SURFACE PRO 3

Usuario de Mac desde hace 6-7 años. Venía del mundo Windows. Era un standard y, me gustara o no, había que usarlo para un mundo empresarial homogéneo. Con Mac, te acostumbras rápido a sus bondades. Cosas simples e inconfusas.

Por temas empresariales, hemos optado por usar escritorios virtuales. Creo que es un gran avance tecnológico para las empresa (ya trataré este tema en otra entrada) y llevo trabajando con Windows 7 en un escritorio VDI bajo VMware desde hace casi dos años. Esta experiencia me ha hecho comprobar lo que ha mejorado Windows en sus sistemas operativos. Más con Windows 8 y 8.1. Y sin dejar de ser un standard.
Sumado a esto, en la empresa también decidimos hace tiempo apoyarnos en “la nube” para externalizar servicios que nos eran críticas para nuestras comunicaciones (básicamente e-mail y centralita IP). Total que llevamos mucho tiempo trabajando con escritorios virtuales y Office365 (incluyendo Exchange365). Esta situación ha hecho que mi visión haya cambiado y que haya apreciado la standarización de Microsoft.
El único punto que me frenaba era que el hardware que tenía que podía encontrar en el mercado era, o bien un intento de copia de mi apreciado Macbook Air, o bien diseños feos o malos. Hasta que llegó Surface Pro 3. Fue como un “amor a primera vista” 😛
Es una tablet profesional. Una tablet “made in Microsoft” lo que me da la garantía global de que un mismo fabricante se responsabiliza del software y del hardware (cosa exclusiva de Apple hasta hacía poco).
SFP3 (abreviatura de Surface Pro 3) es una tablet mejor que iPad y es un portátil mejor que MacBook Air. Es mucho más potente que un iPad y es mucho más portátil que un MBAir. La pantalla es genial (resolución 2K). La batería una maravilla. El soporte trasero que permite ponerlo en modo “portátil” un gran ingenio. La conectividad una ventaja (DisplayPort y USB 3.0) y los complementos (dockstation y teclado-funda) son geniales y perfectamente fusionables.
Solo le encontraría un “pero” que es el sistema operativo. El 8.1 es bueno, sencillo y usable, pero la interfaz Metro ha supuesto que el usuario tenga que acostumbrarse a trabajar en dos entornos: entorno escritorio y entorno tablet. Y en cierto modo son incompatibles. Existen bastantes aplicaciones que debes descargar por duplicado. Una versión para trabajar en modo escritorio y otra para el modo tablet. No es que sea un engorro, pero es algo que, de pensarlo, no creo que lo hubieran hecho. Pero existe una solución: Windows 10. Estamos a pocos días de su lanzamiento y, por lo que he visto en varias reviews, el 10 será la solución a este pequeño inconveniente.
Tenía dudas sobre trabajar con SFP3? Sí pero se han despejado con un par de meses de uso. Ahora ya no voy con portátil y tablet. Ahora trabajo y voy a ver a mis clientes con la SFP3. La portabilidad y la potencia ya no están reñidas. Cambiará esta calificación cuando llegue 10? No, creo que mejorará. Pero os lo diré a finales de Julio o principios de Agosto.
Un punto que me ha parecido importante es la adopción de tecnología 4K para monitores externos. Es algo que muchos dicen (Sony con sus tablets) y que ninguno consigue.
Esta entrada (y otras de otros blogs) las estoy redactando con SFP3 y es muy cómodo de escribir y de “ver”.
Por ponerle un “pero” al equipo en sí mismo (hardware) decir que es algo caro. Bien es cierto que hay una gama muy amplia y que empiezan desde asequible a prohibitivo, pero la más asequible, creo que no tendrá un corazón suficiente para mover bien tanta resolución con Windows 8.1.
Si quieres un “todo-en-uno” y cumplir con el standard que es de facto Windows, este es tu equipo.

LUMIA 830

Microsoft sí, Microsoft. Alguno creo que tengo que probar. Y de entre todos, he elegido el 830 porque era un tamaño acorde al standard actual (5 pulgadas) y con la versión Denim de Windows 8.1.

