TMAX IRON 2016

Es el “pepino” de los megascooters. Es el scooter al que todos aspiramos alguna vez en nuestra vida. Eso sí, si disponemos de carnet A2 o A (cualquier moto a partir de 20 años).

Con esta moto, que no scooter (luego explico por qué), lo tienes todo lo que esperas del mundo de las dos ruedas: potencia, dinámica de moto, suavidad en el manejo, deportividad cuando la quieres, espacio en disco, frenado bestial, aceleración brutal, electrónica a tope… Por esto digo que es una moto. El chasis, el sistema de amortiguación, los frenos…todo proviene de la ingeniería de motos convencionales. La única diferencia está en las marchas. No hay cambio de marchas. Para mi éste fue el motivo. Éste y el hueco para el casco, no nos olvidemos de lo único que le reconozco como scooter. Lo de no mancharte los zapatos con el cambio de marchas, tiene también mucho valor. Me encantan las motos, pero desde las antiguas Impalas, que se podía cambiar de marcha con la planta del pie, eso de tener que subir marcha con el empeine, afea demasiado los zapatos. Y no me gusta.

La edición que compré es del 2016. Ha salido una posteriormente, pero no me gusta  comparada con mi versión.

Conducir esta moto es una delicia. Si bien es cierto que se siente un poco pesada en parado (en un semáforo) o para subirla/bajarla del caballete central, en marcha la cosa cambia. Se siente muy ágil y dócil. Supongo que acompañan los neumáticos que lleva, la suspensión y el chasis que es, sin duda, lo mejor de la moto. Notas solidez en cualquier situación. Algo que se agradece en asfalto poco cuidados o en viraje cerrados.

El espacio para el caso es muy generoso. Igual demasiado. Y digo demasiado porque no hay espacio para dos cascos, por lo que uno cabe sobrado y sobre espacio. Igual podrían haber reducido ligeramente la anchura o la altura del asiento de la moto sin sacrificar el espacio para el caso. Eso sí, ya que lo tienes, pues lo llenas. Alguna herramienta, chubasquero, papeles….

El consumo es ligeramente elevado. Con un depósito entero (unos 15€ o 12 litros) puedes hacer escasos 150 Km. Igual en interurbano puedes estirarlo un poquito más. Pero poco.

Creo que es una moto ideal para un uso mixto urbano/interubano. En ciudad, no puedes ratear como con una 125cc, pero en vías amplias, vas muy sobrado y puedes manejarte bien entre los coches. En autopista, vas como en una barca. Tranquilo, pero a una velocidad de crucero que no molestas a los coches más ágiles. A veces, incluso, son ellos los que acaban molestando 😉

Es algo cara. Esto también hay que decirlo. 12-13K por esta moto es algo caro. Pero se venden y muy bien. Esto hace que Yamaha no se plantee hacer ninguna rebaja cuando vas a comprarla. Una pena. Eso sí, cuando la escuchas con el motor en marcha, entonces se te pasan todos los males. Es música celestial. Justifica hasta el último euro que te gastas. Además, si la quieres y no puedes conseguir esos 12-13K, siempre puedes recurrir al mercado de segunda mano que también hay alguna oportunidad.

Compra recomendada aunque algo cara.