SAMSUNG GALAXY S8

Esto sí que es innovar! Bravo por Samsung!

Y es que el mercado de los smartphones está saturado. Nadie da su brazo a torcer. Nadie arriesga a dar un giro en esto de los terminales móviles. Todas las marcas siguen sacando terminales prácticamente iguales a sus antecesores. Da miedo sorprender por si no tiene una buena acogido. Eso puede hacerte desaparecer del mapa de best sellers. Un peligro mercantil, sin duda.

Y qué hacen? Pues continuismo. Ni siquiera Apple, adalid del diseño, se la juega. Lleva 3 años sin cambiar un ápice sus modelos. Cambian cosas del interior (que no digo que no sea importante) pero no son capaces de revolucionar.

Y viene Samsung (que no es nuevo) y se atreve a hacer las cosas diferentes. En los modelos Edge (tanto 6 como 7) aposto por las pantallas curvas 3D reales (que interactúan con el tacto). Algo que a no todo el mundo le gusta pero que, al menos, se le ha de reconocer que fue original.

Ahora se han plantado con el S8 y su “pantalla infinita”. Una delicia. Una maravilla técnica. Este diseño sumado a sus incomparables paneles SuperAmoled QVGA es algo que las demás marcas no podrán conseguir. Si acaso Sharp, pero no está presente en el mercado europeo.

El Samsung Galaxy S8 ha conseguido meter 5’8 pulgadas de pantalla en un terminal sensiblemente más pequeño que el más pequeños de los 5’5 pulgadas que puedas encontrar. Una delicia en la mano. Un frontal completamente limpio. Sin botones. Un lujo verlo. Es imposible que no te guste en cuanto a diseño.

Y por dentro, no es peor. Procesadores en 10nm. Lo último de lo último. Potencia sumada a eficiencia energética. All-in-one.

Terminal muy cómodo de usar, nada pesado y que todos los que te rodean lo miran y te preguntan por él. El   terminal del 2017, sin duda (y a la espera de lo que ofrezca Apple en septiembre).

Como pega, que siempre me gusta ser algo crítico con todos, decir que el precio es muy elevado todo y que, según van pasando los meses, el precio va bajando. Supongo que pasado vacaciones y, a las puertas del lanzamiento del iPhone 8 (o como quiera que se le llame), la reducción de precio será más sensible.

Por último, dejadme hablar del sensor de huellas. Este punto es importante porque, a la vista de los comentarios que van surgiendo, parece que tal cual vino (el sensor de huellas), tal cual se va a ir. O mejor que irse, substituir por un reconocedor facial o de iris. Y el Galaxy S8 ya tiene ambos. El motivo de que haya incluido éstos (más innovación si me lo permitís), es que ha tenido que relegar el sensor de huellas dactilares a la parte de atrás del terminal móvil. Entiendo que por el diseño de su pantalla plana y limpia y la imposibilidad de poner insertar un sensor de huellas debajo de la pantalla como parece que Qualcomm quiere conseguir.

He de decir que el reconocedor facial y iris funciona muy bien. He realizado varias pruebas y no es posible engañarle. Seguro que algo se inventan, pero poniendo una foto mía delante de la cámara, el sensor no lo daba por bueno. Eso está bien. El problema que le veo es que, si quieres ver una notificación de un e-mail o un mensaje, el terminal no te va a permitir hacerlo solo sobre la pantalla de bloqueo porque, a poco que reconozca tu cara, desbloquea el terminal. Aunque no quieras. Y eso, no me resulta productivo. A veces, solo quiero mirar las notificaciones para poder eliminarlas. Pues no va a ser fácil con el sistema de reconocimiento facial activado, a no ser que mires el teléfono con mucha inclinación. No sé, no me parece práctico.

Con estas pequeñas objeciones (que igual para ti no lo son) y contando con el precio descendiente que intuyo, el mejor terminal de gama alta del 2017. Compra muy recomendable.