Todo y que Microsoft ha decidido eliminar el nombre de Nokia de sus terminales y que el 830 es uno de sus último terminales, en el frontal (arriba a la derecha) se ve un claro “Nokia”. Creo que no es un problema sino un virtud.

Las ventajas o desventajas de estos terminales no residen en el hardware. Ya hemos comentado en otras ocasiones que hoy en día el hardware está sobredimensionado para los sistemas operativos actuales, que es todo una cuestión de marketing. En este caso, no es una excepción. Lo cargan de características llamativas pero no necesarias para mover el sistema operativo. Dicho esto, también hay que indicar que Windows Phone 8.1 necesita muy pocos recursos hardware para hacerlo correr. Si sumas la poca necesidad de hardware con un SO bastante liviano, el funcionamiento de este terminal es muy bueno.
El principal escollo de este tipo de terminales coon sistema operativo de Microsoft es que llegaron tarde y después de dos “bestias” como iOS y Android. Estos dos sistemas operativos para smartphone han hecho que cojamos unos ciertos “vicios” a la hora de entender la usabilidad y la comunicación con una pantalla táctil. Las Tiles de 8.1 no son mala idea, sin duda, pero ha llegado tarde porque la gente está acostumbrada al icono y a los widgets. Todo lo que salga de ahí, malo.
Sin embargo, la gran ventaja de Microsoft es la interacción de estos terminales con el resto de productos Microsoft. Óptimo. Y este será su punto fuerte si sabe aprovecharlo: aprovechar la inercia y el dominio de los escritorios para cautivarnos con sus smartpones. Y van por buen camino. Tanto que se han metido de lleno a conquistar el mundo Android e iOS. Han lanzado versiones muy buenas para cada SO de su Office, Outlook, Skype…. Y cada una de sus aplicaciones nos lleva a utilizar el smartphone de la forma que Microsoft quiere. Buena técnica para familiarizarnos con 8.1 y con su futuro Windows 10 (sistema operativo multiplataforma)

Sobre el terminal decir que es grande pero fácil de usar. Estéticamente tiene una apariencia Premium y la pantalla se ve muy bien (no han llegado al FullHD pero se ve muy bien).

Como casi siempre, los Lumia llevan botón dedicado para la cámara (como los Sony) y el acceso a ello es fácil y rápido. La cámara es muy buena (lleva un sensor Sony, cómo no!) y las fotos en cualquier condición de luz son muy buenas.

Si queréis un smartphone Windows, esta es una buena opción. Está su hermano mayor (930) con pantalla FullHD pero que no aporta más que un consumo mayor debido a la pantalla que lo notarás cuando veas que no llegas a una jornada laboral con él. Con el 830 no tendrás ningún problema en llegar a casi dos días completos de batería.

JAWBONE UP

Uno más de los gadgets que están saliendo relacionados con la salud o lo más conocido como “estilos de vida”. Vamos, un sistema para monitorizar tu actividad.

Es una pulsera que va registrando básicamente dos cosas: tus pasos (función de podómetro) y horas de sueño (con intensidad del mismo).

Es de caucho. Está disponible en varios colores (yo elegí azul) y en varios tamaños (mediano). No es muy incómoda de llevar aunque hace falta un pequeño periodo de adaptación.

Su funcionamiento es muy básico. Cargas la batería, que dura aproximadamente 10 días, y te la pones. Cada 2 días la conectas bien a un smartphone (Android o iOS) o bien a un PC o Mac. Cuando lo conectas carga los datos registrados y te ofrece un visión estéticamente muy conseguida de lo que has dormido y caminado. Se puedes establecer retos o metas y puedes controlar cuándo has tenido uno de esos días “perros”.

Jawbone Up tiene una versión inalámbrica que se conecta por Bluetooth 4.0 y que transmite a tiempo real los datos a un smartphone. Es una funcionalidad buena, pero por contrapartida, consume más batería y tienes que cargarla más a menudo.

