MICROSOFT LUMIA 950

Hacía tiempo que no traía a este blog un terminal con sistema operativo Microsoft. El motivo es bastante simple, no hay muchos en el mercado. Y eso solo puede significar una cosa, los fabricante no quieren apostar por este sistema operativo.
Vamos al lío.
Un terminal elegante, profesional, ligeramente grueso y pesado y muy, muy profesional. Si en algo destaca Microsoft en su diseño de productos, es que parezca (a veces incluso funcionan como) profesionales. Este terminal lo es y mucho.
La pantalla amoled se ve de maravilla y el sistema de Tiles (baldosas) es, cuanto menos, diferente.
En su versión 10 (del SO) la cosa a mejorado sensiblemente. Estéticamente no ha cambiado mucho, pero los menús y las opciones son mucho más intuitivos. Mucho más cercano a los menús de iOS o Android.
Configurar el terminal por primera vez no es del todo muy fácil. Digamos que el proceso sí, pero el problema comienza cuando debes configura tu cuenta. En entonces cuando tienes que decidir si utilizar como principal la cuenta particular o la profesional. Está bien que te lo permita, pero las implicaciones de decidir cuál usar como principal serán para siempre si no quieres resetear el terminal. Por lo tanto, valora si compraste algún software o multimedia con una de las cuentas porque no lo podrás disfrutar si utilizas la otra cuenta como configuración inicial.
A nivel de funcionamiento normal es terminal es potente, la pantalla muy fluida y los menús rápidos. Lo que menos me gusta de toda la parte del software es la gestión de las notificaciones. Mucho tienen que acercarse a iOS y Android…
Las aplicaciones típicas (Facebook, Twitter, Flipboard…) les cuesta como actualizarse. Se tiran más tiempo del normal. Igual es que Android e iOS nos han malacostumbrado.
Como parte negativa he de decir que lo más decepcionante es la batería. Todo y que parece bastante (3000mAh), la velocidad de consumo asusta. Te durará para un día justito. Eso, si no tiras muchas fotos o grabas vídeos.
La parte más positiva es la cámara. Desde mi punto de vista, los mejores vídeos que he visto en un terminal móvil. A nivel de fotos, está a la altura de los mejores del mercado.
Dedico un punto y a parte al tema de Continuum. Continuum es un sistema que, cuando conectas este terminal a un aparatito que se llama Windows Dock, puedes utilizar el móvil conectado a un monitor como si fuera un PC. En el dock, conectas el monitor, un teclado y un ratón e voilà, ya tienes un “PC” en tus manos! Pero no, no es del todo así 🙁 Continuum es una promesa. Una buena opción de futuro, pero aun está muy verde. Excel, Word y PowerPoint funcionan muy parecido a un PC, el cliente de correo quizás también, incluso Horizon View para ejecutar un escritorio virtual, también. Pero encontrarás a falta la velocidad y la productividad que te dan el uso normal de atajos de teclado y ratón que, con Continuum, de momento, no vas a tener. Eso sí, de verdad que me parece que es muy prometedor.
Si no tienes más opción (porque te lo han regalado o porque es de empresa), no es malo, pero si estás acostumbrado a otro SO…. te costará un poquito. Igual, hasta te haces profeta de Microsoft! 😉

QUÉ LE FALTA Y QUÉ TIENE WINDOWS PHONE?

Llevo un tiempo con un terminal Windows Phone algo antiguo pero que se ha actualizado a la versión 8.1. No es que hayan grandes diferencias pero sí que es cierto que se ha vuelto más eficiente en el uso de la batería e incorpora notificaciones más cercanas a lo que ya disponen iOS o Android.

Como todo sistema, Windows Phone tiene cosas que valen la pena y cosas que se le echan a faltar. En esta entrada quiero hacer una pequeña lista de cosas que me gustan (y que el resto deberían copiar) y cosas que me gustaría que tuviera (que no sé si es necesario o lo echo de menos porque ya lo he disfrutado en los otros sistemas operativos):

Empiezo por lo que me gusta:

– Eficiencia energética. Siempre se ha comentado que iOS no necesita tirar de baterías enromes para tener una autonomía decente pero Windows Phone creo que le supera en este punto.