ONEPLUS 5

Y vuelve a la carga Oneplus con otro de sus mal llamados “flagshipkiller” 🙁

Últimamente, Oneplus nos tiene acostumbrados a aumentar la frecuencia en la que saca sus terminales. Si no puede evolucionar un modelo? Pues saca una evolución. Es lo que hicieron con el Oneplus3 y su “hermano mayor” Oneplus 3T. Al poco de sacar el Oneplus 3T (revisado en este blog y en el que lo que más nos gustó fue la inclusión del color midnight black), se han lanzado a sacar el 5.

¿Y por qué no el 4? Pues resulta que el número 4 está gafado en china porque, en chino, el número 4 se pronuncia prácticamente igual a la palabra “muerte”. Por este motivo, han sacado el 5.

¿Y qué ha de nuevo viejo? Como decía aquel. Pues nada. La inclusión del último procesador de Qualcomm de turno y la tan manida doble cámara posterior. Muy, muy novedoso, no sería.

Sin embargo, he de decir que el terminal está muy bien. Como sus predecesores. Es decir, la continuidad del diseño (comparado mucho con el Iphone 7 Plus y que yo no comparto), es una garantía. Si tiene éxito tu diseño, ¿por qué arriesgarse a cambiarlo y que defraude? A mí me gustan sus teléfonos, pero sigo encontrándole la pega del tamaño.

Mi mano pequeña le cuesta acostumbrarse a las 5’5 pulgadas. Al menos, a las 5’5 pulgadas con marcos. Por muy pequeños que sean. Ahora hay una tendencia (que arrancó con el Xiaomi Mix) de hacer terminales con una gran pantalla (incluso más que 5’5) pero que ocupan como un 5 pulgadas. Esto se consigue eliminando los bordes. Algo así como hacer todo el frontal pantalla. Digo yo que se pretende seguir creciendo, pero teniendo en cuenta que solo los altos jugadores de baloncesto pueden manejar terminales de más de 5’5 pulgadas.

Oneplus 5 no lucha por la reducción del tamaño del terminal si no por la continuidad del diseño. Los “manopequeñas” nos tendremos que resignar y optar por terminales que vayan desde las 4’5 a las 5’2 pulgadas. Y como hay cosas buenas…. Pues a por ellas!

Decir de este terminal que sigue teniendo las mismas cosas que me gustaron de sus predecesores y que le saca una gran ventaja a sus competidores. Entre ellas destacaría:

  • Meter mayor batería y autonomía en un terminal muy fino.
  • Botón capacitivo. No hay sistema mecánicos de pulsación a parte del volumen y el botón de encendido.
  • El tema “Oscuro”. Algo MUY fácil de hacer y que parece incomprensible que no todas las marcas lo hagan. Un sistema de ahorro de energía muy importante.
  • 8 pedazos de GB de RAM. Necesarios? No, pero el terminal va como un tiro.

Y en la parte negativa, lo único que le veo es que NO se puede programar el “No Molestar”. Oneplus quiere seguir defendiendo a capa y espada su Alert-Slide (botón lateral físico para pasar a silencio y a no molestar, como lo tiene iPhone) y no quiere meter la opción de programar el silencia. Es una crítica pero que sepáis que es un problema solventable con una pequeña App que se llama Tasker que permite programar esos silencios. Pero no estaría mal que OnePlus atendiera esta petición que sé que se le ha hecho. Y he de decir que Oneplus es de los fabricante que mejor contacto tiene con sus usuarios. Con diferencia.

Si te gustan los terminales de 5’5 pulgadas y Android es tu sistema, creo que es el mejor terminal que puedes comprar hoy en día. Bueno, con permiso del Galaxy S8 que en breve comentaremos en este blog.

Compra recomendada para “manosgrandes” o quien no le importa tener que manejarlo siempre con dos manos.

