LUMIA 830

Microsoft sí, Microsoft. Alguno creo que tengo que probar. Y de entre todos, he elegido el 830 porque era un tamaño acorde al standard actual (5 pulgadas) y con la versión Denim de Windows 8.1.

Todo y que Microsoft ha decidido eliminar el nombre de Nokia de sus terminales y que el 830 es uno de sus último terminales, en el frontal (arriba a la derecha) se ve un claro “Nokia”. Creo que no es un problema sino un virtud.

Las ventajas o desventajas de estos terminales no residen en el hardware. Ya hemos comentado en otras ocasiones que hoy en día el hardware está sobredimensionado para los sistemas operativos actuales, que es todo una cuestión de marketing. En este caso, no es una excepción. Lo cargan de características llamativas pero no necesarias para mover el sistema operativo. Dicho esto, también hay que indicar que Windows Phone 8.1 necesita muy pocos recursos hardware para hacerlo correr. Si sumas la poca necesidad de hardware con un SO bastante liviano, el funcionamiento de este terminal es muy bueno.
El principal escollo de este tipo de terminales coon sistema operativo de Microsoft es que llegaron tarde y después de dos “bestias” como iOS y Android. Estos dos sistemas operativos para smartphone han hecho que cojamos unos ciertos “vicios” a la hora de entender la usabilidad y la comunicación con una pantalla táctil. Las Tiles de 8.1 no son mala idea, sin duda, pero ha llegado tarde porque la gente está acostumbrada al icono y a los widgets. Todo lo que salga de ahí, malo.
Sin embargo, la gran ventaja de Microsoft es la interacción de estos terminales con el resto de productos Microsoft. Óptimo. Y este será su punto fuerte si sabe aprovecharlo: aprovechar la inercia y el dominio de los escritorios para cautivarnos con sus smartpones. Y van por buen camino. Tanto que se han metido de lleno a conquistar el mundo Android e iOS. Han lanzado versiones muy buenas para cada SO de su Office, Outlook, Skype…. Y cada una de sus aplicaciones nos lleva a utilizar el smartphone de la forma que Microsoft quiere. Buena técnica para familiarizarnos con 8.1 y con su futuro Windows 10 (sistema operativo multiplataforma)

Sobre el terminal decir que es grande pero fácil de usar. Estéticamente tiene una apariencia Premium y la pantalla se ve muy bien (no han llegado al FullHD pero se ve muy bien).

Como casi siempre, los Lumia llevan botón dedicado para la cámara (como los Sony) y el acceso a ello es fácil y rápido. La cámara es muy buena (lleva un sensor Sony, cómo no!) y las fotos en cualquier condición de luz son muy buenas.

Si queréis un smartphone Windows, esta es una buena opción. Está su hermano mayor (930) con pantalla FullHD pero que no aporta más que un consumo mayor debido a la pantalla que lo notarás cuando veas que no llegas a una jornada laboral con él. Con el 830 no tendrás ningún problema en llegar a casi dos días completos de batería.