Galaxy A3 2017

Tercera versión para este terminal de gama media de Samsung. Tuve la primera versión y me encantó. Quizás se quedó algo corto en tema de rendimiento, pero era un terminal pequeño, ligero y muy bonito.
La segunda versión mejoró estéticamente pero, a nivel de sistemas, quedaba todavía un poco corto (solo tenía 1’5 GB de RAM). Ni lo probé.
Pero esta tercera versión, han incluido varios temas que han reclamado de forma inmediata mi atención.
Estéticamente, conserva las últimas líneas de diseño de Samsung: las pantallas redondeadas en los perfiles y el uso del cristal en ambos lados del terminal. A nivel de sistema han incluido todas aquellas funcionalidades que un gama alta hace un año que ya tiene pero que los gama media les había costado un poco adoptar. A saber:
– Lector de huella dactilar (y en el frontal, como a mí me gusta)
– Chip NFC
– Últimas conectividades (LTE, Wifi AC, BT 4.1)
– Active Display
-…
Y todo ello en un terminal pequeño (4’7 pulgadas), ligero y muy fácil de manejar. Imprescindible para los “manos-pequeñas”.
El terminal funciona genial. Una cosa que me ha gustado mucho es que, para desbloquear el móvil, no es necesario presionar el botón Home, simplemente con reposar el dedo en el sensor, el terminal ya se desbloquea. Genial! Probablemente no es el más rápido (ahora que se ha inaugurado la batalla de la rapidez de los sensores de huellas) pero es lo suficiente como para que valga la pena este método de desbloqueo versus los habituales PIN o patrón. Una cosa que sí que no me ha gustado es que, el reconocedor de huellas dactilares, solo permite registrar 3 huellas (lo normal son 5) pero es un fallo muy ligero y sobrellevable.
La autonomía es algo espectacular. Había leído alguna review que hablaban de la autonomía muy bien pero al usarlo, te sorprende. Según mi ritmo (unidad con la que comparo todos los smartphones que llegan a mis manos) la autonomía es de, sobrados, 2 días y he llegado a casi 3 días de uso. Lo más que había conseguido había sido con el OnePlus 3 que eran 2 días (un poco al límite).
Una última cosa que me ha gustado mucho es que, el modelo negro, es todo negro. Negro, negro. No gris muy oscuro o negro muy pálido. Negro. Algo que le da una sensación de premium que, según el precio, no tiene.
Si el negro no te gustara, entonces puedes recurrir a uno muy bonito que se llama Blus Mist (me encanta) o el tradicional en Samsung Gold: oro pretencioso.
Si eres un “mano-pequeña”, este terminal tiene todo lo que necesitas (excepto led de notificaciones que lo sustituyen con su, para mí, ya imprescindible Active Display) y con una comodidad de uso y autonomía que le hará ser la envidia de otros modelos muchos más caros.

