VOLVEMOS A LA CARGA

Bueno, después de una pequeña época de vacaciones, vuelvo a la carga para opinar sobre cosas que van pasando por mis manos. Debido a que este blog solo está editado por una persona, creo que voy a tener que bajar el ritmos de publicaciones a 1 por semana. El ritmos de una entrada cada pocos días no se podía sostener. Es lógico pensar que no hay tantos “gadgets” que pasen por mis manos en tan poco tiempo y que pueda experimentarlos con tiempo suficiente como para ser lo más objetivo posible.

Espero que os guste y que pueda tener vuestras opiniones sobre las entradas que vayan saliendo.

Adelante!

VACACIONES

Bueno, después de un poco de trabajo intenso con este blog (casi 70 entradas), al final toca descansar para coger fuerzas para la próxima temporada. Necesito recopilar información, ver qué objetos o tecnologías puedo analizar para exponer mi humilde opinión.

Os deseo a todos un relajante descanso. Yo os prometo que lo haré.

 

Nos vemos a la vuelta en Septiembre!!!

LASTPASS

Para el que no lo conozca es una especie de caja secreta para todas tus contraseñas. Es un sitio donde unificar la seguridad de tus usuarios y contraseñas y debería un software imprescindible (en inglés le dicen “must-have”)

 
La gran ventaja que tiene este software es que es multiplataforma, es decir, que encuentras el software para cualquier plataforma que se te ocurra. Cualquiera. Ya sea desktop (cualquier navegador) o movil. Repito, cualquiera.
 
Lo normal es instalar este servicio como complemento o plugin del navegador. No tendréis problemas en encotrarlo para cualqueir navegador. Cuando lo instalas configuras la cuenta maestra. Aquí es ALTAMENTE recomendable que la contraseña que pongáis sea muy, muy compleja. Va a ser la llave de entrada al resto de vuestra información segura, por lo que la llave debe ser muy buena.
 
Una vez que tienes configurada la cuenta maestra ya solo queda navegar e ir guardando todos aquellos usuarios/contraseñas que se nos vayan pidiendo. Lastpass se encargará de recordarlos para la proxima vez que visitemos cada sitio que esté protegido.
 
Como funcionalidades añadidas, tiene además:
 
– Auto-login: para que cuando llegues a una web con autenticación, ni siquiera te pregunte si quieres que use el user/password, sino que entre directamente. Es útil en ciertos casos pero no para todos los sites en general
– Password Generator. Excelente función que te genera contraseñas de dificultad personalizable (el generador tiene un configurador muy potente para crear las contraseñas al gusto). Ya no tendrás que pararte a pensar qué contraseña poner, deja que Lastpass decida. Como no tendrás que acordarte…!!!
 
Importante, muchos navegadores ya tienen sus gestores de contraseñas, cierto, pero entre ellos son incompatibles. La única forma de unificar el guardado de contraseñas entre cualquier dispositvo que acceda a Internet es una aplicación como Lastpass.
 
Lastpass tiene coste pero es muy pequeño y te aseguran hacer backups por si ocurre algún desastre. El precio es muy pequeño.
 
IMPRESCINDIBLE!!! 

ANDROID

Sistema operativo basado en el concepto GNU de compartición de código y que se entiende que es abierto por lo que todo el mundo puedo adaptarlo a su gusto (y de hecho, desgraciadamente, lo hacen como veremos más adelante).

