iPHONE 4

Una evolución del 3 pero con grandes cambios a nivel estético y de sistema operativo. El iPhone 4 salió en el año 2009 y fue el inicio de una forma de avanzar que Apple implantaría ya para siempre. Cambió el diseño, el hardware, el SO y añadió funcionalidades.

El iPhone 4 era más fino, más ligero, más potente, con mejor sistema operativo, mejor pantalla, mejor cámara de fotos, SO más estable… Bueno, fue lo que ahora ya estamos acostumbrados y no es otra cosa que avanzar técnicamente.

En cuanto al diseño, Apple se diferenció de la competencia (otra vez) usando cristal tanto en el frontal como en la parte posterior. Era absolutamente plano por delante y por detrás. Lo unía un lateral de aluminio anodizado muy bonito. Los botones fijos se mantuvieron.

En la mano se sentía muy cómodo. Apple abandonó ciertos diseños curvos en la “espalda” del iPhone 3G e hizo que tuviera mayor sensación de seguridad al agarrarlo.

La pantalla dio un paso de gigante en lo que a definición y contraste se trataba. Era incomparable (de hecho, todos los iPhones son incomparables con lo que hay en el mercado).

La potencia gráfica era una bestialidad. Con el nuevo sistema operativo, se empezó a dar mucha, mucha importancia a los juegos y a la usabilidad del iPhone con juegos. Consiguieron lo que muchas marcas de consolas portátiles habían estado buscando (y no encontraron), el éxito. Apple, de nuevo, había enseñado a la competencia cómo debían hacerse las cosas en cuanto a software y a optimización de sistemas. Oye, que los demás no les quedaba otra que intentar correr a imitarles. Nada, nunca lo han conseguido.

Nuevo éxito de Apple (que no último).