SONY XPERIA X

En febrero de este año Sony tomó la decisión de abandonar la seria Z que tantos éxitos le había dado para pasar a su nueva serie X. Cambio de nomenclatura y cambio de diseño. Decir que la nueva serie Xperia se compone de 3 hermanos. De pequeño a mayor (de menos potente a más potente) serían:
– Xperia XA
– Xperia X
– Xperia X Performance.
Son los tres casi idénticos (el XA tiene los bordes de la pantalla más ajustados al borde), pero nos dedicamos al “hermano mediano” para poder explicar esta nueva serie de Sony.
Lo que más llama la atención de este cambio de serie es la parte estética. Incorporan el tan manido frontal 2.5D (curvo en los bordes) y abrazan las 5 pulgadas cuando desde el primer Z había optado por las 5’2 pulgadas. Creo que en estos puntos han salido ganando. Pero que conste que lo dice una persona que acepta como máxima diagonal las 5 pulgadas. Igual alguien, con la mano más grande, se queja de esta reducción de diagonal.
Respecto al resto de aspectos de hardware, siguen con el sensor de huella en el lateral (controvertida decisión) e indicar que siguen con el conector microusb como carga, cosa que choca viendo como el mercado está incorporando de forma generalizada el tipo C. Otra cosa importante es que la serie X ha perdido respecto a la serie Z la ausencia de tarjeta de expansión de memoria. Un problema que solventa aportando algo más de memoria ROM (en el caso del dual sim solo, en el de una única sim, esto no ocurre).
En su funcionamiento, nada ha cambiado respecto al Z5. Nada. A nivel de software son idénticos. Cualquier cosa que comenté en el Z5, sirve para el Xperia X. Si acaso, comentar que la pantalla de bloqueo donde reclama el PIN es ligeramente diferente. No me gusta que se puede ignorar una notificación en la ventana de bloque solo para el lado derecho. Si lo haces para la izquierda (como se suele poder en cualquier terminal Android) el resultado es que te pide el PIN. No me gusta y es lo único diferente.
Como ocurría con el Oneplus 3 con OxigenOS, no se puede usar dos melodías diferentes dependiente de la línea telefónica que reciba la llamada. En el Oneplus 3 lo solucionamos poniendo Cyanogenmod, pero en el Xperia X no es posible. Lástima.
Es un buen terminal. NO sorprende pero es cómo en la mano (para mí, más cómodo que las 5’2 pulgadas). Es ligeramente más grueso y mantiene el peso. La batería se reduce sensiblemente lo que aporta menos autonomía (concepto en el que me fijo mucho para valorar un terminal).
Sony es un fabricante reconocido. Uno de los que mejores actualizaciones hace en sus terminales y con soporte técnico telefónico en español, cosa de agradecer. Por todo ello, es una muy buena compra. Ahora que han pasado varias semanas desde que salió, el precio que puedes encontrar es más barato. Cuanto más barato, mejor compra recomendada.

ONEPLUS 3

Desde que conocí la marca Oneplus y su modelo X, he de decir que este fabricante reúne lo mejor de todos los aspectos de los terminales Android. Tengo la sensación que les preocupa enormemente lo que quieren los usuarios y adaptan su diseños y funcionalidades a estas peticiones. Y son chinos! Pero no se nota en nada.
Ya sabéis que mis comentarios del Oneplus X son muy buenos, pues el del OnePlus3 (OP3) no bajan de categoría. Ha sido todo un acierto comprarlo. Tiene algún contra, pero nada que no sea solucionable.
Un terminal de 5’5 pulgadas. Algo grande para mí, pero es cómodo de usar. No voy a engañarte y decirte que no parece tan grande. Lo parece y lo notarás en el bolsillo de forma muy clara. Pero, dentro de lo que cabe, no está nada mal.
Lo primero que llama la atención a primera vista es que el sensor de huellas es el botón de Home  pero no es un botón físico sino sensible al tacto. ¿Tanto costaba? Gran idea Oneplus!!!
Hay un gran “pero”, y es que el sistema operativo (OxigenOS) no me acaba de convencer. Utiliza Marshmallow por debajo, pero la personalización que han hecho no acaba de convencerme porque le faltan algunas cosas fundamentales para un dual-sim:
– Poder elegir el tono de la llamada según la línea por la que entre la llamada.
– Personalizar el color del led según qué notificación te llegue
– Apagar la pantalla de forma táctil sin que sea vea afectada la autenticación por huella. Hay que decir que esto es un error (bueno, no es un error, es una decisión funcional que no comparto) de Marshmallow y no de Oneplus.
Sin estos 3 puntos, me parece incómodo usar su sistema operativo. La solución pasa por mi tan deseado Cyanogenmod. Este SO me permite tener todas las funcionalidad pero con el hardware y diseño que tiene este terminal. Un producto redondo con un SO que se adapta a mis necesidades.
El Oneplus 3 es una bestia. 6 GB de RAM y 64 GB de ROM. Te sobra por todos los lados. Todo va con una fluidez brutal y el acceso a desbloquear el terminal sin apretar un botón físico es muy, muy bueno. Y la velocidad en la que reconoce la huella es la mejor que he visto hasta la fecha.
Sería mi terminal definitivo si la medida de su diagonal no pasara de las 5 pulgadas. A la sumo, aceptaría 5’2, pero cuanto más pequeño mejor. Intuyo que viene al mercado en muy poco tiempo un gran “combatiente” que va a toda velocidad como es Meizu con su Pro 6. Espero poder hacer una entrada de este terminal en breve. Mientras tanto, el Oneplus 3 es mi terminal de referencia.
Imprescindible si las 5’5 pulgadas no son un problema para tu mano.