En el año 2007 Google se alía con Open Handset Alliance para desarrollar una beta de Android. Un sistema enfocado a dispositivos móviles. Creo que se debió a que Google miró de reojo a su vecino californiano Apple y su comienzo en la andadura de los dispositivos móviles conectables. Como digo, en el año 2007 Google lanza una beta de Android (la versión 1.0, sin nombre) y llega hasta el día de hoy con la versión 4.2 (Jelly Bean). 4 grandes versiones con algunas iteraciones en medio. Los nombres son curiosos. Son nombres de postres ordenados por orden alfabético: Cupcake, Donut, Eclair, Froyo, Gingerbread, Honeycomb, Ice Cream Sandwich y Jelly Bean. Algunos cambios de nombre no corresponden a cambios mayores de versión, pero sí a iteraciones que sufrían cambios importantes.
Tal como he comentado, Android es un sistema operativo para “toquetear”. Google adquiere el compromiso de liberar el código en cada versión para que cada cual que le parezca pueda “customizarlo” a su gusto. Y vaya si lo han hecho!!! Resulta que cada fabricante que se subía al carro de Android quería aportar su granito de arena en el diseño. Todos y cada uno de ellos adaptaba la interfaz de Android a su gusto. Qué ocurrió en ese momento? Pues que los fabricantes dejaron de montar Android puro en sus terminales. Y este, creo, ha sido el gran e inmenso error que Google (Android) ha cometido. En el momento que cada fabricante adaptó Android a su gusto se produjo el mayor mal que podía sufrir un sistema operativo tan incipiente: la fragmentación de versiones.
¿Por qué es un problema la fragmentación de versiones en un sistema operativo y por qué se produce?
La fragmentación de un sistema operativo se produce porque los fabricantes no son tan ágiles como debieran a la hora de actualizar sus “personalizaciones” a las nuevas versiones que Google va sacando de Android. Un gráfico que muestra el % de uso de Android en sus diferentes versiones:
Como podéis observar la última versión de Android (Jelly Bean) solo está presente en el 2’7% de todos los dispositivos Android que hay en el mundo. Jelly Bean lleva con nosotros (SDK disponible) desde Agosto del 2012. Es decir, en 3 meses menos de un 3% de dispositivos han podido disfrutar de las ventajas de una nueva versión de Android.
El motivo de que ocurra esto, como he comentado antes, es porque los grandes fabricantes que copan el 90% del mercado Android (por orden Samsung, HTC, LG y Sony) son EXCESIVAMENTE lentos en adaptar sus interfaces personalizadas y sus funcionalidades “extras” a los nuevos sistemas operativos. Es una realidad, triste pero cierta.
Y qué problemas tiene que exista esta fragmentación de versiones. Pues aunque no parezca muy evidente, el problema básico es la compatibilidad y retrocompatibilidad de todas y cada una de las aplicaciones que terceros desarrolladores hacen para este sistema operativo. Es tremendamente poco funcional que una aplicación deba tener tantas versiones posibles como versiones de Android haya en el mercado. Es evidente que esto es así porque:
– Estos desarrolladores ganan dinero y/o prestigio con sus aplicaciones
– Cuantos más usuarios puedan instalarla, más dinero/prestigio ganan
Por poner un poco de claridad en este asunto, permitidme que compare la adaptación de las nuevas versiones de Android con las nuevas versiones de su principal rival iOS de Apple: En dos semanas desde su lanzamiento IOS 6 estaba presente ya en más del 50% de los dispositivos Apple.
Más allá de la falta de visión de los fabricantes para respetar al 100% la versión de Android, hay que decir que Android es el precursor de muchas de las funcionalidades que ahora nos parecen normales y que en su momento fueron un gran logro. Algunos ejemplos:
– La función Copy&Paste salió primero en Android que en iOS
– La multitarea salió primero en Android que en iOS
– Matar procesos en segundo plano
– El sistema de notificaciones que hoy tiene iOS es casi una copia exacta de lo que Android lleva haciendo hace algún tiempo. Cierto es que Apple ha añadido ciertas funcionalidades (globos, por ejemplo) que mejoran sensiblemente el sistema de alerta de Android a día de hoy.
– Algo tan inútil (como curioso) como las fotos panorámicas salieron antes en Android
Y algunas de las cosas MUY buenas que tiene Android y que iOS de momento no parece haberse enterado:
– Led de notificación. Es GRANDÍSIMO. No lo inventó Android sino Blackberry, pero ahí está.
– Sistema de control de ficheros y directorios conectando por USB
– Posibilidad de conectar un teclado y ratón por Bluetooth
– Widgets. FUNDAMENTAL para mí, los widgets de correo electrónico (tanto Exchange como Gmail)
– Accesos directos de Switch para las conexiones (Wifi, Bluetooth, GPS, Modo Avión…)
– Reconocimiento facial (con parpadeo, eso sí :P)
Me gusta Android. Y me gusta de la misma manera que iOS. Me gustan los ecosistemas. Bueno, no todos. No me gustan los ecosistemas de Microsoft. Una empresa que te vende un producto malo y que no, además de pagar una pasta, no tiene garantía de 2 años (hablando del sistema operativo). Y tampoco me gusta Blackberry aunque reconozco que hubo una época en la que sí. Una época en la que el teclado físico qwerty completo y una batería de una duración de 4-5 días llenaron mi corazón. Luego me traicionó. Y yo a él.
Pues eso, que me gusta Android puro. Sin edulcorante de fabricantes. Sin todas esas maravillosas funcionalidades que los fabricantes aportan y que, al final, no llevan a nada. Hay una que me hizo mucha gracias al verla. Es de Sony y sus maravillosos (¿?) Xperia. Se llama algo así como Economizador de energía. Y yo me preguntaba “joder! ¿Cómo lo harán?”. Simple, desconectaban todo. Casi un modo avión. Así, sí que duraba la batería. Vamos como mi anhelado Nokia 3210!
Android es hoy un sistema muy maduro. Con un recorrido suficientemente amplio como para haberse sabido adaptar a los requerimientos de los usuarios y con una interfaz que, sin llegar a los sibaritas de Apple, es mucho más que decente.
Y si es libre, dos veces bueno!!! 🙂

iOS-Apple

Hablar de iOS es hablar de un ecosistema. Permitidme primero de todo explicar qué entiendo por ecosistema. Un ecosistema desde mi punto de vista significa, crear un sistema en el que una marca protege todos los aspectos que rodean a su tecnología. Es decir: Hardware, Software y Servicios.

