosas muy buena: el altavoz.
De la misma forma que Huawei lo ha incluído en su primer smartwatch, Asus ha decidido introducirlo en su evolución del anterior modelo de smartwatch. Todo un acierto desde mi punto de vista.
Y, de la misma forma que Motorola otra vez, nada nuevo que aportar a nivel funcional más allá de las mejoras en el funcionamiento de la nueva versión de Android Wear 6.
Poco más que añadir. Diseño cuadrado (no hay muchos smartwatch cuadrados. Todos tiran por la esfera), elegante y con la utilidad que le puedas dar a un smartwatch, si se la vieras, eso sí.

MOTO 360 v2

La nueva versión del smartwatch de Motorola. A nivel estético poco ha cambiado. El botón lateral, que ha pasado de la posición media en el lateral derecho a una posición superior también en el lateral derecho.
A la vista parece más un reloj convencional pero, cuando se enciende la pantalla, entonces solo puedes ver esa franja inferior donde Motorola ha decidido poner algunos sensores. En la primera versión del Moto 360 lo hicieron así pero defraudó un poco. Quitaban parte de la esfera del reloj y quedaba feote. Pensaba que en la nueva versión lo iban a evitar. Pero no, no lo han hecho y es un punto negativo. Se parece enormemente al Huawei Watch. No os puedo decir cuál fue antes, pero alguien no ha hecho los deberes a la hora de diseñar y ha mirado a “su compañero”. Eso sí, Huawei aporta una gran ventaja y es que tiene altavoz y puedes atender una llamada desde el propio reloj. Gallifante para Huawei.
A nivel de software, de todos es conocido, las marcas no pueden trabajar mucho sobre Android Wear más que añadir alguna que otra aplicación. Este smartwatch lleva la última versión de Android Wear (la 6) y las bondades del SO son de Android, no de Motorola. Si acaso las pequeñas aplicaciones que puede aportar Motorola añadidas al SO de Android Wear. Pero nada más que eso.
La batería, como todos los smartwach (exceptuando el Sony) dura para 1 día de uso. No lo podrás sacar de ahí. Tampoco ha mejorado en este aspecto.
Si te has de comprar uno, precio por precio, compra el Huawei Watch. Idéntico aspecto, pero con altavoz. Algo que podría resultarte útil en alguna ocasión. Ambos elegantes, eso sí.

HUAWEI WATCH

Los wearables ya han despertado el interés de casi todas las marcas de smartphones. Digamos que todos quieren que sus smartphones tengan la pareja de smartwatch a juego. Y Huawei todavía no había hecho su presentación.
Ahora llega este smartwatch con nombre demasiado evidente (Huawei Watch). Es un reloj elegante pero nada original en su diseño. Es una mezcla del Moto360 y el LG watch R. Del primero ha cogido la esfera grande si bordes y del LG el color metálico. Si en algo puede destacar este reloj y es algo evidente, es que el primero en usar zafiro en la esfera. Ni siquiera el Apple Watch (otro con nombre evidente) lo ha usado por la dificultad de fabricación y el coste que deberían trasladar al usuario.
El reloj es elegante y simple. No tiene sensor de luz ambiental por lo que puede darse alguna situación de difícil visión bajo el sol. En interiores, se ve muy bien. La batería es la peor parte de este reloj. Casi no llega al día de duración y eso, es malo.
El sistema de carga es igual que el del Apple watch (carga por inducción y base imantada) y la carga se realiza bastante rápido.
Quiás, lo mejor que tenga son los watchfaces que trae de fábrica. Muy elegantes cuando la pantalla está activa pero algo sosos en modo ambiente.
Y por último, lo peor. Un smartwatch bastante caro comparado con la competencia justificado, eso sí, por el uso del zafiro. Supongo.
Existen alternativas igual de elegantes y más económicas y están por venir nuevos relojes (de Motorola, por ejemplo) que seguro que le sacan los colores a este modelo.

SONY XPERIA, SIEMPRE

Pues quizás sea fruto tan solo de una apreciación personal pero creo que llevo un recorrido de análisis suficientemente largo como para tener un criterio objetivo. No tiene que ser acertado, solo objetivo.

Sony es un fabricante japonés. Este hecho, que puede parecer falto de argumento, coge peso cuando echas un vistazo a su filosofía de vida. Es el único fabricante japonés que llega a nuestras tierras. El resto de fabricantes se reparten por Asia. Y no es que estén mal sino que Sony tiene otros criterios de calidades y de construcciones. También de diseño, ¿por qué no?

Sony cumple con todos los requisitos que le reclamo a un terminal:

  • Led de notificación customizable
  • Activar pantalla con doble toque
  • “Ok Google” desde reposo
  • Dual-sim (Z3 Dual o el M4 Aqua)
  • Actualizaciones al día (Y por Dios que Sony cumple como el mejor!)
  • Botón directo de cámara
  • Diseño elegante
  • Gran duración de bateria. Más aún con su sistema Stamina, el mejor optimizador de energía que he visto

Y porque a cada renovación que sacan mejoran la anterior.

Eso sí, no se libran de alguna “cagada” como el Z3+ (llamados por Japón Z4) que fue un fiasco. No por culpa de Sony sino de Qualcomm, pero Sony podía haber testado mejor ese procesador para decidir no meterlo en uno de sus buques insignia. Y eso es “cagada” de Sony, sin duda.