HUAWEI WATCH

Mucho tardaba este fabricante chino en sacar un smartwatch. Eso sí, lo ha hecho por la puerta grande. Único modelo que tiene el frontal de zafiro (muy caro de fabricar), y con el adelanto de contar con un altavoz.
Diseño muy elegante y cuidado. Muy similar al nuevo Moto 360 V2 (no sé cuál fue antes). Creo que es, de todos los smartwatch que he podido utilizar el que mejor prestancia tiene. Las watch-faces que trae también son muy elegante y, creo, pasarían por un reloj normal de lujo. Aquí es donde Huawei ha hecho un muy buen trabajo de diseño. Es la parte en la que pueden diferenciarse también del resto de fabricante.
Bien es cierto que en la Play Store puedes encontrar wtachfaces de todos los tipos y gustos, se agradece que, de forma nativa, el fabricante incluya diseños muy cuidados.
El precio te echará para atrás a la hora de comprar este smartwatch, pero recuerda siempre la esfera está realizada de zafiro y esto no es común y es muy caro. Si el precio es un problema o prefieres no estirar tanto tu presupuesto podrías optar por el Moto 360 V2. Eso sí, olvídate del altavoz. Insisto en este punto porque cuando te acostumbras a tenerlo, luego resulta incómodo no tenerlo en otro modelos.

SONY XPERIA Z5 COMPACT

Si hablaba hace unos días del Z5, este modelo que nos toca es el hermano pequeño del modelo anterior. Lo mismo que se hizo con el Z3 y el Z3 Compact, el Z5 ha venido de la mano con el Z5 Compact. Y, del mismo modo que explicábamos en el Z5, el Compact imitia a la perfección el diseño del Z3 Compact.
Todo lo que decía del Z5 respecto al Z3 se puede decir del Z5  Compact del Z3 Compact. Todo exactamente igual. Todos los pros y los contras se repiten. La única diferencia es que el Compact (como pasaba con el modelo Z3 Compact), no existe modelo Dualsim. Eso quiere decir que, para mí, no se adapta demasiado a mis necesidades. Quizás podría utilizarlo si, en algún momento, me interesara no usar la sim profesional (vacaciones, por ejemplo).
En la siguiente seria X de Sony, ya no va a crear esta pareja de modelo en “normal” y en “compact”. El motivo es que en la seria X usan una diagonal standard (5 pulgadas) y no justificaría sacar un hermano pequeño de tan solo 0’3 pulgadas menos.
Creo que la medida más buena para una mano media-pequeña es la de 5 pulgadas, como máximo. A poder ser menos. Mi horquilla iría entre las 4’5 y las 5 pulgadas. El problema es que cuanto más se aleja de las 4’5 pulgadas, mejores características técnicas suelen montar. Es decir, acudir a las 4’5 pulgadas significa renunciar a mejores procesadores, cámaras, componentes….
Si quieres un terminal pequeño pero muy, muy potente, este terminal es ideal.