Existen multitud de opciones actualmente que pueden hacer lo mismo. Incluso Apps para Android o iOS que aprovechan sus chips que controlan ya los pasos. Lo que me hizo decidir por Jawbone fue que funcionaba en cualquier sistema y que no tenía porqué conectarse por Bluetooth cosa que alargaría la vida de la batería.

Es un poco innecesario este tipo de gadgets, pero me llamaba la curiosidad saber qué tipo de actividad y de descanso hago. No creo que me haga variar mi comportamiento, pero si entender qué hago a lo largo de los días y semanas.

DELL LATITUD 6300

Portátil de gama profesional de Dell que compré en el año 2009-2010. Estuve en la fábrica que Dell tiene en Polonia. Una nave impresionantemente avanzada. Las cadenas de ensamblaje eran algo espectacular y vi cómo construían los portátiles y me quedé alucinado. Pensé que debía probarlo.

Lo hice.

Mi sensación inicial es de portátil ligero, bien construído, con buenos materiales y con unas especificaciones técnica realmente asombrosas. Al final nada. Todo esto, no sirve para nada. Ejecutas Windows y éste no le da valor a lo que tienes por debajo.

Una de las cosas que más me irritó de este portátil fue su sistema de seguridad, el lector de huellas. Fallaba 8 de cada 10 ocasiones. Era exasperante. Y no había forma de evitar por él de forma sencilla. Todo estaba liado por un software de seguridad de Dell que lo único que hacía era añadir mucho tiempo en el arranque y muchos problemas de uso corriente del portátil.

Si tuviera que destacar algo de este portátil sería nada. Nada positivo. Creo que es el portátil que menos me ha durado. Una verdadera pena porque no era un equipo barato.

Mi conclusión con este portátil era sencilla. En Dell (como en el resto de marcas generalistas tipo HP, IBM, Toshiba, Sony, Asus, Acer…) irse a equipo de gama baja. Mismo problemas, mucho menor precio.

Bueno, si soy absolutamente sincero, os diría que fuerais directamente a Apple y a sus maravillosos portátiles. Eso sí, si el sistema operativo no es un impedimento en vuestra productividad.

Equipo no recomendable.

GOOGLE DRIVE

Otro servicio más en la nube? Pues no! No es uno más. Y no lo es porque detrás está Google. Eso hace que no sea “uno más” sino uno de los importante.

En este mismo blog ya hemos tratado algún servicio de almacenamiento en la nube (Dropbox). Ahora no vamos a hablar de la utilidad que creo que tienen. A estas alturas, deberían estar fuera de toda duda. No digo que esté mayoritariamente implementado (que lo está pero de forma inconsciente), pero es un concepto que poco a poco va calando entre los usuarios de informática-internet. El hecho de no tener los datos en tu casa supone mayores ventajas que desventajas.

Lo quieras o no, el servicio de almacenaje ha venido para quedarse y pasar a ser algo fundamental en nuestro uso. Sistemas hay muchos: Dropbox, Box, Sugarsync, Skydrive, Owncloud (tu propia storage en Cloud) y, cómo no, Google Drive.

La ventaja de Google Drive consiste en que si tienes una cuenta de Gmail (ahora no me digas que no tienes una! Es del todo imposible! :P), ya tienes una unidad de Google Drive en la nube. Y un espacio para Picassa. Y una cuenta de Google Plus. Y…. Google está metiéndote en todos y cada uno de los productos que va sacando. Su masa crítica de usuarios es su mayor valor, ¿cómo no usarlo para lanzar sus productos?

La ventaja, al final, de usar un producto de Google es saber que tendrás a muchos usuarios que lo utilicen y que será multiplataforma. Y en este caso no puede ser de otra forma. Ya trabajes en Android, iOS, MacOS, Windows para cada uno de ellos también tienes un cliente para Google Drive. Esto te permite tener centralizado tus contenidos, sean del perfil que sea. Tanto particular (docs, multimedia) como profesional (docs) los tendrás siempre centralizados en la nube. Para lo bueno (un solo disco duro para todo y accesible desde cualquier punto) y para lo malo (un hacker podría entrar más fácilmente que si lo tienes en un disco duro USB en tu casa).

