SAMSUNG LED TV 8000

Samsung, ese monstruo surcoreano que hace desde seguros de vida hasta sistema healthcare, tiene en su rama Electronics un pilar fundamental. No dejan de invertir en I+D+i y se nota. En alguna entrada en este blog he hablado de lo que me tienen ganado el corazón las pantallas de móviles Amoled y Super-Amoled de Samsung. Pues en televisiones, me pasa exactamente lo mismo. Hace 3-4 años tenía una televisión Panasonic. Hice una comparativa profunda de televisiones en aquella época y los foros más reconocidos la daban por la mejor (quitando la Kudo de Siemens que eran supercaras). Allá que me fui.
Al poco de disfrutar de su panel FullHD (pero no su sintonizador TDT, caca) estuve en casa de mi hermano que recién se había comprado una Samsung. Me quedé alucinado. La diferencia era abismal en calidad. Era algo que me indignaba. ¿Cómo podía ser que con el análisis tan bestial que había hecho, aquella Samsung fuera tan superior? Pues lo de siempre, Blogs que hablan de marcas por intereses “ocultos” (un poco es el motivo que me hizo iniciar este blog, eso de ver intereses ocultos en ciertos blogs de análisis de productos)
Lo dicho, la calidad era muy superior a cualquier, incluyendo las Siemens.

Se me metió en la cabeza irremediablemente.

A día de hoy todavía no he visto nada que se le acerque. Igual hay que esperar a que Apple diga la suya con ese tan rumoreado iTV ;). Si aplican la tecnología de sus monitores (Apple led Cinema) a la TV sin duda tendrán un producto a la altura de Samsung.

Funcionalmente, Samsung no aporta nada más que otras marcas. La diferencia más apreciable es la calidad de la imagen. Es un panel led, bien iluminado y con una electrónica que se distingue de su competencia. Hay que decir que Samsung es de un tamaño tan monstruoso que tienen una empresa solo para paneles led (y todas sus variantes y alternativas en imagen). Eso les da una ventaja frente a la competencia, ellos desarrollan prácticamente hasta el último componente de cada uno de los productos finales que venden. En cuestión de calidad, es una situación inmejorable.

Estéticamente, los televisores Samsung siempre tienen lineas muy innovadoras en diseño y son muy atractivos visulamente. Digamos que con el televisor apagado, tienes ganas de tenerlo. Si un 10% de tu decisión está en el diseño estético, Samsung gana ese 10% en el primer vistazo.

Dentro del funcionamiento, Samsung es una de las marcas que se subió al carro del concepto Smart TV que viene a ser algo así como servicios añadidos a la simple emisión de televisión. Por medio de una conexión wifi (incorporada en su electrónica) puedes tener acceso a Internet y disfrutar de servicios multimedia online así como streaming y juegos. Desde mi punto de vista, no son funcionalidades muy útiles porque el funcionamiento es renqueante y con muchos lags.

Como televisión, una compra RECOMENDABLE. La calidad está muy por encima del segundo.