HUAWEI P7

El sucesor del P6, el ultradelgado terminal del fabricante chino que me gustó tanto.

En este caso la impresión ha sido del todo a la inversa 🙁

Para empezar, os diré que me duró menos de una semana porque lo devolví enseguida. Esto ya para que os vayáis haciendo una idea 😉

Qué aporta el P7 sobre su antecesor? Pues no mucho, la verdad. Solo conectiva LTE, 5” de pantalla con FullHD y 4.4.2. De las tres novedades, solo es de agradecer el LTE. El resto no vale la pena. Las 5” de pantalla se consiguen a base de un móvil muy, muy largo. Diría que incluso desproporcionado. Acceder con el pulgar a la esquina de la diagonal opuesta, si ya es difícil en el resto de terminales de 5”, en este es del todo imposible. Más aún si cuentas con una mano no muy grande.

Y sobre el 4.4.2 decir que lo que aporta solo son problemas. ¿Por qué? Pues porque en la maldita customización de Huawei han decidido incluir un control de seguridad sobre las notificaciones. Algo que jamás había visto en ningún otro terminal. Y los problemas que ha causado es que mis Apps favoritas para mantenerme informado en cuanto a las notificaciones (LockerPro y Lightflow) no funcionan. O si lo hacen, lo hacen de una forma completamente errática. Algo que no soporto. Añado, además, que otra de mis aplicaciones imprescindibles para gestión del correo electrónico (CloudMagic) no sincronizan. Esto quiere  decir que 3 partes funcionales del teléfono, no me van a satisfacer. Si son para mi imprescindibles, pues apaga y vámonos.

Y aquí es donde los móviles chinos adolecen de su peor característica: el soporte técnico. Si ya es difícil conseguir que un fabricante cualquiera de terminales móviles dé un servicio de soporte técnico asequible (no barato sino alcanzable), con Huawei es del todo imposible. Tener esperanzas de que alguien te va a escuchar es de ilusos.

Por decir algo bueno, el terminal sigue siendo muy fino y ligero, pero ya no son características importantes hoy en día. A veces, con tanta ligereza, parece que no lleves el teléfono encima. No sería la primera vez que he tenido la sensación que me he olvidado el teléfono. Cuando pesa, lo reconoces 😉

Opciones mejores que el P7 hay a porrillo.