 
Y Apple no inventó esto. Apple no inventó lo de proteger su crear su ecosistema ni protegerlo. Quien empezó a pensar en esta solución fue Blackberry. Un sistema operativo propio (bueno, propio no, compartido que luego evolucionó unilateralmente), con un hardware fabricado ex profeso y una granja de servicios vinculados (atados!) a Blackberry. Y funcionó durante muchos años. Blackberry fue un referente. Y no solo en el mundo empresarial. Los terminales con teclado qwerty integrado atraían a los usuarios más adictos a la escritura “social”.
 
Apple (creo) se dio cuenta. Y no fue tarde, por mucho que la mayoría lo creyeran. En el año 2007 (en exclusiva para USA) Apple lanzó lo que sería y demostraría como una revolución en el sector de los smartphones.
 
¿Qué hizo Apple para tener tanto éxito? Un buen producto. Un buen hardware con un exquisito software, unido a un excelente compendio de servicios que, vinculado (atado!) al resto del ecosistema Apple, atrajo las miradas de los que por entonces nos defraudábamos con cada uno de los terminales nuevos que iban saliendo. ¿Y por qué fue tan bueno? o dicho de otra forma ¿qué supo hacer que Blackberry no fue capaz? Un software que aprovechaba un hardware. Y lo hacía como nadie. La interfaz era algo que, aunque no inédito, tenía un look&feel excepcional. Las pantallas llenas de filas/columnas de iconos no las inventó Apple, pero supo darles un diseño atractivo, intuitivo, divertido…. Las pantallas respondían a nuestros dedos (con pantallas capacitativas y no resistivas como solían haber entonces) con una fluidez nunca vista. Y no hacía más que eso: funcionar bien. No sufría lags, no se colgaban las aplicaciones, era una interfaz pura WYSIWYG (What You See Is What You Get).
 
Hay que decir que el iPod fue una buena forma de empezar a dar a conocer un sistema, perdón, un ecosistema. El primer iPhone era un copia exacta de un iPod al que le habían añadido la funcionalidad de poder llamar/mensajear.
 
No fue hasta el 2008 que no llegó el primer iPhone a España. Era 3G y geeks como yo nos chupamos muuuuchas colas para conseguirlo. Llegaban con cuentagotas y solo de la mano de Movistar. Nunca libre. Recuerdo aquel día cuando mi compañero de trabajo y yo estuvimos experimentando con el teléfono, alucinados. Lo mejor que nos había pasado por las manos (Blackberrys, HTC’s, Nokias y demás marcas generalistas). Una experiencia de usuario única, sin igual. Y ambos lo notamos. ¿Tenía algún punto débil? Sí. La batería no se podía extraer y su duración no estaba dentro de las mejores, pero tenía una especie de “aura” que le perdonabas sus carencias.
 
iOS ha ido evolucionando. Siempre para mejor, siempre mejorando el anterior. No digo añadiendo más funcionalidades siempre, pero sí al menos mejorándolas. ¿Lo mejor de esta evolución? Pues que un terminal del año 2008 funciona hoy perfectamente. Probablemente no con todas las funcionalidades pero sí con el 90% de las que usamos a diario. Y esto solo se consigue protegiendo tu ecosistema. Introdujeron el hoy habitual Copy&Paste, la multitarea, gestionar los sonidos de notificación, las notificaciones, Airplay, la integración con redes sociales, …. pero en esencia, es lo mismo que desde el año 2007.
 
