SWIFTKEY

Si me dices que elija una plataforma entre iOS o Android, te diré que no lo voy a hacer. Que no estoy dispuesto a renunciar de las cosas buenas que tienen el uno y el otro. Pero si me fuera la vida en ello me quedaría con Android. Los motivos son muy sencillos. Puedo hacer más cosas. Puedo incluso, cargarme el teléfono si me da la gana. Algo muy complicado en iOS (pero todo es posible, eso sí)

El software del que trata esta entrada se llama Swiftkey y no es más ni menos que un teclado customizable. Se dice pronto, pero qué ocurre si te gusta un sistema operativo pero no su teclado? Pues en un Android nada porque lo cambias y listo. En iOS eso es del todo imposible (sin Jailbreak, claro). Sin embargo, en Android hay decenas (quizás centenas) de ellos. Para mí, después de probar algunos, me ha convencido Swiftkey.

Es un teclado muy customizable, con una capacidad de aprendizaje bestial (olvídate del “aprender palabra”, él ya lo hace solito y de maravilla). Tiene un sistema que lo vinculas con cualquier gadget Android que tengas y lo que aprenda en uno lo extiende al resto. Es sublime. Algo sencillo y aprovechando al máximo las bondades de ese concepto tan corrompido como es el Cloud.

A nivel estético, tiene diferentes templates para adaptarlos a tu pantalla y a tus colores favoritos. Si quieres, además, puedes descargarte más. Pero ya trae suficientes, para qué más.

Su mayor virtud no es que haya “inventado la rueda” con el tema teclados. Su mayor ventaja, igual que destaqué en Cloudmagic, es cómo se apoya en el Cloud para compartir sus beneficios con todos los gadgets Android que tengas.

Por ponerle un pega, que es de pago. Un par de euros creo, pero es más que gratis. Quien no pueda gastarse esta “exageración” que sepa que tiene alternativas gratuitas.

Si te lo puedes gastar, es una compra recomendable.