MACBOOK PRO (2012)

Dentro de los portátiles de Apple, éste es la gama alta. Las configuraciones posibles en este equipo de Apple son muy amplias.
Cuando tuve este equipo en mis manos sentí lo mismo que con cualquier objeto de Apple: “Qué bien hecho! Por Dios!”. Cuerpo unibody en aluminio, teclado muy cómodo y retroiluminado, con el maravilloso puerto Thunderbold (que hace las veces de “todo en uno”), touchpad multitactil muy generoso en tamaño y una pantalla con una resolución, contraste y brillo que avergüenza a la competencia. Como es habitual en Apple 😛

Quien compra un equipo como este sabe que va a tener un portátil para, como mínimo, 3-4 años. Las actualizaciones del sistema operativo ayudan además a sacarle más rendimiento si cabe.

La configuración del que yo probé era de un i7 de Intel, con 8 GB de RAM y 256 GB de disco SSD. UN verdadero “tiro”. Arranca en unos 5 segundo. Se pone en suspensión y se recupera en 2-3 segundos. Sé que esto es fruto del sistema operativo, pero ayuda mucho el hardware que lo sustenta.

Yo, que vengo del Macbook Air, no me acostumbré al peso y a la dimensión. Pensad que el Macbook Air que uso es de 11″ y de menos de 1 Kg de peso. Por pequeño que sea (y es) este equipo, siempre parece voluminoso y pesado en comparación al Air. Es el único pero que se le puede encontrar.

Eso sí, la fuerza “bruta” del Macbook no tiene tampoco comparación con el Air. Lo supera con creces. Si  necesitas trabajar en multitarea o con gráficos potentes, el Air no dará la talla. El Pro, sin duda.

Como “fanboy” de Apple, solo tengo buenas palabras para este equipo, aunque no lo recomendaría si el uso del Mac va a ser de un uso medio (ofimático, comercial, administrativo)

Más información: http://www.apple.com/es/macbook-pro/