– La interface Metro está muy conseguida. Si quería diferenciarse, lo ha conseguido. Dejó atrás los “iconos” para usar “tiles” o “baldosas”. Me gusta sobretodo la dinámica táctil

– Notificaciones. Aquí tiene un pro y un contra. El pro es la discreción. No aporta más información de la necesaria (por si alguien fisgonea tu pantalla) pero la administración de las notificaciones está todavía en pañales. Un ejemplo, me gustaría eliminar algunos de los mensajes de las cuentas de correo, pero no, debo eliminar o todos o ninguno.

– Integración con el mundo Office y Windows Online. Son los “capos” de Office no? Pues lo demuestran. Es evidente que tienen una ventaja a la hora de integrar con su sistema operativo elementos como Skype, Onedrive, Office, Exchange…..

– Pantalla de bloqueo. Una cosa que me irrita sobremanera de Android es que puedes poner un pin de 4 cifras para desbloquear pero siempre tienes que hacer 5 pulsaciones porque te obligan a clickar en “enter”. NO! iOS no te obliga y Windows Phone tampoco. Bien visto Microsoft!

– Pantalla. Esto no es una cualidad del SO, pero si el terminal es un Lumia, podrás decir que tienes una pantalla a la altura de iPhone (que creo que es un referente). Los colores son espectaculares y la definición incluso algo mejor que el iPhone. Por mucho que muevas la pantalla y sus elementos no ves un lag por ningún lado.

Y lo que no me gusta o que se debería mejorar:

– Los clicks. El hardware obligatorio. Me he malacostumbrado a los Androids con la función knock on (despertar al tocar la pantalla con doble toque) y bloquear el teléfono haciendo lo mismo sobre una zona de la pantalla, que me resulta extraño tener que activar o desactivar el terminal dándole a un botón. No creo que sea difícil de implementar en todos los SO el knock on mode.

– La imagen general de los menús y las aplicaciones (exceptuando la home Metro). Creo que hablando de estilo, deben darle una vuelta de tuerca. No puede ser que ciertas aplicaciones propias que funcionan de maravilla (p.e el cliente de correo) no tenga opciones tipo swipe en el listado de correo de entrada. Microsoft sabe, solo falta que lo haga

– Ecosistema de aplicaciones. La gran carencia de Windows Phone. Aquí la culpa, en parte, es de Google y de su oposición frontal a llevar sus productos al ecosistema Windows Phone. Creo que es porque le ve un serio competidor y prefiere no facilitarle el crecimiento. Aún así, existen varias herramientas que uso diariamente que ni están, ni tienen visos de aparecer por el Market de Windows Phone. Algunas de ellas: Google Plus, Hootsuite, Everypost, Feedly…. Y cada vez que sale una aplicación nueva para entorno móvil, Windows phone apenas tiene una oportunidad al inicio. Es un pulso de poder y de cuota de mercado.

– Compartir. Otra de las grandes carencia en las que iOS ha aprendido con la versión 8 (pero que antes también padecía), y que Windows Phone debe mejorar. Qué quiero hacer cuando comparto desde cualquier aplicación? Quiero que me aparezca un menú contextual que me ofrezca compartir lo que esté viendo (foto, video, url, whatsapp…) con cualquier aplicación que tenga instalada y que sea susceptible de compartir dicho contenido. Para esto Android es el rey y creo que lo seguirá siendo por su permisividad a nivel de permisos para dejar que todas las aplicaciones accedan libremente a esa función. iOS ha aprendido pero irá siempre por detrás. Me gustaría que Windows Phone debería incluir más opciones de compartición.

– Accesorios wearables. Carencia que, estoy seguro, solucionarán en breve. De hecho ya existe en USA el Microsoft Band. Pero deberían existir opciones de smatrwatches que supieran gestionar temas de health status y notificaciones.

Sé que Windows 10 será un cambio adelante, pero no una revolución. Esperemos a que aparezcan esos cambios para hacer de la competencia un beneficio para los usuarios.

LUMIA 830

Microsoft sí, Microsoft. Alguno creo que tengo que probar. Y de entre todos, he elegido el 830 porque era un tamaño acorde al standard actual (5 pulgadas) y con la versión Denim de Windows 8.1.

Todo y que Microsoft ha decidido eliminar el nombre de Nokia de sus terminales y que el 830 es uno de sus último terminales, en el frontal (arriba a la derecha) se ve un claro “Nokia”. Creo que no es un problema sino un virtud.

