TOYOTA YARIS HYBRID

Después de mi tan abrumadora y nostálgica experiencia con el “me gusta conducir“, las cosas han hecho que mi vida pase por un reajuste en mis costumbres. En el mundo de la automoción, el salto ha sido mareante. He pasado de “caballos desbocados” a un “carrito del Carrefour” para pasear a Miss Daisy.

Mis requerimientos eran sencillos pero difíciles de conseguir:
– Consumo reducido
– Gasolina
– Automático
– Pequeño (ciudad)
– 5 puertas

Había muchas opciones en el mercado. La mayoría no cumplían con todos los requisitos pero como mucho fallaban en tan sólo uno de ellos. Normalmente la opción automático. O bien en carecía mucho el producto o bien no existía la opción. La incorporación de la tecnología Start&Stop ha hecho que haya una cierta incompatibilidad con las transmisiones automáticas.

Después de filtrar mis opciones tenía dos. Ambas soluciones híbridas. Honda Jazz y Toyota Yaris. Después de leer mucho en blogs de expertos (es recomendable hacerlo cuando no tienes ni idea de mecánica) la opción era clara. Toyota. Otra cosa es que cumpliera mi objetivo de presupuesto. Sí cumplieron. Había un cambio de modelo (restyling para el 2015) y eso facilitó mi negociación.

El Toyota Yaris Hybrid es un coche mono, de ciudad, consumo contenido (no tanto como las cifras indican, por supuesto), con un motor que responde bien en ciudad (no en autopistas con subidas muy largas) y que tiene un comportamiento dinámico muy digno. Ser un coche pequeño no le quita solvencia en el cómo se mueve. Toyota siempre ha sido una buena marca para diseñar chasis y tarados. Este Yaris es una muestra.

Es un coche cómodo, fácil de conducir, con un consumo que te hace ahorrar sin querer. Es un coche con bastante tecnología incorporada de fábrica (bluetooth, cámara visión trasera…). Le incorporé dos opciones extra que eran el navegador y la apertura de puerta sin mando. Ambas muy útiles. La primera porque, aunque no lo tengo activado, salta un ligero “pip” avisándote de un posible radar. La segunda porque te permite no tener que sacar el mando del bolsillo. Algo que nunca había experimentado y que es útil.

En general, el coche me ha gustado. Es un coche evidentemente de ciudad, y se nota. Si lo sacas a un viaje por autopista y te toca un tramo con subidas rápidas y largas entonces estás medio muerto. Ves que el coche, por mucho que le pises, va perdiendo velocidad muy poco a poco pero de forma muy molesta. No puedes hacer nada contra ello. En fin, es cosmopolita 😉

Buen utilitario para ciudad. Nada más que para eso.