SONY XPERIA Z5

Después de que Sony intentara meter una especie de evolución al Z3 con el Z3+ (en algunos países llamado Z4), sacó el Z5. Digamos el el buque insignia de la seria Z con la que acabará puesto que sacó en febrero del 2016 (en el MWC16) la serie X (la veremos en una entrada más adelante).
El Z5 es un terminal idéntico estéticamente al Z1, Z2, Z3 o el Z3+ (Z4). Las lineas son más o menos redondeadas, con los conectores y botones puestos un mm más allá o acá, pero nada más verlo saber que es un serie Z de Sony. Eso desilusiona un poco, pero no defrauda. Si te gustaron los anteriores modelos, ¿Por qué te iba a desagradar este?.
Y, como diría los dibujos animales televisivos, ¿qué hay de nuevo viejo?. Pues poca cosa. El sensor de huellas dactilares situado en el botón de encendido lateral. Mejor conectividad en WIFI y LTE y la versión de Android más nueva (Marshmallow o Android 6). Lo del sensor de huellas en el botón de encendido no es del todo mala idea puesto que aprovecha que activas el terminal para ya desbloquearlo sin tener que poner el código pin. Eso sí, creo que los usuarios nos hemos acostumbrado a actuar con el frontal (presionar botones central de la parte baja, o despertar con doble toque la pantalla). Esto hace que acceder al lateral, no sea del todo natural. Entiendo que habrá defensores y detractores. Yo me sitúo en el medio. Supongo que todo es acostumbrarse.
El Z5 que analizo en esta entrada es dual sim (como todo terminal que prueba recientemente) y, como digo al principio, ningún cambio de mi anterior Z3 a nivel de uso exceptuando el tema del sensor de huellas. Le pondré un “pero” y un “pro” en cuanto al diseño. La gran ventaja de este modelo es que el conector microUSB lo han situado en la parte de abajo (toda la lógica que lo cargas en un dock) y han quitado el conector de carga magnético (un especie de imitación del magsafe de Mac, pero cutre). La parte negativa es que, para proteger tanto el cristal frontal como el trasero, el borde lateral sobre sale medio milímetro de grosor tanto por delante como por detrás para que, al apoyarlo, los cristales no toquen con la superficie. Ésto, que parece una ventaja (y lo es) hace que, al coger el terminal durante mucho tiempo, molesta en los dedos porque es como un pequeño saliente que va rascando tu piel hasta que se hace muy molesto. Realmente puede parece no incómodo, pero abandoné el uso de este terminal, exclusivamente por este motivo.
Diría que es una buena compra, pero solo si no tienes un Z3. Si quieres un Sony, salta a la serie X. Precios ligeramente más contenido y más cómodo de usar. En contra, es un poco más grueso. Analizaré la nueva serie de Sony en una entrada en unos días.

ZENWATCH 2

De la misma forma que Motorola sacó su Moto 360 2, Asus ha sacado su Zen Watch 2. Y, de la misma forma que Motorolo apenas varió el diseño, Asus tampoco lo ha hecho. A la vista son casi idénticos, pero a nivel de hardware han añadido uan cosas muy buena: el altavoz.
De la misma forma que Huawei lo ha incluído en su primer smartwatch, Asus ha decidido introducirlo en su evolución del anterior modelo de smartwatch. Todo un acierto desde mi punto de vista.
Y, de la misma forma que Motorola otra vez, nada nuevo que aportar a nivel funcional más allá de las mejoras en el funcionamiento de la nueva versión de Android Wear 6.
Poco más que añadir. Diseño cuadrado (no hay muchos smartwatch cuadrados. Todos tiran por la esfera), elegante y con la utilidad que le puedas dar a un smartwatch, si se la vieras, eso sí.