ANDROID NOUGAT

Nueva versión de Android y una clara apuesta  por dos grandes conceptos que harán de ellos la gran convergencia que parece que se pretende hacia un dispositivo que haga de portátil, tablet y móvil:

  • Multitarea mucho más eficiente y productiva
  • Muchísimo mejor sistema de ahorro energético

Creo que serían los dos grandes rasgos a destacar de esta versión. Existe un gran listado de nuevas funcionalidad y mejoras en esta nueva versión. Desde estéticos (continuidad del Material Design) hasta de seguridad, pero a la práctica, pasarán desapercibidos para el gran público.

La diferencia entre Marshmallow y Nougat no ha sido tan evidente como lo fue pasar de la 5 a la 6. En esta ocasión, creo que se han mejorado mucho aspectos relacionado con la optimización de código y potenciar aquellas características que se podían mejorar sensiblemente.

Por poner un ejemplo, Doze (sistema de ahorro de energía de Android 6) ha mejorado considerablemente el consumo en momentos de no uso. En cifras. Una noche del mismo terminal con Marshmallow, el consumo de pasar una noche (de 22h a las 8h) podía ser de entre el 10-15%. En Nougat, Doze ha conseguido bajar ese uso a solo un 5%. Eso significa que sabe entender mejor cuando el terminal no está en uso y suspende la mayor parte de la actividad que se da en segundo plano.

El otro punto destacable es la posibilidad de usar la multifunción de forma real. Ahora, puede dividir la pantalla de tu smartphone en dos partes y puedes insertar en cada una de ellas una aplicación para poder ir usando dos simultáneamente. Esto antes era parecido pero muy limitado. Las dos ventanas abiertas simultáneamente era muy difícil, pero podrías ir alternando.  Si bien es cierto que algunos fabricantes (como Samsung) sí hacían lo de la multiventana, ahora de forma nativa, cualquier Android debería poder hacerlo. Y de una forma más familiar para todos los Androids.

Otro de los puntos interesantes de Nougat es que añade una cierta permisividad a que aplicaciones de terceros puedan acceder al bloqueo del terminal. Algo que teníamos en Lollipop y que se perdió (un poco por exceso de celo) en Marshmallow. Así pues, algunos launchers pueden volver a tomar el control sobre cómo se bloquea una pantalla. Para mí, es muy útil.

Estoy comentando en esta entrada la séptima versión de Android, pero ya está en fase final de desarrollo la nueva versión (de momento se conoce como “O”). Esto lo que muestra es que, desde que se lanza una versión nueva, hasta que llega de forma general a los terminales de muchas marcas, pasa demasiado tiempo. Algo que se suele criticar mucho a Android y que con la nueva versión (la “O”) pretende cambiar radicalmente. Los fabricantes van a poder implantar su capa de personalización sobre un módulo a parte para que puedan ir actualizando Android Stock cada vez que haya una nueva versión y de forma casi inmediata. Promete mucho, luego a ver en lo que queda.

SONY XPERIA XZ

Tuve mi época de Sony’s Xperias. Era el fan número uno. Un gran defensor de la marca. Bueno, y sigo siéndolo, pero no en su segmento de smartphones.

El motivo principal de este cambio es que descubrí el ahora desaparecido Cyanogenmod. Este sistema operativo alternativo te permitía “toquetear” mil parámetros de configuración del terminal. Cosa a la que te acostumbras muy rápido. Y la vuelta atrás es muy difícil. Fruto de este hábito, la  situación del menú de navegación de Sony, comenzó a hacérseme incómodo. Acostumbrado a que el botón “hacia atrás” estuviera a la derecha del botón “home” en Cyanogenmod, Sony lo ponía a la izquierda del botón “home”. Me es incómodo acceder con el pulgar (dedo que suelo utilizar para manejar el menú de navegación) llegar a la izquierda inferior de la pantalla. Si a esto le sumamos que otros terminales móviles ya han modificado Android para permitirte intercambiar estos botones de navegación (aceptando que al usuario le gusta es personalización), es lógico pensar que uno se acostumbre a ello.

Pero Sony no lo ha hecho. Sony prefiere mantenerse más cerca de Android Stock (que también usa la misma configuración) por lo que, desde mi criterio, tiene un punto negativo.

