HUAWEI P6

Nada nuevo, lo sé. Bueno, hoy en día en tecnologías se quedan obsoletas en no más de 6 meses. No obstante, he aprovechado una oferta de segunda mano que ha sido muy buena. Esta es la ventaja de a veces comprar tecnología de segunda mano: la pérdida de valor que tiene.

Huawei es un fabricante chino, pero de calidad muy buena. Y de ello te das cuenta nada más tenerlo en la mano. Fabricado en aluminio anodizado y cristal. Todo ello con un grosso ridículo y un peso más ridículo. En la mano es una delicia.

No tiene ni el último procesador, ni la mejor pantalla, ni la mayor cantidad de memoria ram, ni la mejor cámara de fotos ni la mejor batería. Cierto. En las cifras puramente técnicas, se queda en una gama media. Pero luego, sin prestar atención a dichas cifras, ves que todo funciona perfecto. Vamos que no necesita más hardware.

Una de las cosas que más me ha gustado es que es completamente plano. Cuando lo pones en la mesa, si quieres escribir sobre la pantalla, no baila como hacen absolutamente todos los modelos que he probado (excepto el iPhone 4 y el resto de su saga). Será una tontería, pero me gusta mucho.

La cámara está bien. Tiene un software para reconocer caras que es algo sorprendente de ver qué bien funciona. La capa de personalización que trae de fábrica no me gusta, pero yo les aplico a todos los androids el launcher de KK Prime que lo transforma en algo moderno y estéticamente muy bonito (más aún que el launcher propio del Nexus 5)

Leí varias reviews antes de comprarlo y comentaban que el terminal se calentaba mucho cuando jugabas a juegos exigentes en gráficos. Puede ser, pero como no es mi uso, yo no he notado nada de nada. Si me ocurriera, os lo comentaría.

Una cosa absolutamente sorprendente, y es algo de lo que incluso la propia Huawei presume, es la duración de la batería. Cuando lees en las especificaciones que solo tiene una batería de 2000 Mah piensas “uffff”. Claro que leí que Huawei confirmaba que tenían una tecnología para optimizar la vida de la batería que ayudaba a aumentar un 30% su duración. Pues en resumen he de decir que funciona. Al finalizar un día completo de uso (denso), el terminal muestra entre un 30-40% de batería restante. Da tranquilidad pensar que te lo puedes llevar un día completo lejos de un cargador. Está bien.

Hoy, el precio un este terminal nuevo puede estar sobre los 250€. De segunda mano prácticamente la mitad. A cambio de estos importes, ríete tú de los S4, Z1, G2 y el resto de topes de gama. Buen trabajo Huawei. Ahora a la espera de que mejoren aun más con la introducción prometida como inmediata de Kit Kat. A ver, a ver…