Como en el resto de opciones del mercado Google Drive ofrece un escalado de precios para aumentar la capacidad gratuita (que son unos 15 GB). Los precios no son caros comparativamente hablando, ni baratos. Están en la linea.

Tiene un pequeño defecto desde mi punto de vista y es que no tiene una función tan deseada para mí que es el autoupload de fotos desde el terminal que la realices. Es cierto que si tienes una cuenta configurada de Google Plus su cliente ya lo hace, pero creo que no debería ser necesario tener dos clientes (con sus dos logins) para hacer lo mismo que Dropbox (pro ejemplo) con un solo cliente.

Como gran ventaja, la integración con cualquiera de los productos de Google (solo faltaría!).

Si debo elegir, me quedo con Dropbox. Si tengo libertad, me quedo con los dos 🙂

EVERNOTE

Por mi trabajo, necesito poder registrar lo que ocurre en las reuniones para después pasar a todos un acta de lo que hemos comentado
Para hacer este tipo de tarea suelo llevar un iPad con teclado Logitech y estuve buscando hace un tiempo un software que me permitiera una edición ágil y rápida con un iPad y un teclado. Acabé trabajando con Notability. Una aplicación en exclusiva para iOS que hacía todo lo que quería. Además, tenía integración con Dropbox y puedes subir a la carpeta que tú decidas y en PDF copias de todas las notas que vayas tomando.

Realmente Notability cumple su función. Cuando busqué entre diferentes aplicaciones ya existía Evernote. Pero estaba un poco en pañales y no estaba tan presente en tantas plataformas diferentes.

Ahora, la cosa ha cambiado. Ahora, todo el mundo quiere tener Evernote entre su oferta de aplicaciones para cualquier sistema operativo ya sea de sobremesa o de movilidad. En la tecnología que me rodea en mi día a día, utilizo iOS, MacOS, Windows, Blackberry y Android. En todas las plataformas existe la versión de Evernote por lo que la sincronización es algo que es fundamental para mí.

Evernote es una aplicación multiplataforma para tomar notas y que queden reflejadas en cualquiera de los dispositivos que tengas. No aporta muchos más valores que lo destaquen de la competencia. Existen ciertas funcionalidades que sí que ofrece, pero que o le diferencia de su competencia. Entre las funciones que pueden servir de ayuda y que Evernote también cumple.
Creación de carpetas
Posibilidad de compartir carpetas completas o notas simples (por e-mail)
Posibilidad de postear en Facebook, Twitter o Linkedin una nota directamente
Edición muy completa de los textos con inclusión de ntoas de voz e imágines
Geolocalización de la nota
Alertas de notas para continuar después
integración con Skitch

Para qué utilizo ahora Evernote? Pues para casi todo lo que necesita ser escrito y no quiero utiizar papel (es decir, siempre)

Recordatorios
Listas de compras
Entradas en blog (esta entrada está siendo redactada en Evernote)
Ideas locas a comentar

Se ha vuelto imprescindible para mi vida. La recomiendo absolutamente. Para cualquier sistema.

DELL LATITUDE ST

Tablet de Dell con Windows 7.
10 pulgadas, con 3G (opcional), wifi, bluetooth, hdmi, usb, lápiz para pantallas táctiles.. Completo no?

