GOOGLE MAPS

Si conduces, necesitas GPS. No digo que sea ineludible, no. Seguramente con la guía Michelin impresa podrías apañarte, sin duda lo hemos hecho en una “vida anterior”. Pero si conduces hoy, o bien tienes un navegador GPS (ya sea incluido en el propio coche, ya sea en un aparato externo) o bien tienes un móvil con un software GPS integrado.

En mi caso disfruto de dos tipos de “gadgets” para navegar, el navegador integrado en el vehículo y un smartphone con software de navegación. En el primero de los casos, la integración con el resto de la electrónica del coche es una cosa muy buena puesto que si, por ejemplo, tienes música puesta y el navegador debe darte una indicación, el volumen de la música baja de forma automática. Es algo funcional y práctico. Hay algunos aparatos navegadores y software que ahora también pueden hacer esto, pero si está integrado, cuando arrancas el coche funciona y listo.

A cambio de esta integración, la parte mala de los navegadores integrados es sus actualizaciones de mapas. Al no tener persé conexión a Internet, no se actualizan hasta que no los llevas a alguna revisión oficial.

Los smartphones tienen esta ventaja. Las actualizaciones se podría decir que se hacen a tiempo real. Mientras que haya conexión, se pueden descargar nuevos datos de mapas o nuevos datos de tráfico o cualquier tipo de incidencia.

En cuanto a softwares para navegar con el smartphone he probado varios: TomTom, Waze, Sygic y Google Maps. Cada uno tiene sus pro’s y sus contra’s. El mejor diseño, TomTom. El más social, Waze, el más barato con mapas de TomTom, Sygic pero el rey, desde mi punto de vista es Google Maps.

Y es que ser el rey de Internet ayuda a ser el rey en otros aspectos de la vida. También en la navegación. He de decir que ya había intentado navegar con Google Maps con anterioridad pero era todo como muy pobre: la indicaciones de voz parecía que las hacía la Duquesa de Alba, no se podía navegar offline (descargándote mapas), las indicaciones en los desvíos eran un poquito feotas y confusas.

Pero a cada actualización, han mejorado notablemente. En la última, las mejoras son muy buenas.

El motivo principal por el que defiendo esta herramienta se basa en dos motivos básicos:

– Es gratis.
– Siempre encuentra la dirección

Waze cumplía con la primera bondad de Google Maps, pero no con la segunda. El resto no cumplía con la primera y, a veces, tampoco con la segunda. Me ha pasado que me encuentro perdido porque el GPS del coche no lo tiene muy claro, o Sygic y entonces recurre a Google Maps que me ayuda a llegar a mi destino sin problema.

Ahora ya solo utilizo Google Maps. No les doy una oportunidad al resto. Me han demostrado que no vale la pena.

La gran noticia es que Google ha comprado Waze y eso mejorará el componente social de un navegador con una mayor interactividad entre usuarios: podremos comunicar casi en tiempo real, accidentes, retenciones, alternativas, radares… Y todo, con las bondades de los mejores mapas a día de hoy: Google Maps.

Muy recomendable.