APPLE TV

Es la apuesta de Apple para luchar con todas aquellas tecnologías que intentan llevar contenidos al salón sin tener que llevar un portátil/ordenador o similar.

Es la moda, contenidos en la televisión. Existen opciones a patadas y ninguna de ellas asentada en el mercado como referencia. Está la tecnología Smart TV que le da cierta inteligencia a los televisores pero que tiene una interfaz lenta y muy poco usable con mando a distancia. Luego están los “Box”. Un concepto que se basa en meter en una caja todo lo que supuestamente se necesita y con un simple cable HDMI mostrar todo en una tele. “Lo que necesita” significa, un procesador, una GPU, memoria RAM, almacenamiento (apoyado siempre en la nube, como no!) y un mando a distancia para controlarlo. Dentro, existen también multitud de software que se pueden ejecutar tipo XBMC, o Google TV o algún otro que hay. Apple ha querido luchar en este sector, en el de las “cajas” con todo dentro.

Y cómo lo ha hecho? Pues imitando al resto y poniendo dentro de una caja todo lo que necesitas para mostrarte el contenido en el televisor. Cuál es la diferencia? En este caso, diferencias pocas. Al menos en la concepción. La ventaja que puede tener Apple TV con el resto de competidores (que están a la altura y no por detrás, recordemos) es que se beneficia de que con un solo usuario Apple ID tienes acceso a todo el contenido que está siendo albergado por Apple en su nube. Fotos, músicas y películas que hayas comprado en cualquier dispositivos de Apple, también lo tienes en Apple TV. De nuevo, el ecosistema Apple gana por haber llegado antes. También en este sector.

Como ventaja añadida, también en exclusiva para usuarios Apple, cuenta con Airplay lo que permite emitir cualquier contenido que tengas en cualquier dispositivos Apple hacia el Apple TV. Cómodo lo es un rato. Eso sí, has de ser fanboy de Apple para sacar partido a todo su ecosistema. No me imagina cómo puede aglutinar servicios si tienes Apple TV, un Android como teléfono y una tablet Windows 8. Imposible. Y al contrario, ni Android ni Windows tienen ni de cerca un ecosistema como Apple.

Digamos que sabe jugar bien sus cartas.

Sobre si recomendaría este aparato, diría que solo al que tenga un entorno básicamente Apple. Si no, tendríais que ir a otra de las opciones que hay. Investigad un poco y encontraréis varias opciones.

Si soy Applenianos, sin duda, recomendado 😉