SUZUKI BANDIT 400

Del año 93. Azul con todo el chasis en imitación aluminio (pero era pintura). 16 válvulas, motor pequeño pero con una mala leche y un sonido del escape que me gustaba mucho. La compré en el año 2003 y me duró hasta el 2006.

El peligro de las motos de segunda mano son las sorpresas que te puedes llevar. Tuve la gran suerte de no llevarme ninguna excepto algunos detalles estéticos. Y en este tipo de motos que la gente que las tiene suele tirarle mucho de las “orejas” es más suerte aún.

La entrega de potencia la hace en medias. En bajas es una moto que no se movía con soltura. Es normal en motores de tan poco cubicaje 4 tiempos. De hecho, las 16 válvulas se ponían (en aquella época por lo menos) para que pudiera estirar la revoluciones y sacarle algunos caballos más al motor.

Cuando la compré, lleva un tubo de escape que pasaba perfectamente la ITV pero que tenía una chapita que decía “use only for competition”. Me gustaba leerlo de vez en cuando. El sonido era simplemente genial. La Bandit 400 y la CB1 eran los únicos contrincantes en este sector que se podía llamar naked R. Ambas muy buenas pero la Suzuki, desde mi punto de vista más fiable. Ambas tenías un sonido que, a ciertas revoluciones, era difícil de distinguir entre la Suzuky y la Honda.

Me divertí mucho con esa moto. Hay que decir que yo nunca he pilotado con el cuchillo entre los dientes. Tampoco podían llamarme “papanatas”, pero estaba en un término medio. Y la moto era genial para mi. Chasis ligero, peso muy equilibrado, altura del asiento muy favorable para la gente de mi talla (1’70) y con un diseño tubular que era difícil de ver en el momento de su lanzamiento.

Lo mejor, el sonido, sin duda.

Lo peor, era un sucedáneo de cualquier 600 y era muy fácil que gente que sabía llevar 600’s les resultarás un estorbo en la carretera.

A veces me dan ganas de volver a mirarme una pero ya son bastante viejitas como para encontrar alguna en buen estado y que no te dé un disgusto económico.

Era absolutamente recomendable como entrada a las motos R.