IPHONE 5S

Me extenderé poco en esta entrada, la verdad. El 5S es el 5 con sensor de huellas y mejor hardware. En la realidad, la única diferencia a nivel funcional con el 5 es el sensor de huella. Como viene siendo habitual, la “S” es una pequeña iteración de la versión a la que se acompaña y solo en los cambios de números, Apple suele introducir cambios más notables.

Los 64bits, la mejor GPU, la batería y todas esas “mandangas” no ayudan para nada a distinguir un 5 de un 5S. Solo el sensor de huellas. Este sensor sería de gran utilidad si el mercado le diera más funciones. De momento, no es así. También tengo la sensación que, a veces, Apple incorpora tecnologías un poco por crear tendencia. Un “a ver qué ocurre”. Lo que suele ocurrir es que los demás siempre le van a la zaga. Pero muy lejos.

En resumen, nada especial a destacar. Pero nada, de nada.

El motivo básico de que lo comprara de segunda mano es una teoría que tengo con los iPhones. Sé que puede sonar loca, pero creo que por mi experiencia se cumple. Se trata de tener siempre el último modelo para pode acceder al siguiente en una operación de compra-venta de segunda mano sin perder un excesivo valor. Por poner un ejemplo ilustrativo. Si quieres vender un 4S de segunda mano para comprarte un 5S, el dinero que tienes que añadir para hacer es el salto que si pasas de un 5 a un 5S. Muchos pensaréis que si te ahorras un salto y lo acumulas para un cambio de número el saldo final debe ser más positivo. Pues según mis cálculos no. Es una operativa que creo poder demostrar. Entiendo que el 5S me facilitará el acceso al 6 para el Otoño 😉

Espero poder contar mejores diferencias con el paso del 5S al 6 😉