Sí, completo pero ¿funcional?
Negativo.
Una tablet gruesa, incómoda de tener en las manos, pesada, con un tacto de la pantalla bastante deficiente, con un sistema operativo que no está pensado para el mundo táctil.
Le dí una segunda oportunidad instalando Windows 8. Hay que decir que Dell sacó la misma tablet con Windows 8 nativo. Yo se lo instalé sobre un hardware, en teoría, no compatible.
Después de mucho investigar, de pedir ayuda a los compañeros, de googlear y de hacer muchas prueba/error conseguí configurarlo todo menos la conectividad 3G. Bueno, no me hacía falta.
Me gustó entonces?
No 🙁
Pero no porque el tablet no maneje Windows 8 con soltura. Lo hace bien, parece que no hay ningún problema de compatibilidad entre el hardware y el software. El problema es Windows 8. Bueno, mejor dicho, el problema soy y con Windows 8. No me gusta la interfaz Metro. Lo siento. Os prometo que lo he intentado, pero no me hago.
Siguiendo con el análisis de la ST, decir que en general hace todo lo que dice, pero la referencia iPad la tengo demasiado presente. ST es un ordenador disfrazado de tablet. iPad es una tablet y punto.
No digo que la ST funcione mal, todo lo contrario, creo que Dell ha hecho un gran trabajo en la tablet (entendiendo que en la nueva ST todavía mejor, como suele pasar en Dell). El problema es que el conjunto no me acaba de convencer.
Creo que Dell debería pensar en sacar algún bombazo de tablet intentando competir con el “sibaritismo” de los ipaderos.
Producto no recomendable ni como ordenador ni como tablet. En cada uno de los terrenos, se queda en la mitad.

APPLE KEYBOARD WIRELESS

Bueno, solo es un teclado! diréis vosotros. Y sí, solo es un teclado. Pero es un teclado Apple. El tacto es muy agradable y efectivo. Es un teclado reducido que, en mi caso, combino con un Magic Trackpad de Apple. Ambos trabajan de forma conjunta muy bien. Creo que he ganado en productividad, eso sí, a fuerza de sufrir una curva de aprendizaje (más que aprendizaje es acostumbrarte a la situación de las teclas y sus distancias)
En este producto hay dos cosas importantes que me incomodan (aunque me niegue a renunciar a él) y son:
– No dispone de tecla “Delete” o “Suprimir”
– No tiene bloque numérico
Son dos carencias importantes a las que te acaban acostumbrando (a la fuerza ahorcan :P)
Las teclas de Fn son las misma que el teclado completo. Los cursores de dirección están reducidas e imitan al tamaño u posicionamiento de un portátil Apple.
El teclado es Bluetooth. Funciona con pilas AA normales y su duración es muy larga (aproximadamente 3 meses con uso diario).
Tiene un sistema que aletarga al teclado cuando lleva un tiempo sin usarse. Es un modo para ahorrar batería. En cuando apretas una tecla, se “despierta” y se conecta automáticamente al equipo con el que estaba emparejado.
Si puedes obviar el bloque numérico, este es tu teclado (si trabajas en el ecosistema Apple)
Muy recomendable.

DROPBOX

Imprescindible. Es un servicio que eleva al máximo exponente el concepto CLOUD o NUBE. He de decir que me vi obligado a usar Dropbox cuando mi apreciado servicio iDisk fue eliminado y sustituido por algo como iCloud.

En mi búsqueda desesperada por un servicio parecido a iDisk, me crucé con Box, Sugarsync y Dropbox. Después de probarlos durante un tiempo, me decidí por Dropbox. Por qué?

– Aunque distaba mucho de iDisk, era el que más se le acercaba.

– Era multiplataforma real desde el principio (escritorio y movilidad)

– Sistema de búsqueda de fichero ágil y muy práctica

En los inicios de utilizarlo, no me acababa de acostumbrar. Siempre le encontraba “peros” comparándolo con iDisk. Pero con el tiempo, el equipo ha ido haciendo un gran trabajo. Han ido incorporando nuevas funcionalidades y mejorando el rendimiento del servicio. Una de las cosas que más me atrajo cuando lo incorporaron era la carga automática de fotos. Fuera cual fuera el dispositivo que hiciera la foto, al conectarse a una wifi, de forma automática, Dropbox subía las fotos a una carpeta específica en la nube desde donde se podrían juntar y consultar por todos aquellos que tu quisieras (permitieras). Una gran funcionalidad imitada después por los que le van a la zaga (Box básicamente)

Otra cosa buena que tiene es que la compartición de carpetas y/o ficheros es muy segura. Falta añadirle la caducidad a la compartición, pero creo que ya andan detrás de esta funcionalidad.