Las ventajas o desventajas de estos terminales no residen en el hardware. Ya hemos comentado en otras ocasiones que hoy en día el hardware está sobredimensionado para los sistemas operativos actuales, que es todo una cuestión de marketing. En este caso, no es una excepción. Lo cargan de características llamativas pero no necesarias para mover el sistema operativo. Dicho esto, también hay que indicar que Windows Phone 8.1 necesita muy pocos recursos hardware para hacerlo correr. Si sumas la poca necesidad de hardware con un SO bastante liviano, el funcionamiento de este terminal es muy bueno.
El principal escollo de este tipo de terminales coon sistema operativo de Microsoft es que llegaron tarde y después de dos “bestias” como iOS y Android. Estos dos sistemas operativos para smartphone han hecho que cojamos unos ciertos “vicios” a la hora de entender la usabilidad y la comunicación con una pantalla táctil. Las Tiles de 8.1 no son mala idea, sin duda, pero ha llegado tarde porque la gente está acostumbrada al icono y a los widgets. Todo lo que salga de ahí, malo.
Sin embargo, la gran ventaja de Microsoft es la interacción de estos terminales con el resto de productos Microsoft. Óptimo. Y este será su punto fuerte si sabe aprovecharlo: aprovechar la inercia y el dominio de los escritorios para cautivarnos con sus smartpones. Y van por buen camino. Tanto que se han metido de lleno a conquistar el mundo Android e iOS. Han lanzado versiones muy buenas para cada SO de su Office, Outlook, Skype…. Y cada una de sus aplicaciones nos lleva a utilizar el smartphone de la forma que Microsoft quiere. Buena técnica para familiarizarnos con 8.1 y con su futuro Windows 10 (sistema operativo multiplataforma)

Sobre el terminal decir que es grande pero fácil de usar. Estéticamente tiene una apariencia Premium y la pantalla se ve muy bien (no han llegado al FullHD pero se ve muy bien).

Como casi siempre, los Lumia llevan botón dedicado para la cámara (como los Sony) y el acceso a ello es fácil y rápido. La cámara es muy buena (lleva un sensor Sony, cómo no!) y las fotos en cualquier condición de luz son muy buenas.

Si queréis un smartphone Windows, esta es una buena opción. Está su hermano mayor (930) con pantalla FullHD pero que no aporta más que un consumo mayor debido a la pantalla que lo notarás cuando veas que no llegas a una jornada laboral con él. Con el 830 no tendrás ningún problema en llegar a casi dos días completos de batería.

RUNTASTIC

Una nueva aplicación de fitness de entre las muchas existentes. En este caso Runtastic es una aplicación multiplataforma real. Y lo es porque está en todas las versiones de sistemas operativos existentes en la actualidad (mayoritarios): iOS, Android, Blackberry y Winpho. De hecho, fue esta razón la que me hizo probarlo en sustitución de mi tan usado Runkeeper.

Runtastic no aporta nada nuevo ni diferente a la multitud de opciones que hay. Para mí, su diferencial viene en que no depende del dispositivo que usas para poder utilizarlo.

Sus funciones son las mismas que todas:

– Registra todas tus actividades
– Te hace estadísticas de tu histórico
– Publica sobre redes sociales conectadas
– Te permite gestionar la música de forma embebida (solo en iOS)

Y una cosa que añade y me ha gustado mucho (aunque acaba matándote) es que tiene un modo “fantasma” que consiste en competir contra tí mismo en algún otra sesión de entrenamiento anterior. Y digo que te acaba matando porque si tienes ánimo de superación, pero no estás tan en forma como te crees, acabas pagando el esfuerzo. Pero buen, ahí está por si la quieres usar.

El entorno web es un fiel reflejo de cada una de sus apps para cada sistema operativo de smartphone. Es el centro neurálgico de todos tus gadgets pues unifica todas las sesiones y de ahí saca tus estadísticas.

Actualmente, la versión Pro es gratis. No es casualidad. Y no lo es porque han sacado una nueva versión que hace “noséquémás” que no creo que un usuario normal pueda necesitar.

Diseño claro, hace lo que tiene que hacer y ahora gratis, mejor!

No sabría si recomendar Runtastic sobre Runkeeper. Ambos están bien, pero como multiplataforma Runtastic tiene una ligera ventaja sobre Runkeeper.