El otro punto negativo que tiene, y es de mayor importancia, es que todos mis terminales son Dual Sim. El motivo de esto es que manejo una línea profesional y otra particular. Me gusta distinguir por dónde me entra una llamada. Y me gusta decidir cuándo es mi momento personal y cuándo el profesional. Para distinguirlo, uso diferentes tonos de llamada. Incluso, en mi terminal de fin de semana/festivos, la línea profesional tiene asignado el tono “ninguno” para que no me moleste. Me entero que me han llamado cuando miro el teléfono, pero la llamada no es intrusiva en mi descanso. Bien, pues todo esto, solo lo puedo hacer si el software que controla Android permite configurar diferentes tonos de llamadas para las diferentes líneas de teléfono. Y Sony, que lo hacía hasta Marshmallow (Android 6), ha decidido eliminarlo. Puede parecer una nimiedad, pero para mí es imprescindible.

He leído en diferentes blogs técnicos de Sony que dicen que no se puede hacer. Es algo muy extraño cuando marcas tan importantes como Xiaomi, Samsung o Oneplus, sí lo pueden hacer en Nougat.

En cuanto al diseño, Sony no ha variado mucho el estilo que ha venido realizando en toda la serie Z. Creo que no es del todo mala la idea y que la continuidad les hace diferenciarse de la competencia con un estilo propio. Cristal delante y detrás con la ya superusada curvatura 2.5. Un terminal algo voluminoso, pero cómodo en la mano.

Lo mejor de todo, y creo que es el punto diferencial con el resto de fabricantes que no usan un panel Amoled/SuperAmoled, es cómo muestran los colores en el panel IPS. Creo que Sony es, en este punto de la pantalla, quien mejor explota la tecnología IPS. Tienen un sistema Triluminos que aviva los colores en un panel que, normalmente nunca le sacan el resto de fabricantes.

Tiene un coste algo elevado para la media, pero es cierto que la calidad es también mayor. Ofrece un sistema de batería Stamina muy personalizable que te permitirá sacarle jugo a una batería que, ya de por sí, es muy buena y, de nuevo como referente, la cámara de fotos.  Rápida, precisa, pero algo de pobreza a la hora de reflejar los colores.

Hay que recordar que Sony es uno de los fabricantes que mejor continúa el soporte de actualización de Android de todo el mercado. Tan pronto sale una versión nueva de Android, Sony confección un calendario de lanzamiento que cumple a rajatabla. Algo meritorio en un mercado tan y tan fragmentado.

Si eliges la opción del Xperia XZ mono-sim, creo que podrás gozar de este terminal.

Un compra recomendada si no tienes problemas de presupuesto.

ONEPLUS 3T MIDNIGHT BLACK

¿Qué puede llevarte a comprar un modelos como el 3T si ya tenía el 3? Pues es una respuesta muy sencilla, el diseño en color negro puro. Algo que, desde el principio, eché de menos. Me encanta el color negro en todo el terminal. La mayoría de modelos de móvil que salen en negros, lo estropean con los bordes grises, con detalles en otros colores. Hacía mucho tiempo que, desde el Galaxy S7 Pearl Black negro o el nuevo iPhone 7 black (o el Piano Black), no salía un modelo que fuera negro al 100%.
Oneplus ha podido percibir que es una demanda generalizada y lo ha creado. Pero no es más que eso, diseño negro puro. Con todo lo bonito y con todos los riesgos que ellos conlleva (a nivel de roces o golpes).3
A nivel técnico, Oneplus 3T aporta mejoras en el procesador y en la batería. Todo ellos sin perder potencia ni autonomía. Un buen trabajo de diseño funcional.
Si habéis leído algunas de las entradas de este blog, sabréis que OnePlus es mi marca favorita. Siempre acierta. El binomio hardware/software es perfecto. Actualiza siempre muy rápido (la primera en traer 7.1.1 a un terminal NO Google) y con una comunidad de desarrollo leal y muy potente.
Si quieres cambiar de terminal, no te molestan sus 5’5 pulgadas y el precio es contenido, SIN DUDA, éste es tu terminal.