Comento una cosa como graciosa. En su política de precios, hay algo que no me acaba de cuadrar. os propongo un juego, a ver si adivináis en qué está mal el tema de los precios:

https://www.dropbox.com/upgrade

Dropbox para plataformas de escritorio está muy bien. Crea una carpeta cho acceso directos y todo lo que pongas ahí, quedará automáticamente sincronizado con la nube. Cualquiera que vincule su ordenador o smartphone o tablet con la misma cuenta de Dropbox, estará capacitado para borrar, crear y modificar cualquier fichero y todos tendrán su reflejo en sus equipos. Está muy bien.

Servicios de toda índole que hacen uso de la nube para funcionar siempre tienen en cuenta a Dropbox como lugar donde probablemente tienes contenido. Me refiero, por poner algún ejemplo, a servicios de streaming de vídeos o de música que siempre te piden de vincular ficheros multimedia que puedas tener en Dropbox para que puedas reproducirlos en streaming desde la nube. Está bien pensado y bien resuelto.

MUY recomendable. Diría imprescindible 😉

WINDOWS PHONE 8

Microsoft quería hacer algo diferente. Un sistema desde cero. Un sistema que no se pareciera a nada. Con un un consumo de recursos limitado. Con una interfaz agradable. Que integrara toda su potencia en el mundo “oficina”. Joder! Lo ha conseguido. Y tanto que lo ha hecho. Soy un breve usuario de un terminal que ya analizaré en otro post y solo puedo decir que estoy gratamente sorprendido.

 
Y qué es lo que me sorprende? Pues básicamente la sencillez. La fluidez (o mejor dicho, la no torpeza asumible a cualquier producto Microsoft) con la que funciona. La interfaz tan bonita con unos movimientos en inercia que son muy pero que muy agradables y “reales”. De sistemas operativos para móviles de Windows he usado 2. el 6.5 con la Qtek 9000 (un zapatófono más que horrible, lo siguiente). Y la 6.5 (también, sí, no aprendí) en el HTC HD2 (analizado en este humilde blog aquí). Lo dicho, horribilísimo es poco decir. Me he saltado la versión 7 (o 7.5 o 7.8 o lo que sea). Sí que he leído mucho respecto a las 7’s pero no he tenido la oportunidad de probarla. Los comentarios no eran del todo buenos, pero tampoco eran malos. Mejorar la 6.5 no podía ser muy complicado. Se ve que lo consiguieron 😉
 
Bueno, vamos a lo que vamos. La 8. Creo que este sistema operativo se ha sacado en “conjunto” con su versión de escritorio. Y el aspecto de las “baldosas” (o tiles en inglés) se respeta en ambos entornos. La única diferencia (más allá de las obvias por temas de procesos y gráfica) es que el movimiento de estas baldosas se hacen en Windows phone 8 en modo vertical y en desktop se hace en modo horizontal. Es evidente que hay mil diferencias más. La versión Desktop de Windows 8 es más customizable (personalizable) en lo referente a la interfaz gráfica.
 
Al lío. El terminal que estoy probando es HTC X8 que hablaré en otro post. El sistema operativo es muy ágil. No he tenido ningún problema de “rateo” de la pantalla o problemas para salir de alguna aplicación. O para pasar de una a otra. Nada, todo bien. Ni una sola queja. Ágil es. Sólido también. Tanto en iOs como en Android algún sustito me he llevado (al parecer que el terminal se quedaba colgado). Es verdad que 2 semanas no es nada de tiempo pero con el uso que le he dado, creo que algo tendría que haber dejado entrever (de problemas digo). Pero no. Se ha mantenido con la cabeza bien alta.
 