Otra cosa que cada vez valoro más de Sony es que, cada vez más, la capa de personalización y el software que trae propietario es cada vez menor. La customización del launcher es mínima y las aplicaciones propias que mete son escasas y, a la par, muy útiles.

¿Significa esto que dejaré de probar otras marcas y/o modelos? No, no sería el objetivo de este blog 😉 Pero estoy convencido que cada producto Sony que pase por mis manos, reforzará esta idea que expongo.

ASUS ZENWATCH

Nuevo fabricante que se sube al carro de los smartwatch. Y por ser el último, parece que ha querido aprender de los anteriores y dedicar verdaderos esfuerzos en diseñar un reloj con un diseño y materiales realmente preciosos. Acudir al oro rosa o a cuero marrón claro es un verdadero acierto de diseño.

Zenwatch tiene un diseño cuadrado pero nada deportivo. Recuerda mucho al diseño de relojes italiano. Si lo ves desde lejos, no puedes imaginar que es un smartwatch sino un reloj convencional y, además, muy bonito.

Evidentemente, al ser un smartwatch con Android Wear, tecnológicamente no aporta nada. Es exactamente lo mismo que ya hemos visto en cualquiera de los smartwatches que han pasado por nuestras manos. Nada nuevo Si acaso las aplicaciones que te puedes bajar en el smartphone vinculado y que ayudan a personaliar tu reloj y a chequear su estado. Nada que sea rompedor.

Si en algo destaca este reloj es que tiene un diseño mucho más atractivo que su competencia y que el precio es bastante competitivo. Obligará a su competencia a bajar los precios seguro.

Por ponerle un defecto, del que no se libran ninguna de sus “hermanos” exceptuando el LG R, es la duración de la batería. Pasaa del día pero poco más.

Si quieres una batería más potente, LG R. Si quieres diseño atractivo, Zenwatch es tu smartwaatch.

LG G Watch R

Nuevo (y redondo) smartwatch de LG. Si en algo es bueno LG es en hacer pantallas (iPhone ha llevado mucho tiempo pantallas fabricadas por LG). LG G Watch ya tenía una buena pantalla pero en un diseño cuadrado (menos elegante) y ahora (con Moto 360 empujando) se ha decidido lanzar su reloj redondo.

La pantalla una delicia. Una verdadera delicia. Pero si hay algo en qué destaca este smartwatch es su batería. Garantizados 2 días completos de uso. Muchos dirán que no es nada, pero os puedo asegurar que es bastante para un reloj cuando todos los demás solo alcanzan con tranquilidad un día y poco más. Al menos te libras de cargarlo cada día.
Por otro lado, la esfera redonda no está sesgada por la parte inferior, como le pasa al Moto 360. El de Motorola, para llevar la pantalla hasta la parte más extrema de la esfera tuvo que recurrir a quitarle una parte de esfera en la posición baja de la misma. a utilizaba para el sensor de luz ambiental. Debes ser un poco hábil para ponerle una watchface adecuada para que no se vea mucho ese “error”.

LG G Watch R ha decidido darle a la pantalla mayor luminosidad, poner algo más de batería y quitarle el sensor de luz ambiental. El resultado es que funciona perfectamente incluso con luz solar.

Lo que no se ha dejado por el camino son el sensor de movimiento, de pasos, de pulso….. en fin, ese tipo de cosas ue utilizarás poco.

El diseño se asemeja más a un reloj deportivo tradicional. Con correa de cuero negro. Muy elegante.

A la espera de tener en la mano el iWatch, el mejor smartwatch deportivo. Pero ojo a la futura entrada del Asus Zenwatch!!!!

Moto 360

El wearable más deseado (con permiso de la maqueta iWatch) para este 2014. El reloj de los relojes. Y no es cosa mía, no. Lo es porque los datos lo dicen: no hay stock. Y no lo hay desde hace tiempo. Uno podría llegar a pensar que se han producido pocos y es posible, pero creo que no, creo que, ahora que lo tengo en las manos (muñeca), está justificado.

Es el primer smartwatch que se diseño con esfera redondo y con sensor de luz ambiental. Aunque pueda parecer baladí, no lo es. Y digo que fue el primero en ser diseñado porque no fue el primero es ser puesto a la venta. Bueno sí, si contamos con ambas características, pero no por separado. El primer reloj que se puso en el mercado con esfera redonda fue el LG Watch R. Pero no tenía sensor de luz ambiental. Mal. El primero reloj que se puso a la venta con sensor de luz ambiental era el Sony Smartwach 3 (entrada en nuestro blog). Pero no tenía la esfera redonda sino cuadrada. Algo deportivo.

Lo que hace al Moto 360 muy atractivo es que tiene la absoluta apariencia de un reloj de vestir. No hace falta tener mucha experiencia en relojes para darte cuenta en poco tiempo de que no es un reloj normal.  La pantalla se ilumina y apaga con cierta frecuencia.  Recibe notificaciones constantemente y la pantalla tiene un brillo inusual 😉

Es cómodo de usar (bueno no es una exclusiva del Moto360 sino de cualquier smartwatch con Android Wear) y el mayor fallo que tenía (la duración de la batería)  ha quedado solucionada con la actualización a Lollipop. Antes de la actualización duraba un día y muy poco.  Después,  dos días bien.  No es que sea mucho,  pero para un reloj con una batería tan pequeña y con tanta notificación no está mal.  Ya vendrá el iWatch para demostrar que no 😉

El smartwatch más recomendable que hay hasta el momento. No mejora el software,  pero sí el diseño.  El todo,  lo hace mejor.