Alguna de sus cualidades más apreciadas por mí:
  • La multitarea
  • Cliente de correo Exchange. EXCELENTE!!!!
  • La gestión de la batería (desde el iPhone 4, no antes)
  • El sistema de actualizaciones (demócrata como pocos, comparado con el resto)
  • Gestión de la música: SIN IGUAL aunque venga vinculado a iTunes
  • iTunes Match (lo que compras en un dispositivo iOS lo tienes también en el resto)
  • Fotos en Streaming (cualquier foto en la nube y al instante!!!! :P)
  • Que es una plataforma de referencia. Si sale una aplicación de un tercero, primero para iOS (en la inmensa mayoría de los casos)
  • Sistema multiplataforma: iOS sirve para iPhone, iPad, iPod, AppleTV (e intuyo en futuros gadgets o equipamientos electrónicos)
  • Las aplicaciones que te descargas (pagues o no) son de una calidad media-alta. Y lo es por el trabajo auditor que hace sobre cada una de ellas un equipo muy extenso de ingenieros en Apple.
Y algunas de sus puntos débiles:
  • Que es lo mismo desde el 2007. No ha cambiado en su aspecto en absoluto excepto en ligerísimos temas de personalización
  • No tiene ni permite widgets. Algunos son muy útiles 🙂
  • Que su afán por proteger su ecosistema impide que los usuarios disfrutemos de vez en cuando de aplicaciones de terceros que serían muy útiles (véase Google Maps o Jailbreak)
  • La forma que tiene de licenciar sus patentes para que terceros fabricantes de accesorios puedan ofertar productos también originales (véase conector de 30 pines o actualmente Lightning)
  • Lo apartado que se muestra siempre Apple de los standards que la mayoría de fabricantes han pactado. Incluso pactos que la propia Apple firmó y no va cumpliendo (Véase incluir el conector microusb)
 
Soy usuario de iOS desde el año 2008. Soy usuario de OS X desde 2007. Soy usuario de iPhone, de iPad (en todas sus versiones excepto de la última, la 4ª generación), AppleTV, Mac y vagamente de iPod (modelo nano de 5ª generación). Agradezco comprar música en mi portátil (Macbook Air 11″) y que cuando cojo cualquiera del resto de gadgets marca Apple, ahí tengo mi música. Y mis fotos. Y mis pelis. Y mis vídeos. Y los componentes de mi familia que tienen dispositivos Apple lo mismo. Mi mujer ahora hace una foto, y yo la veo en mi iPhone, mi Mac o mi iPad. Simple, pero complicado de hacer. ¿Experiencia de usuario? MUY buena.
 
Apple ofrece soporte por mail, por teléfono (incluso te llaman ellos en el horario que les digas. Comprobado). Tienen tiendas con trabajadores ultra-amables. Siempre responden. Siempre en positivo. Siempre con buenas formas y con una proactividad fuera de toda duda. ¿Qué marca tanto de hardware como de software hace eso? Nadie!!! Y es un “nadie” rotundo y exasperante. Microsoft te vende un sistema como Windows Vista y si no funciona, ¡te jodes! Nada de soportes, ni de garantías ni ostras (excepto 90 malditos días). Si tienes un problema con un Samsung ¿qué haces? Ir a un “destripagadgets” autorizado. Mal, muy mal!
 
Decir que también soy usuario de Android. De los buenos y de los malos. De los de ecosistema Android y de los fabricantes que pervierten el mismo. De productos Google y del resto de mal-fabricantes (véase Samsung, HTC, Sony…). Hablaré en otro post de Android. Es un tema largo que debo tratar a parte, pero lo comento porque a veces, comparar lo que tiene uno u otro descubre carencias en el “rival”.
 
Decir que la reciente competencia entre ecosistemas Apple y Google hace, y va a hacer, que ambas plataformas se vuelvan más competitivas en la evolución de sus productos. Y de estos solo saldremos beneficiados los usuarios.
 
Añadir que yo no soy un gurú de estos temas y por eso los “grandes” están subiéndose al carro: Microsoft, Blackberry (evolucionado eso sí), Facebook (en breve se verá si crea su propio hardware como creo), futuros sistemas operativos como Tizen (evolución de Meego) para que Samsung proteja su ecosistema de hardware que ahora corre con Android (edulcorado, eso sí) y los que vendrán 😉
 
Creo que no me olvido de nada. La verdad es que se puede, y se hace de hecho, escribir libros sobre iOS y Apple 🙂
 
Gracias por leernos y darnos tu opinión!!

EMPEZAMOS!

Miultimacompra.com quiere ser un blog en el que juzgar, después de haber probado durante suficiente tiempo, productos y/o servicios que bien he adquirido yo, cualquier producto o servicio que he adquirido yo mismo o bien que lo ha adquirido cualquier persona y quiera compartir sus opiniones cuando están basadas en un uso intensivo del algún producto/servicios y con verdadero conocimiento de causa.

No pretende ser un referente técnico. Sólo transmitir las sensaciones que nos ha transmitido un producto o servicios que hemos comprado/contratado.

Este blog está abierto al contraste de opiniones pero nunca a las discusiones. No será el foro adecuado para oponernos sobre los gustos y/o opiniones de nadie. Cada uno dirá la suya y podrá contestar a cualquier comentario pero SOLO de forma constructiva.

Os animo a que participéis, cuantos más seamos, más ayudaremos a los que en el futuro quieran utilizarnos de consulta.

Saludos.