MEIZU 6 PRO

Un terminal móvil chino que pretende disimularlo con una apariencia de diseño muy europeo. Y la verdad es que consigue engañarte. En la mano se ve muy premium. Cuando lo enciendes, el software está muy cuidado. Hay que decir que los chinos, en el software, están mejorando mucho. Solo falta que quiten todo el bootware que le meten en chino y conseguirán convencerme.
Este terminal tiene una cosa MUY especial y es el botón Home. Tiene un comportamiento no habitual y es que, con gestos, podrás conseguir hacer lo que, en un Android normal, puedes hacer con el botón de atrás y el de aplicaciones recientes. Aunque no me acaba de convencer, admito que, una vez te acostumbras, es fácil de manejar.
Lo que menos me gusta de esta marca es el software. Utiliza una software que se llama FlymeOS. Quieren ser “europeos” pero, a la mínima que rascas, ves que hay chino por detrás. Ni siquiera respetan el orden de los menús. No es nada intuitivo si vienes de otro teléfono Android. Los chinos, como ya he comentado en alguna ocasión anterior, realmente respetan poco las directrices de Google. No digo que deban hacerlo, digo que lo personalizan demasiado y les pasa factura.
Si nunca has tenido un terminal cercano a Android puro, es probable que te guste. Eso sí, ten en cuenta que, como te acostumbres, luego no podrás pasar a marcas más cercanas a Android Stock como Motorola, LG, Samsung, Sony….
Y, por último, otra de las cosas, menos buenas de los terminales chinos, son las actualizaciones. Muy, muy desatendidas por sus fabricantes y, muchas veces, te obligan a hacer procesos raros de actualización. Vamos, que no puedes hacer una OTA update. Meizú, es una de las marcas que lo hacen.
Bonito, barato, bueno, pero no óptimo.

Galaxy A3 2017

Tercera versión para este terminal de gama media de Samsung. Tuve la primera versión y me encantó. Quizás se quedó algo corto en tema de rendimiento, pero era un terminal pequeño, ligero y muy bonito.
La segunda versión mejoró estéticamente pero, a nivel de sistemas, quedaba todavía un poco corto (solo tenía 1’5 GB de RAM). Ni lo probé.
Pero esta tercera versión, han incluido varios temas que han reclamado de forma inmediata mi atención.
Estéticamente, conserva las últimas líneas de diseño de Samsung: las pantallas redondeadas en los perfiles y el uso del cristal en ambos lados del terminal. A nivel de sistema han incluido todas aquellas funcionalidades que un gama alta hace un año que ya tiene pero que los gama media les había costado un poco adoptar. A saber:
– Lector de huella dactilar (y en el frontal, como a mí me gusta)
– Chip NFC
– Últimas conectividades (LTE, Wifi AC, BT 4.1)
– Active Display
-…
Y todo ello en un terminal pequeño (4’7 pulgadas), ligero y muy fácil de manejar. Imprescindible para los “manos-pequeñas”.
El terminal funciona genial. Una cosa que me ha gustado mucho es que, para desbloquear el móvil, no es necesario presionar el botón Home, simplemente con reposar el dedo en el sensor, el terminal ya se desbloquea. Genial! Probablemente no es el más rápido (ahora que se ha inaugurado la batalla de la rapidez de los sensores de huellas) pero es lo suficiente como para que valga la pena este método de desbloqueo versus los habituales PIN o patrón. Una cosa que sí que no me ha gustado es que, el reconocedor de huellas dactilares, solo permite registrar 3 huellas (lo normal son 5) pero es un fallo muy ligero y sobrellevable.
La autonomía es algo espectacular. Había leído alguna review que hablaban de la autonomía muy bien pero al usarlo, te sorprende. Según mi ritmo (unidad con la que comparo todos los smartphones que llegan a mis manos) la autonomía es de, sobrados, 2 días y he llegado a casi 3 días de uso. Lo más que había conseguido había sido con el OnePlus 3 que eran 2 días (un poco al límite).
Una última cosa que me ha gustado mucho es que, el modelo negro, es todo negro. Negro, negro. No gris muy oscuro o negro muy pálido. Negro. Algo que le da una sensación de premium que, según el precio, no tiene.
Si el negro no te gustara, entonces puedes recurrir a uno muy bonito que se llama Blus Mist (me encanta) o el tradicional en Samsung Gold: oro pretencioso.
Si eres un “mano-pequeña”, este terminal tiene todo lo que necesitas (excepto led de notificaciones que lo sustituyen con su, para mí, ya imprescindible Active Display) y con una comodidad de uso y autonomía que le hará ser la envidia de otros modelos muchos más caros.