EVERNOTE

Por mi trabajo, necesito poder registrar lo que ocurre en las reuniones para después pasar a todos un acta de lo que hemos comentado
Para hacer este tipo de tarea suelo llevar un iPad con teclado Logitech y estuve buscando hace un tiempo un software que me permitiera una edición ágil y rápida con un iPad y un teclado. Acabé trabajando con Notability. Una aplicación en exclusiva para iOS que hacía todo lo que quería. Además, tenía integración con Dropbox y puedes subir a la carpeta que tú decidas y en PDF copias de todas las notas que vayas tomando.

Realmente Notability cumple su función. Cuando busqué entre diferentes aplicaciones ya existía Evernote. Pero estaba un poco en pañales y no estaba tan presente en tantas plataformas diferentes.

Ahora, la cosa ha cambiado. Ahora, todo el mundo quiere tener Evernote entre su oferta de aplicaciones para cualquier sistema operativo ya sea de sobremesa o de movilidad. En la tecnología que me rodea en mi día a día, utilizo iOS, MacOS, Windows, Blackberry y Android. En todas las plataformas existe la versión de Evernote por lo que la sincronización es algo que es fundamental para mí.

Evernote es una aplicación multiplataforma para tomar notas y que queden reflejadas en cualquiera de los dispositivos que tengas. No aporta muchos más valores que lo destaquen de la competencia. Existen ciertas funcionalidades que sí que ofrece, pero que o le diferencia de su competencia. Entre las funciones que pueden servir de ayuda y que Evernote también cumple.
Creación de carpetas
Posibilidad de compartir carpetas completas o notas simples (por e-mail)
Posibilidad de postear en Facebook, Twitter o Linkedin una nota directamente
Edición muy completa de los textos con inclusión de ntoas de voz e imágines
Geolocalización de la nota
Alertas de notas para continuar después
integración con Skitch

Para qué utilizo ahora Evernote? Pues para casi todo lo que necesita ser escrito y no quiero utiizar papel (es decir, siempre)

Recordatorios
Listas de compras
Entradas en blog (esta entrada está siendo redactada en Evernote)
Ideas locas a comentar

Se ha vuelto imprescindible para mi vida. La recomiendo absolutamente. Para cualquier sistema.

HTC 8X

HTC, qué grandes cagadas de terminales ha hecho!!! Y dicen “no le va muy bien al pobre de HTC!”. Pues no me extraña. Creo que las peores experiencias con un fabricante de móviles las he sufrido con HTC (quitando el Nokia N95).

Algunas entradas de este blog ya hacen referencia a algunos desastres. Algunos más que otros pero, por lo general, con un gusto de “resquemor” hacia toda la marca. Si al menos Google le hubiera dado la oportunidad de fabricar alguno de sus Nexus…… Creo que estuvo a puntito con el Nexus 7 pero al final se lo llevó Asus 😉

El terminal del que trata esta entrada es un Windows Phone 8 (el nombre ya nos daba pistas :P). Es un terminal muy agradable de sostener. Las proporciones de las 4’3 pulgadas (1280×720 px) de este terminal sorprenden porque el terminal es muy estrecho. De hecho, la estrechez hace que la pantalla se alargue demasiado para mi gusto. Tanto que para llegar con el dedo a alguna esquina, es prácticamente imposible. De hecho, el botón de enceder/bloqueo/desbloqueo lo tiene en la parte superior del terminal y esto hace que no se llegue bien con una sola mano a desbloquearlo cuando te llega algún tipo de notificación. Minimano que estoy hecho.

El HTC 8X se coge bien. Y se coge bien debido a la estrechez que he comentado en el anterior párrafo pero también por el tacto gomoso de toda la carcasa posterior. Es muy agradable al tacto y la sensación de seguridad al agarrarlo es, sin duda y con diferencia, el mejor terminal para cogerlo. Eso sí, pierde en usabilidad por otros aspectos. Por ejemplo, los botones, todos, son tan y tan disimulados que, a veces, es difícil encontrarlos al tacto. Y esto me fastidia porque tengo que echar la vista para su búsqueda lo que en otros terminales (el resto, vaya) es muy fácil localizarlos. Supongo que los que han querido diseñar el producto, querían que fuero prácticamente liso en todos sus rincones. Lo han conseguido, a pesar de los inconvenientes que creo que por ello tiene.

Otra de las cosas que no me acaba de convencer en su diseño es  que las esquinas son eso, esquinas. No han querido redondearlas. No sé por qué, pero meterlo en un calcetín de funda (sí, creo que es la funda más acertada para un móvil), cuesta bastante puesto que se queda enganchado siempre en alguna de las esquinas. No son esquina con vértices perfectos, pero el radio de redondeo que tienen es ridículo.