MARSHMALLOW

La evolución de Lollipop y que hace pocos días ha recibido ya a su sustituto (Nougat). Todo y que el nuevo Nougat acabe de salir, la penetración de Marshmallow en los terminal que ya están en el mercado es lentísima. Pocas empresas dedican verdaderos esfuerzos en mantener actualizados sus terminales. A poco que el terminal tengo algo más que 1 año, despídete de que el fabricante de tu terminal quiera complacerte con la última versión de Android.
Bien es cierto que actualizar no es nada trivial para las marcas. Muchas veces, las actualizaciones tienen implicaciones con hardware (procesador básicamente) y no todas las versiones de Android nuevas son retrocompatibles con procesadores que están en el mercado con más de 1 año. En este punto Google debe aprender de iOS y su retrocompatibilidad. Es cierto que Apple no tiene que dar servicio de software a decenas de marcas diferentes y eso facilita su gestión, pero Google podría hacer más a la hora de pedir compromiso a las marcas para que dieran continuidad a su sistema operativo. Quiero entender que lo intenta pero que son muchas marcas y cada una va a la suya. A ver qué nos depara el futuro en este sentido.
Me centro en Marshmallow (Android 6). El cambio de nombre del SO parece que deba implicar grandes avances o avances que cambian radicalmente el concepto del SO anterior pero no es así. Para nada. Pensad en cada nombre que va saliendo como un major update del sistema operativo anterior. Estas major update mejoran el funcionamiento de la versión anterior, arregla fallos de seguridad y añade ciertas funcionalidades. Pero no es la revolución a nivel de kernel (nucleo del SO) que se suele mantener estable durante muchos años.
¿Qué incluye pues Marshmallow?. Pues optimización en el uso de batería (el famoso Doze), la gestión más óptima de las notificaciones y es más estricto con los permisos. Ésto último que podría ser una ventaja, desde mi punto de vista, ha generado más problemas que seguridad. Bastantes aplicaciones no han sabido adaptarse a los niveles de permisos que exige ahora MM (Marshmallow) y han eliminado funcionalidades u opciones que antes hacíamos servir. Seguro que el fin es bueno, pero creo que si algo es criticable en Apple (pensar que los usuarios son tontos y que hay que protegerlos de ellos mismos), Android no debería imitarlo. Y parece que lo hace.
Otra cosa que llama la atención (y se agradece) es que se recupera de forma nativa el uso de tarjeta de expansión de memoria (microsd). Lo hace de una forma un poco incómoda pero al menos, para los terminales con 16 GB de memoria interna, ya pueden encontrar alternativas para aumentarla (si por hardware se permite, eso sí). Cuando insertes una tarjeta microSD MM te preguntará qué quieres hacer con ella y te da dos opciones:
– Incluirla como parte de memoria del sistema (y extenderá la memoria interna con la capacidad de la tarjeta). Esto implica que si la extraes para utilizarla en otro teléfono, tendrás que formatearla porque MM encripta su contenido.
– Usarla como almacenamiento externo para poder extraerlo y compartirlo. En este caso, no te dejará almacenar música o películas de Google Music o Google Movies porque entienden que puede que las copies en la tarjeta para duplicarlas (¿piratear?), cosa que Google no permite hacer. Y me parece lo más razonable.
Debes pensar bien qué opción eliges. Serás esclavo de tu decisión. Podrás cambiarla más adelante, pero deberás formatear con toda probabilidad.
Una cosa que no me acaba de convencer mucho es la gestión de los modos de sonido (Silencio, Prioritario y normal). Han cambiado ligeramente cómo lo hacía Lollipop y, cuando ya me había acostumbrado, me lo vuelven a cambiar. Lo mejor es que se recupera el modo de Vibración que habíamos perdido en Lollipop. Cambios que me obligan a mi modo de interactuar con mi smartphone no suelen gustarme. No digo que sean inadecuados, digo que soy conservador en el uso 😉
Es evidente que si tu fabricante te lo permite, deberías cambiar a Marshmallow. Sony ya tiene casi todos sus teléfonos actualizados. BQ también. Pero pocos más. Lastimica.