SONY XPERIA X

En febrero de este año Sony tomó la decisión de abandonar la seria Z que tantos éxitos le había dado para pasar a su nueva serie X. Cambio de nomenclatura y cambio de diseño. Decir que la nueva serie Xperia se compone de 3 hermanos. De pequeño a mayor (de menos potente a más potente) serían:
– Xperia XA
– Xperia X
– Xperia X Performance.
Son los tres casi idénticos (el XA tiene los bordes de la pantalla más ajustados al borde), pero nos dedicamos al “hermano mediano” para poder explicar esta nueva serie de Sony.
Lo que más llama la atención de este cambio de serie es la parte estética. Incorporan el tan manido frontal 2.5D (curvo en los bordes) y abrazan las 5 pulgadas cuando desde el primer Z había optado por las 5’2 pulgadas. Creo que en estos puntos han salido ganando. Pero que conste que lo dice una persona que acepta como máxima diagonal las 5 pulgadas. Igual alguien, con la mano más grande, se queja de esta reducción de diagonal.
Respecto al resto de aspectos de hardware, siguen con el sensor de huella en el lateral (controvertida decisión) e indicar que siguen con el conector microusb como carga, cosa que choca viendo como el mercado está incorporando de forma generalizada el tipo C. Otra cosa importante es que la serie X ha perdido respecto a la serie Z la ausencia de tarjeta de expansión de memoria. Un problema que solventa aportando algo más de memoria ROM (en el caso del dual sim solo, en el de una única sim, esto no ocurre).
En su funcionamiento, nada ha cambiado respecto al Z5. Nada. A nivel de software son idénticos. Cualquier cosa que comenté en el Z5, sirve para el Xperia X. Si acaso, comentar que la pantalla de bloqueo donde reclama el PIN es ligeramente diferente. No me gusta que se puede ignorar una notificación en la ventana de bloque solo para el lado derecho. Si lo haces para la izquierda (como se suele poder en cualquier terminal Android) el resultado es que te pide el PIN. No me gusta y es lo único diferente.
Como ocurría con el Oneplus 3 con OxigenOS, no se puede usar dos melodías diferentes dependiente de la línea telefónica que reciba la llamada. En el Oneplus 3 lo solucionamos poniendo Cyanogenmod, pero en el Xperia X no es posible. Lástima.
Es un buen terminal. NO sorprende pero es cómo en la mano (para mí, más cómodo que las 5’2 pulgadas). Es ligeramente más grueso y mantiene el peso. La batería se reduce sensiblemente lo que aporta menos autonomía (concepto en el que me fijo mucho para valorar un terminal).
Sony es un fabricante reconocido. Uno de los que mejores actualizaciones hace en sus terminales y con soporte técnico telefónico en español, cosa de agradecer. Por todo ello, es una muy buena compra. Ahora que han pasado varias semanas desde que salió, el precio que puedes encontrar es más barato. Cuanto más barato, mejor compra recomendada.

