SONY MDR-1ABT

Volvemos al mundo de los auriculares. Esta vez circumaurales (que rodean la oreja). Existen dos diferencias básicas entre los auricular intraaurales y los circumaurales, aparte de la evidente del cómo se colocan:
– El tamaño del diámetro del diafragma
– La cancelación de ruído.
Existe una limitación persé entre ambos tipos de auriculares. Los circumaurales tiene mejor capacidad puesto que pueden incorporar un diafragma de mayor dimensión y, la corona, es capaz de proteger del ruido exterior o ambiente. Y no digo que los intraaurales no puedan hacerlo con corrección, pero por limitaciones físicas, nunca tan bien como los circumaurales.
En el caso que nos ocupa en esta entrada, los Sony MDR-1ABT son unos auriculares de excelente calidad. De hecho, están a la altura de mis tan idolatrados Ultrasone que también comenté en este mismo blog. Una diferencia de casi 10 años entre los Ultrasone y estos nuevos de Sony implica un cambio tecnológico abismal. Olé por los Ultrasone por aguantar a este nivel después de 10 años, eso sí.
Los Sony tienen el sonido esperado. Es un producto caro y esperas que el sonido esté a la altura. Alguna vez he comprado algún altavoz o auricular caro y, al final, el sonido no estaba a la altura. En este caso, no existe ese problema. Obtienes lo que esperabas. El sonido es grandioso en cualquier rango de frecuencias y te muestra la música en cualquier clase de género con una pegada bestial y con unos medio y agudas absolutamente cristalinos. Una maravilla.
Los MDR-1A existen con y sin bluetooth. El de referencia de esta entrada sí que tienen bluetooth (de ahí las letras añadidas “BT”) y podría decir que es la única pega que le encuentro a estos auriculares. La conexión bluetooth tiende a perder calidad con el transcurso del tiempo. Gracias a “Energía”, los cascos también pueden ser usado con cable.
Son muy cómodos y ajustables para todo tipo de cabeza 🙂
Si tu presupuesto se lo puede permitir, compra segura.