La interfaz no es muy customizable. No tiene widgets. Pero de entre los colores que hay para elegir para colorear las baldosas, lo dejas un poco a tu gusto. La respuesta de la pantalla al tacto es sencilla y genialmente normal. Es decir, no pasa nada más que lo que tiene que pasar y con una sensibilidad adecuada. No cuesta mucho acostumbrarse al sistema/estilo de funcionamiento. También creo que me ha costado poco porque estoy poco “atado” a un sistema en concreto. Si hubiera estado 5 años seguidos con iOS creo que me hubiera costado más. Pero el hecho de alternar entre diferentes sistemas operativos de móviles hace que me adapte de uno a otro fácilmente.
 
Los sonidos no se pueden adaptar mucho. Hay algunas aplicaciones/funciones que sí te permiten elegir sonido pero otras te ponen el sonido standard de notificación. Bueno, esto creo que mejorará con futuras actualizaciones.
 
Windows Phone 8 es un producto nuevo, muy nuevo. Y se nota. En qué? Pues no la madurez de su construcción que hace lo que tiene que hacer sino en ese concepto que es tan vital para un ecosistema: las aplicaciones. Al final un sistema operativo sirve para muy pocas cosas. No me malinterpretéis. Lo que quiero decir es que al final, lo que un usuario busca de un smartphone es:
 
-Llamar y que le llamen
-Estar conectado
-Instalar aplicaciones que les sean de utilidad
 
Lo básico, llamar y estar conectado, Windows Phone 8 lo hace bien. Lo de las aplicaciones…. eso ya es harina de otro costal. Al ser un sistema nuevo, las aplicaciones que hay no cubren todo el espectro de necesidades que las demás plataformas (básicamente Android y iOS) ya tienen. Y además, aunque sí que existan algunas aplicaciones importantes para el usuario, éstas no están bien construidas. Y se ven en “pañales”. Algunos ejemplos:
 
-Twitter: La aplicación oficial empezó un poco vergonzoso. Malas notificaciones. No puedes enviar un tweet con una imagen adjunta. La han mejorado mucho, bueno mucho, ahora funciona todo normalmente.
– Whatsapp: Justo hace poco que publicaron 2 o 3 actualizaciones seguidas que ha hecho que, al menos, la aplicación funcione. Algunas carencias que todavía tiene: no puedes enviar ningún tipo de video. Las notificaciones en la ventana de bloqueo no funcionan del todo bien. La aplicación tarda en cargar bastante.. Con la última actualización, las notificaciones siguen fallando algo pero la aplicación arranca de forma ya adecuada.
– Facebook: La única aplicación oficial que no funciona mal pero el diseño de la interfaz está mal ajustada. El marco principal, donde se ve la linea de tiempo es muy pequeña o, cuanto menos, no aprovecha bien los espacios en pantalla. Las auto-actualizaciones van bien. Convencido que mejorará a cada actualización.
– Evernote: Ninguna queja. Parece que sí que se lo han currado bien. La interfaz algo obviada
– Dorpbox: NO hay aplicación oficial. Cualquier sucedáneo, no llega a la altura a las herramientas de Dropbox para cualquier sistema operativo de la competencia.
– Youtube: ufff! Solo puedo decir eso. Nada de nada.
– gMaps: No hay. Solo sucedáneos que intentan hacerlo bien. Bueno, al menos, hay algo.
– Navegadores: no busques nada más que el nativo. No Chrome, no Firefox, no Safari, no Dolphin….
 
 
El sistema operativo en sí mismo pretende cargarse todas estas aplicaciones con sus propias herramientas. Es decir, que puedes configurar (y vincular) tu cuenta de hotmail con tu cuenta de Twitter y/o Facebook. Lo unes también con Skype y con tu unidad de skydrive. Todo juntito, todo intentando que dependas de su ecosistema. Intentando hacer lo mismo que Google con su Android o Apple con su iOs-OsX. A años luz, por supuesto.
 
Creo que no es justo ser muy crítico con este sistema operativo. Deberíamos darle 6 meses mínimo a ver cómo evoluciona. No tanto el sistema operativo que creo que es muy fuerte, sino a ver cómo evolucionan las aplicaciones y cómo van creando las que nos hacen falta.
 
Seguiremos atentos.