Un punto diferenciador respecto al resto de terminales WP8 es que tiene un led de colores que, de momento al parecer, solo sirve para indicar estados de la batería:

Verde: cargado

Rojo: cargando

Naranja: a punto de agotarse

Deseo fervientemente que WP8 permita en breve poder personalizar el uso de este led para ciertas notificaciones. Porfa, porfa, porfa!!! En los terminales Android esto es algo ya histórico!!!!

Como todos los Windows Phone 8 (bueno, ya veremos que todos, todos no), no tiene botones en la pantalla. Es algo que caracteriza a los terminales Apple y a los Androis (que no sean los puros bajo el logo de Google). Y me gusta. Me gusta la sensación que no encontraba como en otros terminales tipo Nexus 4 o Galaxy Nexus. Este terminal tampoco tienen ningún botón físico en la pantalla. Eso sí, y también como en todos los terminales Windows Phone 8, existen 3 iconos en la parte inferior de la pantalla que corresponden a los botones: Buscar, Home (logo de Windows) y Hacia atrás. Se iluminan cuando desbloqueas el teléfono pero son perfectamente visibles con el terminal bloqueado.

La pantalla se ve un punto apagada, con colores no muy llamativos. Todo muy flojo. La respuesta de la pantalla, absolutamente normal. Nada que destacar. La batería, también como en el resto de los WP8 que he estado viendo/analizando, es bastante decente. 2 días casi seguro que garantizado. Con un uso ultra-intensivo, un día completo. Me gusta este aspecto.

La cámara trasera, los normales 8 Mpx. La frontal tiene una curiosidad y es que es de 2 Mpx pero tiene un amplitud focal muy grande comparado con otros terminales. Para que os hagáis una idea, para hacer un foto de uno mismo, no hace falta que estires el brazo hasta casi desmembrártelo, con media distancia es suficiente. Punto positivo. Uno!!! 😛

El software propietario que incluye no mata. De hecho, tampoco es tan abundante como el Nokia 820. Menos mal que Nokia está liberando su software para que se pueda instalar en otros terminales WP8 aunque no sean Nokia. Por cierto, Here, una muy buena aplicación para WP8. De Nokia.

Un inconveniente bastante tonto pero que creo que debo mencionarlo es lo que tarda en arrancar este terminal. Nadie se ha parado a pensar en cómo solucionarlo? Es grave de verdad! Otros WP8 suelen tardar algo en arrancar pero no tanto. Eso sí, ves el logo de Beats Audio 😛

No recomiendo su compra. Es un terminal de precio medio (entre 300-400€) y hay mejores opciones en este segmento medio (Nokia Lumia 820 o Samsung Ativ S)

NOKIA LUMIA 820

Nokia ha querido dar un golpe de timón con su seria Lumia. Y he de decir que no está mal. Mi último teléfono Nokia que tuve (en la era pre-resurgimiento de Nokia) fue el N95. Éste ha sido el terminal que más me ha hecho alucinar desde que tengo uso de memoria. Y no por bueno sino porque ha sido el único terminal en mi vida que quitándole la batería, la pantalla seguía encendida. Alucinante, como os he dicho.

Como decía, Nokia ha tenido un resurgir con sus Lumias. Para sacarlos, se ha aliado con Microsoft. Creo que no quedaban muchas novias para elegir 😉

A ver, no quiero decir que Microsoft sea la más fea de las novias (SO) con la que puedas bailar. Hoy ya no. Hoy se han puesto a la altura de los buenos. Con cosas por hacer pero el salto cualitativo ha sido desde el 6.5 o el 7.5 al 8, bestial.

Nokia quiere posicionarse con Microsoft y con sus cámaras de fotos. He de reconocer que ya no recuerdo la última vez que me llevé a un cumple o a una excursión una cámara de fotos. Para mi nivel, ya no hace falta. Y Nokia, con la cámara, lo hace muy bien. De hecho, sacó no hace mucho tiempo una seria (Pure View) que tenía un objetivo de 41 Mpx con un sensor muy, muy currado. Armatoste, eso sí, pero muy buena cámara.

El terminal que nos ocupa es un terminal juvenil. Está bien construido aunque es grande y pesado. No es que te vaya a doblar la espalda pero acostumbrado a los 110-130 gramos de peso por lo general, encontrarte con casi 170 gramos, sorprender.