MOTO 360 v2

La nueva versión del smartwatch de Motorola. A nivel estético poco ha cambiado. El botón lateral, que ha pasado de la posición media en el lateral derecho a una posición superior también en el lateral derecho.
A la vista parece más un reloj convencional pero, cuando se enciende la pantalla, entonces solo puedes ver esa franja inferior donde Motorola ha decidido poner algunos sensores. En la primera versión del Moto 360 lo hicieron así pero defraudó un poco. Quitaban parte de la esfera del reloj y quedaba feote. Pensaba que en la nueva versión lo iban a evitar. Pero no, no lo han hecho y es un punto negativo. Se parece enormemente al Huawei Watch. No os puedo decir cuál fue antes, pero alguien no ha hecho los deberes a la hora de diseñar y ha mirado a “su compañero”. Eso sí, Huawei aporta una gran ventaja y es que tiene altavoz y puedes atender una llamada desde el propio reloj. Gallifante para Huawei.
A nivel de software, de todos es conocido, las marcas no pueden trabajar mucho sobre Android Wear más que añadir alguna que otra aplicación. Este smartwatch lleva la última versión de Android Wear (la 6) y las bondades del SO son de Android, no de Motorola. Si acaso las pequeñas aplicaciones que puede aportar Motorola añadidas al SO de Android Wear. Pero nada más que eso.
La batería, como todos los smartwach (exceptuando el Sony) dura para 1 día de uso. No lo podrás sacar de ahí. Tampoco ha mejorado en este aspecto.
Si te has de comprar uno, precio por precio, compra el Huawei Watch. Idéntico aspecto, pero con altavoz. Algo que podría resultarte útil en alguna ocasión. Ambos elegantes, eso sí.

CYANOGENMOD

Si sabéis como funciona el mundo de los sistema operativas en telefonía móvil, sabréis que existen dos “monstruos”: iOS y Android. Luego existen gente que quieren ir sacando la cabeza (Microsoft, Tizen, Blackberry…) pero todo indica que los “monstruos” serán los que persistan. Dentro de Android (por su naturaleza de Open Source), existe una multitud de sistemas operativos paralelos que aprovechan el código existente publicado por Google para customizarlo según el criterio de cada uno. De este tipo, existen multitud de ejemplo. Muchos de ellos surgidos en China debido a sus políticas antimonopolio, la mayoría de fabricantes chinos de móviles crean su propio sistema operativo. Luego, de una forma sorprendente, existen trabajos paralelos que se dedican empresarialmente en desarrollar un sistema operativo que se adapte a cualquier móvil. Todo y que no es fácil y que no todos los móviles son igual, Cyanogenmod surgió para tener una alternativa a Android (versión Google) sin las Google Apps (se pueden instalar, pero solo si quieres) y que funciona para muchas marcas y muchos modelos.
Para poder usar este sistema operativo, has de tener un mínimo de conocimientos para poder instalarlo. Bien es cierto que existen modelos que ya salen de fábrica con Cyanogenmod (BQ X5 o Oneplus One), la mayoría de móviles no lo traen por lo que tienes que instalarlo tú. No es trivial, pero tampoco muy complicado.
Mi experiencia con Cyanogenmod es excelente. Creo que recogen las peticiones que los heavy users demandamos a un terminal de forma nativa sin tener que recurrir a apps de terceros que no siempre funcionan como esperas.
¿Qué destacaría de Cyanogenmod por encima de Android Stock (puro)?
– Gestión del color del led de notificaciones
– Gestión del tono de llamada independiente para cada sim
– Menú de apagado con opciones de perfiles de sonido
– Doble toque en pantalla para encender y también para apagarlo
– Modificación del funcionamiento de los botonos de navegación (ponerlos invertidos)
– Añadir gestos sobre la pantalla (tanto activa como en reposo) para acceder a ciertas funciones.
– Actualizaciones del sistema operativo casi a diario.
– Sistema de proposición de ideas que se someten al consenso público y se integran
-….
He de confesar que me cuesta mucho salirme de este sistema operativo. A veces, cuando me planteo adquirir algún terminal, busco en la web oficial de Cyanogenmod para ver si tiene o va a tener soporte para dicho terminal. No siempre es posible pero….
Android es mi sistema operativo. Sin duda. El trabajo de Google es muy acertado. En cada versión mejora sustancialmente. Cyanogenmod lo único que hace es incluir de una forma más rápida o ágil las peticiones de los usuarios que, por magnitud de estructura, Google no puede hacer de momento.
Recomendable, pero solo para gente con ciertos conocimientos técnicos.