NEXUS 4

En la evolución de desarrollo de hardware propio por parte de Google, el terminal del que trata este post es el último que hay hoy en día (Junio 2013). Como he comentado en algún otro post, esto ocurrirá hasta que Google (tras su compra de Motorola) ya no dependa de fabricantes externos. En esta ocasión, Nexus 4 está fabricado por LG. Es un MUY BUEN terminal. Todo de cristal excepto los laterales. Solo dos botones: encendido/bloqueo y subida/bajada de volumen. Me gusta que no haya botones. Menos botones, menos mecánica que los sostenga, menos posibilidades de fallos de hardware.

4,7 pulgadas de pantalla. Curvada muy ligeramente por los extremos. Muy bonito aunque no tiene la sensación de seguridad del Galaxy Nexus. Este último tenía la parte de atrás “agomada” que te da una sensación de seguridad. El Nexus 4 es precioso. Y lo es porque está fabricado básicamente en cristal. Un cristal muy bonito, con una parte trasera bastante particular porque tiene como un efecto de brillos “raro”. A mí, al menos, me gusta.

A nivel de hardware es la leche. Aguanta lo que le eches. Cuadruple procesador, 2 GB de RAM, 16 GB de disco (no ampliable)… De sobras para todo hoy en día.

Batería. Bueno, qué decir! No hay ningún terminal hoy en día que me complazca. No hay ningún terminal que dure sobradamente 2 días de uso. Contando con ese umbral que tengo de mínimo de duración, este terminal dura un día y medio con un uso bastante intensivo. Dos días con un uso light de fin de semana. Más de ahí no. Con el iPhone 5 la duración de la batería es sensiblemente mejor. De hecho, todos los dispositivos iOS tienen duraciones de baterías que son la envidia de la competencia. Es la ventaja del sistema operativo, no tanto de la electrónica o el hardware que utilizan.

Una cosa que he visto que mejoraba el Nexus 4 respecto a Galaxy Nexus es el sonido de los timbres y/o notificaciones. Ahora son más claros y con volumen más alto. En el Galaxy Nexus (Samsung) todo se oía muy flojo.

Más. La pantalla es algo también muy, muy buena. Tiene resolución HD (720p) y los colores se ven muy contrastados y vivos. Tiene algún ligero problema en cuanto a la visibilidad con la luz de sol directa pero este aspecto, pese a poder considerarse un problema, yo le doy una importancia relativa. Sé que ahora 720p no es la leche comparado con los FullHD, pero el precio justifica una resolución más que aceptable.

La polémica con este terminal ha sido su distribución. Un día en Noviembre se lanzo a la venta exclusivamente a través de la tienda Google Play. Los que lo queríamos (porque el precio para este hardware es bestial) estuvimos preparados para la compra. El proceso fue desastroso, totalmente incontrolado, la web fallaba mucho pero, al final, algunos pudimos adquirirlo. Ha estado aproximadamente durante 2 meses sin stock. Se volvió a poner a la venta a finales de Enero y con el mismo resultado: desastroso. El “Agotado” apareció a los pocos minutos de ponerse a la venta. Actualmente está a la venta pero con periodo de entregas de 2-3 semanas. Bastante largos estos periodos que quizás indique un producción ralentizada. LG dice que ha sido culpa de Google, y Google que es de LG. La culpa es muy negra y al final, nadie la quiere.

Supongo que esta falta de stock ha hecho que el terminal sea más deseable de lo normal. El precio ayuda bastante, eso sí. Pero tengo la sensación de que antes de que esté masivamente en el mercado, Google sacará (más o menos en Octubre del 2013) algún nuevo terminal que eclipse la ganga del Nexus 4.

Muy buen terminal, muy buen precio, pero mal distribuido. Aconsejable comprar. Al menos ahora que ya hay. Antes había sido muy, muy difícil.