La pantalla se ve muy bien incluso con luz intensa del sol. La resolución me parece corta (800×480) para una pantalla de 4 pulgadas. Y de hecho, aunque se ve ciertamente bien, en algunos puntos, la resolución (sobretodo con fondo de pantalla blanco) se ve algo peor. La sensibilidad de la pantalla al tacto es excelente. De hecho, Nokia publicita que puedes usarla incluso con guantes. Es cierto, comprobado.

Del sistema operativo no puedo explicar mucho más de lo que ya he comentado en la entrada que trataba de Windows Phone 8. Nokia, a nivel de software es una empresa que cuida mucho la oferta al usuario. Tiene una aplicación para cada cosa: para navegar, para fotos, para música…. Y todo con tu perfil de usuario de Nokia. Es decir, el terminal está nutrido de mucho software. Útil o no, ahí lo tienes. A mí no me hace falta pero….

Uno de los aspectos que refuerzan la idea de “juvenil” que comentaba antes es que la carcasa trasera del terminal es intercambiable. Puedes poner varios colores (vivos todos) e, incluso, puedes ponerles una carcasa que te permita cargar el termina sin cables. El único problema de esta opción es que entonces la carcasa sale muy cara. El riesgo si se rompe, es alto.

Un detalle que puede parecer absurdo pero que yo he encontrado como un punto importante en cuanto a la ingeniería de diseño, es que el botón de encender/bloquear está en el lateral derecho a media altura del terminal. Creo que es MUY oportuno para los mini-manos aunque puede llevar a confusión al principio puesto que te puedes confundir con el botón de cámara. Pero te acabas acostumbrando rápido.

En general, un terminal recomendable. Es de gama media (le supera el 920) pero creo que es un terminal para afianzarse en el mercado en el segmento medio pero en la parte de muy arriba. Digamos que es de los mejores del segundo grupo.

SAMSUNG ATIV S

4’8 pulgadas de puro HD Amoled de Samsung. Ese dulce extra de color que siempre tienen sus pantallas!!! Me gusta 🙂

La primera incursión de Samgung en el mundo Windows Phone 8 (WP8). Lo que ya he comentado en alguna ocasión, Samsung dispara a todo lo que se mueve. WP8 no podía ser menos 🙂

Es un terminal grande, muy fino, muy liviano y cómodo de coger. Como siempre, Samsung recurre al plástico como materiales de contrucción. A mí me parece bien. La pantalla es una delicia, salvo por un único punto, tiene un botón físico. Es algo que con Nexus 4 me había acostumbrado a “no tener” y que me gusta. De hecho, el concepto “tactil” se penso para evitar botones físicos y programar el funcionamiento sobre una “capa”, no sobre botones. Buena idea, sin duda, pongámosla en práctica no? Pues eso, Samsung ha decidido poner un botón en el frontal. Pero lo que más me fastidia es que al final me está gustando!!!!!! 🙁

¿Por qué? porque al final, si tienes el terminal posado sobre la mesa o sobre algún soporte, es más fácil de activar con una sola mano presionado sobre el botón del frontal inferior que en uno de sus laterales (para lo que entonces necesitarías las dos manos o bien un gesto un tanto más incómodo). Y Ativ S no es que le hayan quitado el botón de enceder/bloqueo del lateral como suelen tener todos los terminales. Lo tiene igualmente. Lo que te ofrece es una doble opción de activar según la circunstancia. Y eso está bien.

Obviando la maravilla de pantalla, que ya me hago pesado con las pantallas de Samsung, el terminal funciona exactamente igual que su “compatriotas”. Bien. WP8 funciona muy bien en todos los terminales que me han permitido probar. Y aquí no hay posibilidad de personalización por parte de los fabricantes. BIEN! Y eso se nota porque Microsoft ha puesto la vista muy encima de los integradores de sus sistemas y les ha reclamado mucha atención en el hardware que ponían para que funcionara bien. Nadie gana a nadie en ese aspecto.

Samsung, eso sí, mete la patita en el software que quiere meter para que usemos “su marca”. Ha metido Chat on, un sistema de mensajería destinado a fracasar Vs Whatsapp. Tiene soluciones de edición de fotos, videos y chorradas de esas que hay 5000 en el Windows Phone Market (o como quiera Dios que se llame).