ONEPLUS 3

Desde que conocí la marca Oneplus y su modelo X, he de decir que este fabricante reúne lo mejor de todos los aspectos de los terminales Android. Tengo la sensación que les preocupa enormemente lo que quieren los usuarios y adaptan su diseños y funcionalidades a estas peticiones. Y son chinos! Pero no se nota en nada.
Ya sabéis que mis comentarios del Oneplus X son muy buenos, pues el del OnePlus3 (OP3) no bajan de categoría. Ha sido todo un acierto comprarlo. Tiene algún contra, pero nada que no sea solucionable.
Un terminal de 5’5 pulgadas. Algo grande para mí, pero es cómodo de usar. No voy a engañarte y decirte que no parece tan grande. Lo parece y lo notarás en el bolsillo de forma muy clara. Pero, dentro de lo que cabe, no está nada mal.
Lo primero que llama la atención a primera vista es que el sensor de huellas es el botón de Home  pero no es un botón físico sino sensible al tacto. ¿Tanto costaba? Gran idea Oneplus!!!
Hay un gran “pero”, y es que el sistema operativo (OxigenOS) no me acaba de convencer. Utiliza Marshmallow por debajo, pero la personalización que han hecho no acaba de convencerme porque le faltan algunas cosas fundamentales para un dual-sim:
– Poder elegir el tono de la llamada según la línea por la que entre la llamada.
– Personalizar el color del led según qué notificación te llegue
– Apagar la pantalla de forma táctil sin que sea vea afectada la autenticación por huella. Hay que decir que esto es un error (bueno, no es un error, es una decisión funcional que no comparto) de Marshmallow y no de Oneplus.
Sin estos 3 puntos, me parece incómodo usar su sistema operativo. La solución pasa por mi tan deseado Cyanogenmod. Este SO me permite tener todas las funcionalidad pero con el hardware y diseño que tiene este terminal. Un producto redondo con un SO que se adapta a mis necesidades.
El Oneplus 3 es una bestia. 6 GB de RAM y 64 GB de ROM. Te sobra por todos los lados. Todo va con una fluidez brutal y el acceso a desbloquear el terminal sin apretar un botón físico es muy, muy bueno. Y la velocidad en la que reconoce la huella es la mejor que he visto hasta la fecha.
Sería mi terminal definitivo si la medida de su diagonal no pasara de las 5 pulgadas. A la sumo, aceptaría 5’2, pero cuanto más pequeño mejor. Intuyo que viene al mercado en muy poco tiempo un gran “combatiente” que va a toda velocidad como es Meizu con su Pro 6. Espero poder hacer una entrada de este terminal en breve. Mientras tanto, el Oneplus 3 es mi terminal de referencia.
Imprescindible si las 5’5 pulgadas no son un problema para tu mano.

SONY XPERIA Z5 COMPACT

Si hablaba hace unos días del Z5, este modelo que nos toca es el hermano pequeño del modelo anterior. Lo mismo que se hizo con el Z3 y el Z3 Compact, el Z5 ha venido de la mano con el Z5 Compact. Y, del mismo modo que explicábamos en el Z5, el Compact imitia a la perfección el diseño del Z3 Compact.
Todo lo que decía del Z5 respecto al Z3 se puede decir del Z5  Compact del Z3 Compact. Todo exactamente igual. Todos los pros y los contras se repiten. La única diferencia es que el Compact (como pasaba con el modelo Z3 Compact), no existe modelo Dualsim. Eso quiere decir que, para mí, no se adapta demasiado a mis necesidades. Quizás podría utilizarlo si, en algún momento, me interesara no usar la sim profesional (vacaciones, por ejemplo).
En la siguiente seria X de Sony, ya no va a crear esta pareja de modelo en “normal” y en “compact”. El motivo es que en la seria X usan una diagonal standard (5 pulgadas) y no justificaría sacar un hermano pequeño de tan solo 0’3 pulgadas menos.
Creo que la medida más buena para una mano media-pequeña es la de 5 pulgadas, como máximo. A poder ser menos. Mi horquilla iría entre las 4’5 y las 5 pulgadas. El problema es que cuanto más se aleja de las 4’5 pulgadas, mejores características técnicas suelen montar. Es decir, acudir a las 4’5 pulgadas significa renunciar a mejores procesadores, cámaras, componentes….
Si quieres un terminal pequeño pero muy, muy potente, este terminal es ideal.