HTC SENSATION

El HTC Sensation es un terminal Android bien construido, con un sistema unibody de aluminio, color gris (metal). La pantalla es de 4’3 pulgadas. Tiene fecha de salida en Abril del 2011 aunque yo lo pruebo en Septiembre del 2011.

Es un terminal que da buena sensación al agarrarlo. Es algo pesado (comparándolo con la media del mercado que está entre los 115 y los 130 gr) aunque no es incómodo. La pantalla es capacitativa. Tiene una tacto agradable y fluido. La pantalla está protegida por la forma del terminal. Éste tiene una cierta curvatura cóncava lo que hace que si apoyas la pantalla contra la mesa, la pantalla nunca tocará la misma. La resolución es correcta (960×540 pxls). La resolución no es un standard pero está claro que consiguen mayor densidad de puntos respecto a otras pantalla con la misma diagonal pero con resolución 800×480. La carcasa se descascarilla y es cuando descubres que el color es una capa, no un material. Me decepcionó.

Para cambiar la batería, el sistema de extracción de la tapa posterior es raro y sorprende un poco. De hecho cuando quitas la “tapa”, te quedas con el frontal en la mano, no al revés. Algo extraño a lo que te acabas acostumbrando en poco tiempo. Pero seguirá siendo raro.

HTC es un marca que nunca me ha hecho mucho peso. He tenido 3 equipos HTC. El HTC Sensation, HTC Flyer y HTC HD2 (Winpho) La construcción de sus gadgets es correcta pero las adaptaciones que hace del software que los “dirige” sufren de carencias. Creo que HTC pretende ofrecer una interfaz bonita sobre Android pero esto hace que se produzcan ciertos lags o fallos de fluidez en el manejo. Con HTC HD2 el problema era otro: el sistema operativo de Microsoft. De por sí un un sistema operativo MUY malo.

El sistema operativo elegido por HTC para el Sensation es un inicial 2.3 (Gingerbread) pero que han actualizado con bastante agilidad a la 3.2 (HoneyComb). Sin cambios a nivel usuario. Que Android esté camuflado por la interfaz HTC Sense, hace que se pierda la interfaz de la actualización de versión de Android para tener que seguir “soportando” el maldito HTC Sense. Con el sistema operativo no hay problema graves. No se queda “clavado” en ningún punto en concreto, ni hay lags que llamen la atención, pero no me gusta HTC Sense. Lo siento. Sé que han hecho esfuerzos por crear una interfaz llamativa, pero no me gusta. Desconozco si, en la actualidad, se ha podido actualizar a Ice cream Sandwich.

La batería, como siempre, el mayor problema para cualquier smartphone con pantalla mayor de 4 pulgadas que quiere ser “bonito y social”. Un día de uso normal aguanta. Pero me refiero a un día de luz. Desde las 8h hasta las 22h. Querer estirarlo más es un riesgo si no tienes un cargador a mano.

El sonido al hablar es mediocre. La señal de voz que llega cuando hablas por el teléfono, es algo pobre. El altavoz que reproduce tanto el la voz en una llamada en modo manos libres como los timbres del teléfono “chisporrotea” mucho. Los sonidos más agudas distorsionan y has de bajar el volumen para que no lo haga. Al bajar el volumen, algunos tonos de aviso que no son tan agudos, dejan de escucharse con claridad. La cantidad de sonidos que incorpora el HTC Sensation para asignarlos como timbres o notificaciones es realmente bueno. De lo mejor que he visto. Digamos que es la parte de la “personalización” HTC Sense que más me gusta. La única, vamos.

En resumen, terminal ligeramente pesado. Batería mediocre. Interfaz HTC Sense a mi gusto excesivamente intrusiva en el sistema operativo. Pantalla con buena definición y buen color/contraste.

Es un terminal que ya no está en el mercado. Al menos como yo lo adquirí. Ahora hay nuevas versiones con mejores componentes, versiones más recientes de Android y con una renovada interfaz HTC Sense. En cualquier caso NO recomiendo su compra. Ni de segunda mano por muy bien que esté el precio.