La cámara de fotos trasera está bien (8Mpx). La trasera de 2 Mpx. Algo nuevo por ahí? Ná! Siempre lo mismo.

No hay nada especial que destacar en especial del Ativ S. Es un Samsung, de plástico, funciona bien, batería muy buena (2 días bien), pantalla genial.

Un “pero” que quiero ponerle, elegir la opción “Configuración” del listado de aplicaciones que te muestra el sistema operativo, en este terminal se queda como “mini-frito”. No es nada preocupante, de verdad. Y no pasa siempre. Pero cuando pasa, tienes un micromomento que dice “leches!”. No se hace realmente incómodo pero, ahí está ese pequeño “lag”.

Gama media-alta. Muy recomendable junto al Nokia 820. Pura experiencia WP8.

WINDOWS PHONE 8

Microsoft quería hacer algo diferente. Un sistema desde cero. Un sistema que no se pareciera a nada. Con un un consumo de recursos limitado. Con una interfaz agradable. Que integrara toda su potencia en el mundo “oficina”. Joder! Lo ha conseguido. Y tanto que lo ha hecho. Soy un breve usuario de un terminal que ya analizaré en otro post y solo puedo decir que estoy gratamente sorprendido.

 
Y qué es lo que me sorprende? Pues básicamente la sencillez. La fluidez (o mejor dicho, la no torpeza asumible a cualquier producto Microsoft) con la que funciona. La interfaz tan bonita con unos movimientos en inercia que son muy pero que muy agradables y “reales”. De sistemas operativos para móviles de Windows he usado 2. el 6.5 con la Qtek 9000 (un zapatófono más que horrible, lo siguiente). Y la 6.5 (también, sí, no aprendí) en el HTC HD2 (analizado en este humilde blog aquí). Lo dicho, horribilísimo es poco decir. Me he saltado la versión 7 (o 7.5 o 7.8 o lo que sea). Sí que he leído mucho respecto a las 7’s pero no he tenido la oportunidad de probarla. Los comentarios no eran del todo buenos, pero tampoco eran malos. Mejorar la 6.5 no podía ser muy complicado. Se ve que lo consiguieron 😉
 
Bueno, vamos a lo que vamos. La 8. Creo que este sistema operativo se ha sacado en “conjunto” con su versión de escritorio. Y el aspecto de las “baldosas” (o tiles en inglés) se respeta en ambos entornos. La única diferencia (más allá de las obvias por temas de procesos y gráfica) es que el movimiento de estas baldosas se hacen en Windows phone 8 en modo vertical y en desktop se hace en modo horizontal. Es evidente que hay mil diferencias más. La versión Desktop de Windows 8 es más customizable (personalizable) en lo referente a la interfaz gráfica.
 
Al lío. El terminal que estoy probando es HTC X8 que hablaré en otro post. El sistema operativo es muy ágil. No he tenido ningún problema de “rateo” de la pantalla o problemas para salir de alguna aplicación. O para pasar de una a otra. Nada, todo bien. Ni una sola queja. Ágil es. Sólido también. Tanto en iOs como en Android algún sustito me he llevado (al parecer que el terminal se quedaba colgado). Es verdad que 2 semanas no es nada de tiempo pero con el uso que le he dado, creo que algo tendría que haber dejado entrever (de problemas digo). Pero no. Se ha mantenido con la cabeza bien alta.
 
La interfaz no es muy customizable. No tiene widgets. Pero de entre los colores que hay para elegir para colorear las baldosas, lo dejas un poco a tu gusto. La respuesta de la pantalla al tacto es sencilla y genialmente normal. Es decir, no pasa nada más que lo que tiene que pasar y con una sensibilidad adecuada. No cuesta mucho acostumbrarse al sistema/estilo de funcionamiento. También creo que me ha costado poco porque estoy poco “atado” a un sistema en concreto. Si hubiera estado 5 años seguidos con iOS creo que me hubiera costado más. Pero el hecho de alternar entre diferentes sistemas operativos de móviles hace que me adapte de uno a otro fácilmente.
 
Los sonidos no se pueden adaptar mucho. Hay algunas aplicaciones/funciones que sí te permiten elegir sonido pero otras te ponen el sonido standard de notificación. Bueno, esto creo que mejorará con futuras actualizaciones.
 
