XIAOMI MI4C

Y mira que dije que ni un móvil chino más!!!!! Y voy y caigo! Si es que…

Pero todo tiene una explicación. Hace poco tiempo me llegó una oferta vía e-mail de los auriculares de Xiaomi llamados Piston 3. Había leído muy buenas opiniones de ellos y me decidí comprarlo porque resultaban muy baratos (aprox. 19€). Haré una entrada con ellos pero adelanto que son los mejores auriculares in-ear que he escuchado nunca. Fruto de mi perplejidad al escucharlos, ver cómo venían presentados, los materiales de fabricación y el acabado, pensé que debía construir buenos terminales. Había estado escuchando que saldría en poco tiempo este modelo del que trata esta entrada y en cuanto pude fui a por él.
Qué puedo decir de él. Pues que es un chino “appelarizado”. La calidad del terminal es indiscutible. Cuesta entender los escasos 250€ que vale. Es un terminal de 5 pulgadas que se coge muy cómodo en las manos pequeñas. Es ligero y con bueno materiales. El terminal lo compré en una tienda española que te da garantías de soporte en España. Pues bien, la ventaja de esto es que el terminal viene con uan ROM internacional (no la china normal), rooteado (en Xiaomi, es legal y no pierdes garantía) y con actualizaciones cada semana. Algo que Google quiere hacer con sus terminales Nexus todo y que, de momento, no lo está consiguiendo. Igual cada semana es exagerado, pero mejor eso que esperar meses y meses a que alguien arregle un bug, como pasa en otros fabricantes.
Una cosa muy destacable de este terminal es el sonido que tiene del altavoz. Es algo sublime. No he escuchado la definición y la claridad de sonido como en este terminal. Un volumen alto con una definición excepcional. Y mira que los de Alcatel vendían la moto con su sistema JVC en los altavoces, pero nada de nada. Si escucháis este terminal, todo lo demás os parecerá ridículo.
Ahora pasa a la parte mala. A la parte del software. Y es donde se este terminal baja muchos puntos. No entiendo cómo un terminal con detalles tan cuidados, ha podido dejar de lado los criterios marcados por Lollipop. No digo que los cumplan a rajatabla, pero sí que respeten a grosso modo, su hoja de estilos. Pues no, se divierten metiendo diseños típico chinos y que afean bastante la sensación general del terminal. Un terminal superfluído, con unos efectos de transición muy suaves pero con una iconografía muy, muy mala. Una cosa que me ha decepcionado y que no sé cómo resolver es el tema de las notificaciones. Las notificaciones tanto en el escritorio como en la pantalla de bloqueo ofrecen una información muy limitada y una gestión nula. En cualquier terminal con Lollipop, las notificaciones en la pantalla de bloqueo puedes ver parte del texto (del e-mail o del whatsapp) y puedes marcarlo como leído, o borrar el e-mail o el mensaje…. En este terminal no puede hacer otra cosa que ver que has recibido una notificación relacionada con una aplicación. Pero no puedes ver ni el remitente, ni parte del texto, ni puedes eliminarlo de la lista de notificaciones de la pantalla de bloqueo, ni darlos como leído… Nada. Se me hace cuesta arriba este punto porque estoy muy acostumbrado (de los terminales Sony, supongo) a manejar desde las notificaciones qué hacer con ciertos elementos entrantes. Esto es lo que me frena de poder usarlo de forma regular. He buscado alternativas con aplicaciones en Google Play y, todo y que he encontrado, me da rabia tener que usarlas cuando Lollipop lleva integrada una muy buena gestión de las mismas.
Vamos a por el punto más fuerte de este terminal, la duración de la batería. Con un uso muy ligero ha aguantado 3 días completos. Con un uso medio-alto, dos días está garantizados. Sorprende ver que en un terminal tan ligero, fino y de 5 pulgadas, hayan metido más batería que un Sony Z5 de mayor envergadura.
Destacar por último que es dual sim. Imprescindible para mí desde que lo descubrí cuando me quitaron mi gran añorada Fonyou.
En resumen, un muy buen terminal. Bien construido. Con calidad suficiente pero…. le falta ese punto de homogeneización para  el mercado europeo.