KYMCO BET&WIN

Kymco, marca taiwanesa que ha aprendido a hacer motos a medida que los inconscientes como yo se las íbamos comprando. En teoría, Kymco empezó a aprender a hacer motos de la mano de Honda aunque, desde mi punto de vista, no era un alumno aventajado. Su historia es reciente, y se nota.

Entre el año 2001 y 2003 tuve dos Kymco’s. El mismo modelo pero con dos cubicajes diferentes. La primera 150 y la segunda 250. El nombre del modelo ya parece un riesgo: Bet&Win (en castellano Apuesta y Gana). Pues lo siento, pero se equivocaron en el nombre. Se debería haber llamado Bet&Lose 😉

La primera, la 150cc, era una moto normal, sin nada que destacar ni en positivo ni en negativo. La única ventaja en aquel momento era el precio. Kymco era barata. Ahora ya no tanto. Se les ha subido a la cabeza. Digamos que empezaron con precios bajos para captar compradores y cuando lo consiguieron decidieron “subir el listón” del precio. En la de 150cc se jodió en garantía la rampa del variador. Al principio la marca no quería hacerse responsable pero acabó aceptándolo. Eso sí, el problema se reprodujo de nuevo y fue el momento de negociar con la marca para “subir” al modelo de 250cc (antes no estaba disponible) y negociar bien el precio por el tema de la incidencia doble y por mostrar mi voluntad de  seguir con la marca. Qué error!!!!

Hay que decir que la 250cc mejoró mucho las sensaciones de calidad que transmitía Kymco, pero aún así, mecánicamente dejaba mucho que desear.

De verdad que no destacaría nada en absoluto. Para mí Kymco tiene la calidad e una marca blanca. No está mal pero para venderla deberían ser más agresivos en precio si no dan mejor producto.

Tengo muy claro que jamás compraré una Kymco en el futuro. Y mi recomendación sería que nadie la comprara.