Windows Phone 8 es un producto nuevo, muy nuevo. Y se nota. En qué? Pues no la madurez de su construcción que hace lo que tiene que hacer sino en ese concepto que es tan vital para un ecosistema: las aplicaciones. Al final un sistema operativo sirve para muy pocas cosas. No me malinterpretéis. Lo que quiero decir es que al final, lo que un usuario busca de un smartphone es:
 
-Llamar y que le llamen
-Estar conectado
-Instalar aplicaciones que les sean de utilidad
 
Lo básico, llamar y estar conectado, Windows Phone 8 lo hace bien. Lo de las aplicaciones…. eso ya es harina de otro costal. Al ser un sistema nuevo, las aplicaciones que hay no cubren todo el espectro de necesidades que las demás plataformas (básicamente Android y iOS) ya tienen. Y además, aunque sí que existan algunas aplicaciones importantes para el usuario, éstas no están bien construidas. Y se ven en “pañales”. Algunos ejemplos:
 
-Twitter: La aplicación oficial empezó un poco vergonzoso. Malas notificaciones. No puedes enviar un tweet con una imagen adjunta. La han mejorado mucho, bueno mucho, ahora funciona todo normalmente.
– Whatsapp: Justo hace poco que publicaron 2 o 3 actualizaciones seguidas que ha hecho que, al menos, la aplicación funcione. Algunas carencias que todavía tiene: no puedes enviar ningún tipo de video. Las notificaciones en la ventana de bloqueo no funcionan del todo bien. La aplicación tarda en cargar bastante.. Con la última actualización, las notificaciones siguen fallando algo pero la aplicación arranca de forma ya adecuada.
– Facebook: La única aplicación oficial que no funciona mal pero el diseño de la interfaz está mal ajustada. El marco principal, donde se ve la linea de tiempo es muy pequeña o, cuanto menos, no aprovecha bien los espacios en pantalla. Las auto-actualizaciones van bien. Convencido que mejorará a cada actualización.
– Evernote: Ninguna queja. Parece que sí que se lo han currado bien. La interfaz algo obviada
– Dorpbox: NO hay aplicación oficial. Cualquier sucedáneo, no llega a la altura a las herramientas de Dropbox para cualquier sistema operativo de la competencia.
– Youtube: ufff! Solo puedo decir eso. Nada de nada.
– gMaps: No hay. Solo sucedáneos que intentan hacerlo bien. Bueno, al menos, hay algo.
– Navegadores: no busques nada más que el nativo. No Chrome, no Firefox, no Safari, no Dolphin….
 
 
El sistema operativo en sí mismo pretende cargarse todas estas aplicaciones con sus propias herramientas. Es decir, que puedes configurar (y vincular) tu cuenta de hotmail con tu cuenta de Twitter y/o Facebook. Lo unes también con Skype y con tu unidad de skydrive. Todo juntito, todo intentando que dependas de su ecosistema. Intentando hacer lo mismo que Google con su Android o Apple con su iOs-OsX. A años luz, por supuesto.
 
Creo que no es justo ser muy crítico con este sistema operativo. Deberíamos darle 6 meses mínimo a ver cómo evoluciona. No tanto el sistema operativo que creo que es muy fuerte, sino a ver cómo evolucionan las aplicaciones y cómo van creando las que nos hacen falta.
 
Seguiremos atentos. 

HTC HD2

Empezaré con una conclusión. Llevaba Windows 6.5. De aquí debéis sacar todas las conclusiones malas que querrías. No alcanzaréis el nivel que estoy pensando.

Pero era un terminal muy bonito. En el año 2009, un terminal de más de 4 pulgadas (4’3 en este caso) era algo brutal. La gente que lo veía lo comparaba con una caja de zapatos 🙂 Al menos, hay que reconocerle a HTC que supo ver el incipiente camino de agrandar pantallas.

El terminal era bonito. Pero grande. Y pesado. Pesaba 160 gramos. Pero era bonito. Esa pantalla de 480×800 era muy bonita. Espectacular. De hecho fue el anzuelo para querer comprarlo. Enseguida al encenderlo me di cuenta que me había equivocado. Pero oye! Soy hombre. No iba a reconocerlo en público tan al instante ¿no? 😛

Como suelen hacer las marcas, también con un sistema operativo tan malo, HTC decidió meterle su interfaz HTC Sense. No recuerdo qué versión pero creo que era la versión 2. Es lo mismo. Siempre funcionaba mal. A veces, se daba el caso que la interfaz no me permitía ni siquiera contestar a una llamada.